FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Hambruna en Somalia

Reunión internacional de emergencia para movilizar ayudas

Foto: ©FAO Photo
Somalia: declarada la situación de hambruna

20 de julio de 2011, Nairobi/Roma -  La hambruna en Somalia ha provocado la muerte de decenas de miles de personas en los últimos meses, y la situación podría agravarse aún más a menos de que se actúe con urgencia, según alertó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El organismo de la ONU ha pedido 120 millones de dólares EEUU para responder a la sequía en el Cuerno de África con ayuda agrícola de emergencia.


"Cientos de personas mueren a diario, y si no actuamos ahora, muchas más perecerán", advirtió el Director-General de la FAO, Jacques Diouf. "Debemos de evitar -añadió- una tragedia humanitaria de enormes proporciones".


"Y al igual que se necesita ahora ayuda alimentaria, tenemos que ampliar las inversiones en intervenciones sostenibles a corto y medio plazo que ayuden a los campesinos y sus familias a conservar sus activos y a continuar con la producción de alimentos", aseguró Diouf.


Un informe especial

En un informe especial publicado hoy, la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en Somalia (FSNAU, por sus siglas en inglés), que gestiona la FAO, y la Red de sistemas de alerta temprana contra la hambruna (FEWS NET), declararon oficialmente el estado de hambruna en dos regiones de Somalia meridional: Bakool y el Bajo Shabelle.


El informe advierte que en los próximos uno o dos meses, la hambruna se extenderá por el sur de Somalia. Junto con las crisis en curso en el resto del país, el número de somalíes necesitados de ayuda humanitaria se ha incrementado desde 2,4 millones a 3,7 millones de personas en los últimos seis meses. En total, cerca de 12 millones de personas en el Cuerno de África necesitan actualmente ayuda de emergencia.


Reunión internacional de emergencia

El próximo lunes 25 de Julio tendrá lugar en Roma una reunión internacional de emergencia, con el objetivo de afrontar la crisis en aumento en el Cuerno de África y movilizar el apoyo internacional. El gobierno de Francia, que ocupa ahora la presidencia del G20, solicitó a la FAO la organización de una reunión ministerial de alto nivel, a la que han sido invitados los 191 países miembros de la FAO, los organismos de la ONU, las organizaciones internacionales, los bancos de desarrollo y las organizaciones no gubernamentales.

En vísperas del encuentro -del 22 al 24 de julio-, el Director General de la FAO viajará a Nairobi junto al Ministro francés de Agricultura y la Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA).


Carencia extrema de alimentos


La hambruna se clasifica utilizando una herramienta denominada Marco integrado de clasificación de la seguridad alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés) en base a tres criterios principales: una carencia extrema de alimentos para un número elevado de personas, tasas de malnutrición aguda que exceden del 30 por ciento de la población, y la denominada tasa bruta de mortalidad que sobrepase los 2 personas de cada 10 000 a diario.

Para abordar la actual crisis en Somalia, la FAO solicita 70 millones de dólares EEUU para intervenciones en el país africano, incluyendo actividades de dinero por trabajo, el suministro de insumos agrícolas y servicios veterinarios de emergencia para el ganado.


Una combinación poco habitual de conflicto e inseguridad, acceso limitado para las organizaciones humanitarias, una sucesión de malas cosechas y la ausencia de ayuda humanitaria han puesto en peligro a toda la población en el sur de Somalia. El país ha sufrido una situación intermitente de guerra desde 1991.


Insumos agrícolas

La FAO ha estado ayudando a los campesinos y criadores de ganado somalíes con insumos agrícolas y servicios veterinarios. Pero la sequía originada por diversas temporadas sucesivas con lluvias escasas, ha reducido la producción agrícola y aniquilado los activos ganaderos.


"Tenemos que apoyar inmediatamente a los campesinos con semillas, aperos y acceso a agua, y a los ganaderos con forraje y tratamientos de emergencia para evitar más desplazados y la inanición", indicó Luca Alinovi, encargado de Somalia en la FAO.


La actual crisis afecta a la totalidad del Cuerno de África, incluídas la zona septentrional de Kenya y partes del sur de Etiopía, Djibouti y la región de Karamoja en Uganda, en donde amplias zonas están clasificadas como en estado de emergencia humanitaria.


Crisis en la región

Para abordar la crisis en la región, la FAO solicita 120 millones de dólares EEUU adicionales para el Cuerno de África, incluyendo 70 millones de dólares para Somalia y 50 millones para Etiopía, Kenya, Djibouti y Uganda. En este escenario es importante no olvidar la crisis humanitaria en Sudán y en la República de Sudán del Sur, para las que la FAO había solicitado ya 37 millones de dólares.


"No debemos olvidar que existe una estrecha ventana de oportunidad para prevenir las muertes y la indigencia en forma masiva ", señaló Rod Charters, Coordinador regional de emergencias para África occidental".

"En la actualidad en los países vecinos de Kenya, Etiopía y Djiboti -añadió- 7,9 millones de personas necesitan ayuda de emergencia de forma urgente. El apoyo a través de la agricultura y la ganadería no solamente aporta alimentos vitales, pero también ingresos para las familias, y tenemos que dar a las personas afectadas por la sequía la oportunidad de rehacer sus vidas".