FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Iraq y Siria bajo ataque de una devastadora maleza exótica

El trompillo arraiga en el Líbano y en Jordania

Foto ©Courtesy: Sarah Brunel, EPPO.
Trompillo en un trigal
24 de mayo de 2011, Roma - La FAO está interviniendo en ayuda de los agricultores de Iraq y Siria para combatir el trompillo (Solanum elaeagnifolium), maleza exótica invasora que absorbe los nutrientes del suelo, priva a los cultivos del agua valiosa y además produce unas bayas que pueden ser venenosas para el ganado si las ingiere.

Pariente del tomate, originaria de las regiones tropicales de América, el trompillo tiene raíces muy profundas y también está cubierto de espinas, lo que hace difícil arrancarlo del suelo.

Esta hierba posiblemente haya llegado al Cercano Oriente a consecuencia de la globalización del comercio, las semillas ocultas en algún contenedor o en costales de productos agrícolas. Se propaga por la región a través de los camiones y los animales, o en semillas de cultivos que no se sometieron a control de calidad.

Peligro para el algodón, el trigo y las aceitunas

Más del 60% de la superficie agrícola de Siria, dedicada principalmente a la producción de algodón y trigo, ya está infestada de esta maleza. También se está propagando por los olivares y hay un gran riesgo en potencia de que el trompillo pronto se propague a otras tierras.

En el noroeste de Iraq se ha registrado una vasta infestación análoga y también se ha documentado la presencia de esta maleza en diversos lugares del Líbano y Jordania, donde se propagará si no se hace nada.

"Este tipo en particular de maleza compite agresivamente con los cultivos por los nutrientes, y su profundo sistema de raíces agota la humedad del suelo", indica Gualbert Gbèhounou, Oficial de malezas, de la FAO.

Reducción de la biodiversidad

El predominio del trompillo también merma la biodiversidad, motivo de preocupación particularmente en las zonas invadidas por esta maleza. En sus hábitats tropicales americanos de origen, el trompillo tiene numerosos enemigos naturales que no están presentes en las zonas invadidas donde prospera en libertad.

La alfalfa es una opción de control

A petición de los gobiernos interesados, la FAO está ejecutando un proyecto de apoyo a los agricultores para la gestión y prevención de la propagación ulterior del trompillo en los cuatro países.

"Queremos introducir un enfoque de gestión integrada de malezas, es decir, no se dará prioridad a la aplicación de herbicidas, aunque podrían utilizarse de ser necesario, sino que más bien se probarán otras posibilidades de gestión sostenible."

Se alienta a los agricultores a aplicar la rotación con alfalfa, cultivo forrajero, que cubre el suelo y compite con el trompillo. Esto impide que la maleza produzca nuevas semillas y también reduce la cantidad de semillas del trompillo en el suelo.

La FAO también está promoviendo la revisión de los entornos de reglamentación de los países y la colaboración para reforzar nacional y regionalmente el control del trompillo.