FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Director General de FAO: “Japón es un modelo mundial de dieta saludable”

La FAO nombra a un famoso chef y a un destacado periodista Embajadores nacionales de Buena Voluntad

10 de mayo de 2017, Tokio – Japón cuenta con una cultura alimentaria muy singular, que puede contribuir en gran medida a mejorar la nutrición mundial, ha asegurado el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en el curso de su visita al país asiático.

“Japón es un modelo mundial de dieta saludable”, afirmó Graziano da Silva. “Los japoneses –añadió- tienen la tasa más baja de obesidad entre los países desarrollados, menos del cuatro por ciento de la población adulta”.

Graziano da Silva señaló que Japón tiene una cultura de la alimentación "'única" y saludable, que incluye muchas verduras, frutas y pescado. 

Citó la tradición del Washoku, un variado conjunto de técnicas, conocimientos y tradiciones relacionadas con la preparación y el consumo de alimentos, que ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. El Washoku se basa en el “respeto por la naturaleza” y el uso de ingredientes frescos, de temporada y bajos en grasas, que suponen en conjunto una dieta equilibrada.

El Director General de la FAO realizó estas declaraciones durante su visita a la Universidad Sophia de Tokio. Señaló que Japón posee una gran riqueza de conocimientos y experiencia para compartir con otros países, una interacción que la FAO está dispuesta a promover como actividad relacionada con el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Nutrición.

El Decenio tiene como objetivo hacer frente a los malos hábitos alimentarios, estrechamente vinculados a las enfermedades no transmisibles -incluyendo cardiopatías, derrame cerebral, cáncer y diabetes-, unas de las principales causas de muerte prematura, no sólo en los países de elevados ingresos, sino también cada vez más en otras partes del mundo en desarrollo. Estas dietas no son sólo insanas, sino que son insostenibles a nivel medioambiental.

En este contexto, Japón ofrece un ejemplo de eficacia de las políticas públicas y de legislación para promover una nutrición adecuada, especialmente mediante leyes destinadas a educar a los niños y controlar el peso de los adultos, recordó el Director General de la FAO.

Dichas medidas, señaló, están en línea con los compromisos asumidos por los líderes mundiales en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición de 2014 (CIN2) y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, de establecer políticas nacionales dirigidas a erradicar la malnutrición y transformar los sistemas alimentarios para que toda la población pueda disfrutar de una dieta nutritiva.

Destacada contribución de Japón a la labor de la FAO

En su discurso, Graziano da Silva elogió a Japón por apoyar a los países en desarrollo a través de la FAO en las áreas de producción y consumo de alimentos, así como en el sector agrícola, incluyendo la silvicultura, la pesca y la ganadería.

Por ejemplo, en Afganistán, Japón ha contribuido con más de 100 millones de dólares EEUU a las intervenciones agrícolas de la FAO, en especial a través de iniciativas para rehabilitar la infraestructura de riego del país.

En Myanmar, los fondos del gobierno japonés han ayudado a la FAO a brindar ayuda de emergencia y de reconstrucción de los medios de subsistencia -incluyendo semillas y fertilizantes de buena calidad- a hogares rurales afectados por inundaciones y conflictos.

Durante su estancia en Tokio, Graziano da Silva asistió igualmente a una degustación organizada por las autoridades, donde tuvo ocasión de probar dulces elaborados con frutas procedentes en la prefectura de Fukushima. En marzo de 2011, Fukushima -en el norte de Japón- sufrió terremotos y tsunamis que provocaron un accidente en la central nuclear de Fukushima Daiichi.

A este respecto, el Director General de la FAO señaló que el Gobierno japonés está haciendo todo lo posible por recuperarse del desastre. "Por el momento, no hay motivo para la preocupación por la inocuidad de los alimentos. Las inspecciones son continuas, hay un sistema de vigilancia y se están siguiendo los protocolos internacionales", dijo.

Embajadores Nacionales de Buena Voluntad de la FAO para Japón

Graziano da Silva aprovechó su estancia para anunciar el nombramiento de Hiroko Kuniya y Katsuhiro Nakamura como primeros Embajadores nacionales de Buena Voluntad de la FAO para Japón. Se espera que ambos desempeñen un importante papel en la promoción de los mensajes de la Organización de la ONU.

Kuniya se hizo famosa como presentadora del noticiario de TV de la cadena japonesa NHK, incluyendo el popular programa “Today's Close-Up”, que trata sobre la pobreza, el hambre y otras cuestiones sociales. De forma más reciente ha trabajado como periodista cubriendo entre diversos temas los incluidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por su parte, Nakamura alcanzó el éxito tras ser el primer chef japonés en recibir el reconocimiento de una Estrella Michelin en 1979 para su restaurante en París. A su regreso a Japón destacó por ser el chef principal durante la Cumbre del G8 en Toyako, Hokkaido, en 2008. Es uno de los fundadores del grupo “Ryori Volunteer No Kai”, cuyos miembros reparten alimentos en las áreas afectadas por desastres en Japón. También celebran eventos benéficos en Tokio para recaudar fondos para las personas necesitadas.

En el curso de su jornada en Japón, el Director General de la FAO asistió además a la presentación de la Liga Parlamentaria de Amistad con la FAO en Japón.

La Liga estará presidida por Yoshimasa Hayashi, ex Ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca (2012-2015), y cerca de 40 parlamentarios se reunieron para intercambiar opiniones con el Director General, quien afirmó que “la Liga puede suponer una importante plataforma para discusiones futuras y la adopción de nuevas iniciativas para mejorar la nutrición, así como otros problemas como son la pérdida y el desperdicio de alimentos”.

La agencia desea trabajar con la Liga para "promover alimentos nutritivos también en países y regiones vecinas", dijo Graziano da Silva.  

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano/
Un mercado en Japón: los japoneses tienen la tasa más baja de obesidad entre los países desarrollados

Compartir esta página