La FAO urge a los ministros de agricultura a abordar el problema del desempleo juvenil en África

Fomentar la agricultura sostenible y el desarrollo rural puede atenuar los desafíos

Roma, 2 de julio de 2017 – El empleo juvenil debe estar en el centro de cualquier estrategia para hacer frente a los retos económicos y demográficos en África, dijo el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en una reunión conjunta entre la Unión Africana y la Unión Europea, organizada en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma.

Sólo en 2014, unos 11 millones de jóvenes africanos entraron en el mercado de trabajo. Pero muchos de ellos ven pocas oportunidades en el sector agrícola y están limitados por la falta de habilidades, los bajos salarios y el acceso limitado a la tierra y a los servicios financieros. Estos factores, combinados,  los hace más propensos a migrar de las zonas rurales.

"Promover la agricultura sostenible y el desarrollo rural es esencial para absorber a estos millones de jóvenes que buscan un trabajo", dijo Graziano da Silva. "Un mundo sostenible sólo puede lograrse con la plena participación de los jóvenes. Deben sentirse integrados y creer que un mundo más pacífico y próspero es posible".

La reunión de un día es una iniciativa conjunta de la Comisión de la Unión Africana, la Comisión Europea y la Presidencia estonia del Consejo de la UE,  a la que asistieron los Ministros de Agricultura de la Unión Africana y la Unión Europea.
 
El objetivo era construir una visión común sobre cómo generar puestos de trabajo sostenibles e inclusivos para la juventud africana en el sector rural.

Una solución de cinco pasos

El Director General describió cinco pasos para involucrar a los jóvenes en la agricultura y el desarrollo rural. En primer lugar, mejorar la participación y el liderazgo de los jóvenes en las organizaciones de productores y otras instituciones rurales para que puedan participar en el diálogo sobre políticas.

En segundo lugar, estimular las inversiones del sector privado para crear un sector agrícola y cadenas de valor modernas y dinámicas, y construir la infraestructura necesaria para las inversiones agrícolas. En tercer lugar, proporcionar a las zonas rurales mejores servicios como electricidad, educación y salud.

El cuarto paso es fortalecer los vínculos físicos, económicos, sociales y políticos entre los pequeños centros urbanos y sus zonas rurales circundantes. Por último, invertir más en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que tiene el potencial de mejorar la eficiencia en algunos trabajos agrícolas y facilitar el acceso a mercados, información y oportunidades de negocio.

El trabajo de la FAO para apoyar a los jóvenes

La FAO está apoyando la aplicación de muchos programas dirigidos a los jóvenes de las zonas rurales. Uganda, por ejemplo, ha adoptado la metodología de Escuelas de Juveniles de Campo y Vida de la FAO, financiada por Noruega, Suecia y Bélgica. Este programa simple pero eficiente enseña a los niños y jóvenes vulnerables habilidades agrícolas y de gestión.
 
En Nigeria, la FAO está apoyando el diseño de un plan llamado Programa Nacional de Empleo Juvenil en la Agricultura; y la FAO y el NEPAD han unido sus fuerzas para mejorar el empleo y las oportunidades de negocio para los jóvenes de las zonas rurales de Benín, Camerún, Malawi y Níger mediante una donación de 4 millones de dólares aportados por el Fondo Fiduciario de Solidaridad con África.
 
Los resultados de la conferencia se presentarán en la Cumbre África-UE en noviembre y guiarán el trabajo futuro de la Comisión Europea y de la Comisión de la Unión Africana.

Photo: ©FAO/Tamiru Legesse
Un proyecto de horticultura en Etiopia crea oportunidades de empleo para el empleo juvenil.