FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El Presidente de Malawi recibe la Medalla Agrícola

Mutharika convirtió un país deficitario en exportador de alimentos

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
El Director General de la FAO impone la Medalla Agrícola al Presidente wa Mutharika

27 de noviembre de 2008, Roma/Lilongwe – El Presidente de Malawi, Bingu wa Mutharika, recibió hoy la Medalla Agrícola de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en reconocimiento a su papel crucial a la hora de transformar la economía del país africano desde un estado de déficit alimentario a ser exportador neto de maíz.

En el curso de una ceremonia celebrada en la capital de Malawi, Lilongwe, el Director General de la FAO, Jacques Diouf, impuso la medalla al Presidente wa Mutharika, subrayando como a pesar del fuerte incremento del precio de los alimentos y la energía en el curso del año, y el impacto negativo del cambio climático, Malawi ha sido capaz de controlar el impacto de los precios, hasta el punto que tiene previsto un crecimiento económico del 8 por ciento en 2008.

En 2005, gracias en gran parte a la adopción de un programa de subsidios a los insumos agrícolas pilotado por el Gobierno del Presidente wa Mutharika, el país ha logrado restablecer la seguridad alimentaria a nivel nacional, incrementando el acceso a fertilizantes y semillas mejoradas para los campesinos pobres y otros grupos de población vulnerable.

El Director General añadió que Malawi es uno de los pocos países que ha superado el acuerdo alcanzado a nivel ministerial durante la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno africanos celebrada en Maputo en 2003. En aquel acuerdo se hablaba de una aportación mínima del 10 por ciento de los presupuestos para la agricultura, mientras que en Malawi el sector ha recibido el 16 por ciento.

Situado en África meridional, sin salida al mar y fronterizo con Tanzania, Zambia y Mozambique, con una población de más de 13,2 millones de habitantes -en su mayor parte rural-, Malawi figura entre los países más pobres de África, con un 35 por ciento de su población total desnutrida en 2004.