FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La iniciativa de la nueva Ruta de la Seda debe centrarse en la agricultura para promover el desarrollo sostenible

El Director General de la FAO elogia el apoyo de China a la Cooperación Sur-Sur

Photo: ©FAO/
El Director General de la FAO con el Ministro de Agricultura chino, Han Changfu.
15 de mayo de 2017, Beijing – La iniciativa de la nueva Ruta de la Seda, denominada en inglés One Belt. One Road –OBOR- (“Una franja. Una ruta”) que vincula a China con la región de Eurasia, puede ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, siempre que aborde las necesidades de millones de agricultores y pescadores de los países participantes, segun el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.
 
“La agricultura es un sector crucial -explicó el domingo-: representa más del 25 por ciento del PIB, así como más del 40 por ciento del empleo en muchos países que participan en la Iniciativa”.
 
Graziano da Silva hizo las declaraciones en el Foro OBOR para la Cooperación Internacional celebrado en Beijing. El evento, dijo, ha dado un ímpetu excepcional a un esfuerzo internacional concertado para promover “un desarrollo más equilibrado, equitativo e inclusivo” a lo largo de este nueva Ruta de la Seda. 
 
En la reunión del -14 al 15 de mayo- han participado líderes de 29 países, con el objetivo de impulsar el desarrollo y los vínculos comerciales entre Asia, África, América del Sur y Europa, como aseguró en su discurso de apertura el Presidente chino, Xi Jinping.
 
El Director General de la FAO subrayó que la agricultura no sólo es importante para generar y promover medios de vida sostenibles, sino que es esencial para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, preservar los recursos naturales y la biodiversidad y promover el desarrollo rural.
 
La FAO ha sido la primera organización internacional en desarrollar un marco estratégico específico para reforzar la coordinación de políticas en la implementación de la Iniciativa OBOR, en relación al sector agrícola.
 
El marco tiene por objeto promover cuatro programas principales: a) el enfoque de “una salud” para la agricultura y el comercio sostenibles; b) desarrollo de la producción sostenible de alimentos y de la cadena de valor; c) ciencia y tecnología en la innovación agroalimentaria para combatir el cambio climático; d) agricultura inteligente y aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en la industria alimentaria.
 
China: líder en la Cooperación Sur-Sur
 
La iniciativa de la nueva Ruta de la Seda (OBOR) es según el Director General de la FAO una “gran oportunidad” para que todos los países involucrados participen en la Cooperación Sur-Sur, un modelo de desarrollo promovido por la FAO que ha demostrado ser eficaz en la creación de empleo, el desarrollo de infraestructuras y la promoción del comercio entre los países en desarrollo del hemisferio sur.
 
“Permítanme aprovechar esta oportunidad para agradecer al Gobierno chino su papel de liderazgo en el apoyo al programa de Cooperación Sur-Sur de la FAO. Ha beneficiado a más de 30 países, con un profundo impacto en los países en desarrollo”, señaló Graziano da Silva.
 
En su discurso inaugural, el Presidente Xi indicó que China aportará 1 000 millones de dólares EEUU adicionales para apoyar a las organizaciones internacionales en la implementación de una serie de proyectos a favor de los países incluidos en la iniciativa OBOR. Esto permitirá vincular la ayuda internacional al desarrollo -que ya cuenta con asesoramiento en materia de políticas, comercio e inversiones a largo plazo-, que es lo que es particularmente relevante para las zonas rurales desfavorecidas de los países en desarrollo.

Compartir esta página