FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Reunión sobre el Cuerno de África pide atacar las raíces de la hambruna

La ayuda alimentaria salva vidas hoy, pero el apoyo a la agricultura y la ganadería impedirá que se repita la crisis mañana

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
Los servicios veterinarios comunitarios ayudan a aumentar la resiliencia de los criadores de ganado en el Cuerno de África
18 de agosto de 2011, Roma - Los gobiernos, organismos de la ONU y organizaciones internacionales reunidos hoy en Roma han apremiado a la comunidad internacional a que continúe prestando su apoyo a las operaciones para salvar vidas en el Cuerno de África, pero al mismo tiempo alertaron que los campesinos y criadores de ganado necesitan ayuda inmediata para evitar que la crisis se agrave.

En el encuentro de hoy participaron ministros de agricultura de países del Cuerno de África, ministros y representantes de los estados miembros de la FAO, la Unión Africana, la presidencia del G20 (Francia), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el representante del Secretario General de la ONU, Oxfam y muchas otras organizaciones internacionales y de la sociedad civil.

La reunión, de un día de duración, concluyó con un llamamiento para un enfoque de doble vía que incluya por un lado atender a las necesidades urgentes de socorro, pero también atacar las causas profundas del problema y fortalecer la resiliencia de la población afectada frente a crisis futuras.

"Incluso ocupados hoy en salvar vidas, deberíamos ir más lejos y tomar medidas para prevenir calamidades futuras. Tenemos que comenzar a construir para el futuro desde ahora. Contamos ya  con planes de inversión exhaustivos y con respaldo gubernamental, y las necesidades de financiación son grandes y evidentes. Si los gobiernos y los donantes no invierten ahora en agricultura, la terrible hambruna que estamos tratando de paliar, regresará para avergonzarnos de nuevo", aseguró el Director General de la FAO, Jacques Diouf.

"Alimentar a los hambrientos no acaba con el hambre, a menos que ayudemos a la gente a asegurarse un futuro. Si los donantes, las agencias de desarrollo y los gobiernos no se preocupan por el medio y largo plazo, este tipo de tragedias volverá a producirse", señaló la Vicepresidenta del FIDA, Yukiko Omura. "No podemos detener las sequías -añadió-, pero podemos detener el hambre. Para hacerlo necesitamos invertir en los pequeños campesinos del mundo, de forma que puedan alimentar a sus comunidades y sus familias".

La Subdirectora Ejecutiva del PMA, Sheila Sisulu, indicó por su parte que: "aprovechando el poder de las instituciones y asociaciones regionales, los organismos nacionales, la voluntad política y el compromiso internacional, podemos romper este círculo vicioso creando resiliencia en los hogares, protegiendo los activos productivos y poniendo en marcha medidas para evitar una crisis similar cuando las lluvias -de forma inevitable- vuelvan a fallar en el futuro".

"Lo que sufre hoy el Cuerno de África es una manifestación de hasta qué punto los medios de subsistencia en este continente son tremendamente vulnerables a las crisis. De ahí la necesidad de ocuparse de esta vulnerabilidad y de las economías de las comunidades y países", aseguró Tumusiime Rhoda Peace, Comisaria de Economía rural y Agricultura de la Unión Africana.

Salvaguardar la producción alimentaria local

Mientras que la crisis en el Cuerno de África fue provocada por la sequía, los conflictos y los precios elevados de los alimentos, las causas subyacentes de la vulnerabilidad de la región a estas perturbaciones se hallan en la falta de inversiones en agricultura y una gestión incorrecta de los recursos naturales.

Entre las medidas específicas de carácter inmediato presentadas como prioritarias en los debates, se incluyen:
  • Garantizar que se cubren las necesidades de ayuda alimentaria para salvar vidas y que se aumenta el apoyo a la nutrición
  • Salvaguardar al ganado que ha sobrevivido para proteger la seguridad alimentaria de los pastores
  • Salvar la próxima temporada de siembra, que comienza en octubre, garantizando que los campesinos tengan acceso a insumos como semillas, fertilizante y agua para el riego.
  • Extender los programas de "dinero en efectivo por trabajo", que permiten a la población comprar alimentos en los mercados locales y evitar la venta de activos
La reunión subrayó también la importancia vital de apoyar acciones destinadas a atacar las causas últimas de los problemas en el Cuerno de África:
  • Proteger y restablecer los recursos de las tierras degradadas
  • Mejorar las gestión de los recursos hídricos y extender el riego(tan sólo el uno por ciento de las tierras en el Cuerno de África son de regadío, frente al 7 por ciento de media en África y el 38 por ciento en Asia)
  • Mejorar las prácticas de manejo de animales, plantas y pastizales de los pequeños campesinos para hacerles menos vulnerables a los imprevistos y las variaciones del clima
  • Fortalecer los servicios comunitarios de sanidad animal
  • Identificar alternativas viables y aceptables para los medios de subsistencia pastoriles
El apoyo para este tipo de actividades debería ser un esfuerzo sostenido y de varios años, asociado a mejoras en servicios básicos como la educación, sanidad y agua potable, según los participantes.

Los integrantes en la reunión recomendaron continuar apoyando al Programa general para el desarrollo de la agricultura en África (CAADP, por sus siglas en inglés), patrocinado por la Unión Africana y que pretende aumentar las inversiones en apoyo de la resiliencia de los medios de vida en las zonas propensas a la sequía.

De la crisis a la recuperación

Esta reunión técnica fue organizada por la FAO como seguimiento a la reunión ministerial de emergencia sobre el Cuerno de África convocada el pasado 25 de julio a petición de la presidencia francesa del G20. El encuentro tuvo como objetivo examinar la respuesta a la crisis, tanto de forma inmediata como a más largo plazo. Las recomendaciones elaboradas servirán de orientación a los esfuerzos internacionales, y ayudarán a preparar próximas acciones de concienciación, recaudación de fondos y coordinación en apoyo de la población afectada en la región.