FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO y la OIE unidas en Corea del Norte contra la fiebre aftosa

Colaboración con las autoridades de sanidad veterinaria de la RPDC para combatir y prevenir los brotes

Foto: ©FAO/Ishara Kodikara
Seguimiento y detección temprana son la clave en la contención de brotes de enfermedades animales.
4 de marzo de 2011, Roma/Paris - Un grupo de especialistas en sanidad animal de la FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) llegó a Corea del Norte para apoyar a las autoridades veterinarias en la respuesta ante los brotes de fiebre aftosa que se han producido entre porcinos y bovinos.

El grupo consta de un veterinario especializado en fiebre aftosa y enfermedades transfronterizas de los animales, un oficial de logística y un técnico de laboratorio enviado por la FAO, así como un veterinario de la OIE, especialista en gestión de enfermedades.

También participan en esta misión oficiales de veterinaria de la República Popular Democrática de Corea, ya que se trata de una colaboración entre este país y las dos organizaciones internacionales.

El objetivo de la misión es evaluar la situación sobre el terreno para ofrecer orientación específica para la misma y apoyo técnico a los oficiales de veterinaria norcoreanos, a fin de ayudarlos a contener los brotes e impedir que la enfermedad se siga propagando.

El grupo de la FAO y la OIE también ayudará a la RPDC en la planificación de la prevención a largo plazo. Por ejemplo, el análisis de muestras del virus de los brotes para adquirir un conocimiento exacto de su estructura genética permitirá a Corea del Norte a determinar las vacunas más adecuadas y eficaces que utilizar.

La misión, iniciada el 28 de febrero, durará de 10 a 14 días.

La fiebre aftosa es una enfermedad muy contagiosa que ataca a bovinos, ovinos caprinos, porcinos y a otros animales de pezuña hendida. No representa una amenaza directa para la salud humana, pero los animales afectados se debilitan y no pueden arar las tierras ni transportar las cosechas, y los agricultores no pueden vender la leche que producen, con repercusiones graves en la seguridad alimentaria de las familias.