FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La plaga de orugas en Liberia: una carrera contra el tiempo

Las polillas pueden significar un nuevo desastre

Photo: ©Liberian MOA
Orugas devorando el follaje en Liberia

29 de enero de 2009, Roma - Un equipo de expertos internacionales liderado por la FAO lleva a cabo una carrera contra el tiempo para contener una plaga muy extendida de voraces orugas que ha provocado una emergencia a nivel nacional en Liberia y podría propagarse a gran parte de África occidental si no se actúa con rapidez.

El Representante permanente de la FAO en Liberia, Winfred Hammond, explicó que cerca de 100 aldeas en las regiones central y septentrional de Liberia se encuentran ya afectadas, al igual que seis comunidades en la vecina Guinea. Hordas de millones de orugas devoran toda la vegetación que encuentran a su paso, al tiempo que contaminan pozos y arroyos con sus excrementos.

En algunos casos invaden casas y edificios, haciendo huir a sus moradores presas del pánico. Según las autoridades liberianas, la emergencia afecta a unas 500 000 personas. No está claro por el momento si la plaga se extiende con rapidez -los primeros informes hablaban la semana pasada de 45 aldeas infectadas- o es que se está informando ahora de focos que ya existían.

Lo peor puede estar por llegar

Sin embargo lo peor podría estar por llegar. Según Hammond muchas orugas se han enterrado en el suelo, lejos del alcance de los pesticidas, formando capullos protectivos a su alrededor.

Cuando eclosionen, en el período de una semana a 12, será en forma de polillas. "Cada polilla puede volar hasta una distancia de 1 000 kilómetros y poner un millar de huevos", explicó Hammond, entomólogo de profesión. "Nos encontramos ante un desastre potencial", añadió.

Una de las posibilidades que está siendo investigada es la de utilizar trampas de feromonas para las orugas macho. Las trampas utilizan como cebo el aroma que las hembras emiten para atraerles durante el apareamiento.

El equipo internacional de la FAO incluye expertos de Ghana, Sierra Leona y Liberia.

Conducta anormal

En este tiempo el Ministerio de Agricultura de Liberia ha desarrollado unos potentes fumigadores con motor que llegan hasta las orugas entre el follaje de los altos árboles Dahoma en los que se concentran. "Se trata de una conducta muy extraña. Normalmente las orugas prefieren estar más cerca del suelo", aseguró Hammond.

De hecho, reconoce que inicialmente dudaba de que pudiera tratarse de orugas -una de las plagas de insectos más destructivas que existen-, pero que las identificó positivamente como tales en los análisis realizados la pasada semana.

Hammond carecía de una explicación sobre la conducta anormal de las orugas, que será examinada por expertos sobre el terreno en unos 3 o 4 días. Sobre la existencia de un número tan elevado de orugas, señaló que las causas podrían estar relacionadas con el cambio climático.

La Presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf -que el mes pasado recibió la Medalla Agrícola Ceres de la FAO- declaró el lunes pasado el estado de emergencia a nivel nacional y realizó una petición de ayuda a los socios internacionales del país africano.