FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Libres de la peste bovina ¿qué sigue?

La erradicación del virus mortal es un modelo para otras enfermedades

Foto: ©FAO/Giuseppe Bizzarri
La erradicación de la peste bovina significa un futuro más brillante para campesinos y pastores.
28 de junio de 2011, Roma - "Mientras celebramos uno de los mayores éxitos de la FAO y sus asociados, quiero recordarles que este éxito extraordinario no hubiera sido posible sin el esfuerzo conjunto y el fuerte compromiso de los gobiernos, las principales organizaciones de África, Asia y Europa, y sin el apoyo constante de los donantes y las instituciones internacionales", declaró hoy el Director General de la FAO, Dr. Jacques Diouf.

Diouf hizo esta observación durante el reconocimiento oficial por los miembros de la FAO de la erradicación mundial de este virus letal del ganado.

La Conferencia de la FAO, órgano máximo de esta organización de las Naciones Unidas, adoptó una resolución en la que se declara la erradicación mundial de la peste bovina. La resolución también pide a la comunidad mundial que se dé seguimiento asegurando la conservación de muestras de virus de la peste bovina y sus vacunas en condiciones seguras de laboratorio, y se apliquen las rigurosas normas de vigilancia y notificación de la enfermedad.

La declaración es el paso final tras decenios de campaña mundial realizada por la FAO en estrecha coordinación con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y otros asociados para erradicar la peste bovina. Esta enfermedad muy infecciosa ha matado millones de cabezas de ganado, búfalos y otros animales, y ha causado hambre y dificultades económicas, principalmente en África, Asia y Europa.

El anuncio se produjo después de la verificación del mes pasado por la Asamblea Mundial de la OIE de que la enfermedad ya no circula en su hábitat natural. El brote más reciente de peste bovina en búfalos salvajes se observó en Kenya, en 2001, y la última vacunación se llevó a cabo en 2006.

"El éxito de esta erradicación indica que la lucha contra las enfermedades de los animales no se inscribe en los conceptos de bienes agrícolas ni comerciales, sino de bien público mundial, porque al reducir la pobreza, contribuir a la salud pública y a la seguridad alimentaria, y mejorar el acceso al mercado y el bienestar de los animales, beneficia a las personas y las generaciones en el mundo", declaró Bernard Vallat, Director General de la OIE.

Esfuerzo conjunto

Desde 1994 la FAO dirige el Programa mundial de erradicación de la peste bovina (PMEPB) con la OIE, la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otros asociados institucionales, gobiernos, organizaciones regionales como la Oficina Interafricana de Recursos Animales, y comunidades de todo el mundo.

Estos mecanismos internacionales de cooperación y coordinación, financiados por la Unión Europea, Japón, Irlanda, Italia, Francia, Suecia, el Reino Unido, los Estados Unidos, el PNUD y otros, y con el apoyo de instituciones académicas y de investigación de todo el mundo, han sido decisivos para lograr la erradicación de la peste bovina, en particular en los países más pobres.

El éxito del programa demostró la importancia del apoyo político y financiero para los servicios veterinarios, la divulgación en las comunidades, la cooperación regional y la investigación.

Siguientes medidas

Aunque el virus de la peste bovina ya no circule entre los animales vivos, se sigue conservando en algunos laboratorios. La prioridad inmediata después de la erradicación es prevenir la reaparición de esta enfermedad en los animales por liberación accidental o intencional desde los laboratorios.

"La peste bovina es la primera enfermedad animal que se logra erradicar, y la segunda enfermedad en general, después de la viruela. Es necesario concentrarnos en las medidas necesarias para asegurar la sostenibilidad de este resultado y que beneficie a las generaciones futuras. Para ello, hace falta establecer una estrategia para después de la erradicación, a fin de prevenir toda reaparición de la enfermedad", señaló Diouf.

La FAO, la OIE y sus asociados están decididos a ejecutar procedimientos internacionalmente aprobados para mantener las reservas del virus en determinados laboratorios de alta seguridad.

Más información sobre la enfermedad

La peste bovina es una enfermedad viral muy contagiosa que afecta a numerosas especies de animales silvestres y domésticos de pezuña hendida, principalmente a los vacunos y los búfalos. Muchas especies, como las ovejas y las cabras, pueden mostrar síntomas clínicos más tenues de esta enfermedad cuando la contraen, pero la tasa de mortalidad puede llegar al 100% en los rebaños de vacunos y de búfalos, especies muy susceptibles. El  brote de peste bovina en animales importados que se produjo en Bélgica en 1920 dio impulso a la cooperación internacional para combatir las enfermedades de los animales, y un factor decisivo que condujo a la fundación de la OIE en 1924.

Otras enfermedades de animales de gran impacto

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad transfronteriza de los animales muy contagiosa que afecta a los rumiantes pequeños silvestres y domésticos y es causada por un virus de la misma familia que el virus de la peste bovina del ganado y el sarampión humano. Las ovejas y las cabras infectadas sufren de graves problemas respiratorios y digestivos y presentan altas tasas de mortalidad.

La fiebre aftosa es otra enfermedad viral muy contagiosa que afecta a los animales de pezuña hendida y se caracteriza por fiebres altas, dolorosas lesiones alrededor de la boca, en la lengua y las patas. La infección puede ser mortal en los animales jóvenes, como los corderos y los lechones.

También causa grandes pérdidas en la producción y representa una importante limitación para el comercio internacional de productos pecuarios.

La brucelosis es una enfermedad bacteriana infecciosa que causa abortos, infertilidad y disminuye la producción de leche en los bovinos, ovinos y caprinos. Las personas infectadas también pueden enfermarse gravemente.

La rabia es otra enfermedad viral de los mamíferos domésticos y salvajes y puede afectar a la producción agrícola. En las personas, esta infección se transmite principalmente por mordida de perro. Representa un gran peligro para la salud humana, sobre todo para los niños.