FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La mujer en la agricultura: productoras clave de alimentos

Más de 100 personas colaboran en un nuevo libro del Banco Mundial, la FAO y el FIDA

15 de octubre de 2008, Roma – A pesar de que las mujeres representan más de la mitad de la mano de obra agrícola, con frecuencia sufren de discriminación, pobreza y hambre. Una nueva publicación presentada hoy investiga la situación de las mujeres en el mercado laboral rural y cómo superar algunos de los principales desafíos a los que se enfrentan.

Presentado el 15 de octubre con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural, el Manual de Consulta sobre Cuestiones de Género en la Agricultura estudia las complejas cuestiones a las que se enfrentan más del 36 por ciento de las mujeres trabajadoras del mundo, dedicadas a la agricultura.

Basado en el trabajo realizado por especialistas de género del Banco Mundial, la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y expertos internacionales, el Manual de Consulta aspira a ser un libro de referencia y utilidad para todos aquéllos que trabajan en el desarrollo agrícola.

Una de las conclusiones del libro señala que la implicación de las mujeres en el diseño y ensayos de campo de nuevas variedades de cultivos, maquinaria y herramientas en Filipinas, Honduras, Nepal, Rwanda, Sudáfrica y Zambia, acelera la adopción de innovaciones y aumenta la productividad y los ingresos.

Las mujeres tienen menos acceso a los recursos

“En comparación con los hombres, las mujeres tienen mucho menor acceso a recursos productivos esenciales como la tierra, el riego, la tecnología y los servicios de extensión agrícola, menos educación y formación, y menores recursos financieros como crédito”, apunta Marcella Villareal, Directora de la División de Género, Equidad y Empleo Rural de la FAO.

En Ghana, se estima que si los hombres y las mujeres tuvieran los mismos derechos a la tierra y si las mujeres dispusieran del mismo acceso a los fertilizantes, se duplicarían los beneficios por hectárea.

Si en Burkina Faso, Kenya y Tanzania, por ejemplo, se proporcionara a las mujeres empresarias la misma educación e insumos que a los hombres, los ingresos de sus negocios podrían aumentar hasta en un 20 por ciento. En estos mismos países, si se repartiera la tierra, la mano de obra y el capital equitativamente entre hombres y mujeres, la producción podría aumentar entre un 10 y un 20 por ciento.

Un reciente estudio de la FAO descubrió que “en las tierras altas de Etiopía formar parte de un hogar encabezado por una mujer implica tener un 35 por ciento de posibilidades de ser indigente, frente a sólo un 8 por ciento de posibilidades cuando se pertenece a un hogar encabezado por un hombre”.

El Manual tiene como objetivo estimular la imaginación de los monitores y proporcionarles las herramientas necesarias para aplicar las lecciones aprendidas, experiencias e innovaciones para el diseño e inversión en proyectos agrícolas que aborden las necesidades, capacidades y aspiraciones de hombres y mujeres así como de sus comunidades en un medio ambiente rural difícil, según afirmó Yianna Lambrou, jefe de equipo del proyecto de la FAO.

Recopilado en más de dos años e involucrando a 100 colaboradores y editores, el Manual de Consulta reúne buenas prácticas de todas las regiones y actividades innovadoras que han integrado con éxito las cuestiones de género en proyectos y programas. Resume la experiencia adquirida y las herramientas necesarias para que los voluntarios ayuden a los hombres y mujeres rurales.

También proporciona una interpretación actualizada de las cuestiones de género en temas de importancia transversal para la agricultura y el desarrollo rural como los mercados agrícolas, el cambio climático y la bioenergía, la financiación rural, la política y administración de tierras, la gestión de recursos naturales, la pesca y la acuicultura, la ganadería y la silvicultura.
Contacto:
Alison Small
Oficina de prensa, FAO
alison.small@fao.org
(+39) 06 570 56292
(+39) 348 870 5221 (móvil)