FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La FAO, el FIDA y el PMA llegan a 22 millones de personas gracias a las cuantiosas inversiones de la Unión Europea en agricultura

Los organismos de la ONU destacan el impacto del Mecanismo alimentario de la Unión Europea en la seguridad alimentaria mundial

Photo: ©FAO/Paballo Thekiso
Los efectos del EUFF seguirán influyendo en el futuro de los campesinos
2 de diciembre de 2011, Roma - En tan solo dos años, la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han asistido a más de 22 de millones de personas entre las más golpeadas por la crisis mundial de los precios alimentarios, gracias a la generosa financiación del Mecanismo alimentario de la Unión Europea (EUFF, por sus siglas en inglés), en una evidencia tangible de que las inversiones en agricultura y nutrición mejoran la seguridad alimentaria mundial, según indicaron hoy los tres organismos de la ONU.

El efecto combinado del alza de precios alimentarios en 2007-2008 y la crisis financiera y económica mundial, ha empujado a millones de personas al hambre y la pobreza. A finales de 2008, cuando el número de personas desnutridas se aproximaba a los mil millones, la Unión Europea lanzó su Mecanismo alimentario, dotado con 1 000 millones de euros.

Establecida mediante una estrecha colaboración con el Grupo de Alto Nivel de expertos de la ONU para la crisis mundial de la seguridad alimentaria, el Mecanismo ha canalizado cerca de 368 millones de euros a través de la FAO, el FIDA y el PMA para cerrar la brecha existente entre las necesidades de emergencia a corto de plazo y el desarrollo a largo plazo impulsando la producción y productividad en los países más afectados por la crisis.

Con el suministro de semillas y fertilizantes de calidad, la mejora y construcción de infraestructuras y la reducción del impacto de las calamidades naturales, los tres organismos han ayudado a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de más de 22 millones de personas en 35 países de África, Asia y Latinoamérica.

Al vincular a los campesinos con los mercados y los servicios financieros, y ayudar a facilitar prácticas agrícolas sostenibles y rentables y la creación de nuevas fuentes de ingresos, los efectos del EUFF seguirán influyendo en su futuro.

Volver a ocupar su sitio

Para la FAO, la financiación de 232 millones de euros del Mecanismo ha representado la mayor donación individual procedente la Unión Europea. Ha permitido a la organización llevar a cabo 31 operaciones en 28 países, alcanzando a cerca de 15 millones de personas en áreas rurales de África, Asia y Latinoamérica.

"Con el establecimiento del Mecanismo, la Unión Europea ha enviado un claro mensaje tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo, de que ya es hora de que unan sus fuerzas y pongan al sector agrícola -que ha sufrido décadas de inversiones escasas- de nuevo en el lugar que debe en la lucha contra el hambre y la pobreza", aseguó el Director General de la FAO, Jacques Diouf.

A través de la financiación del EUFF, de 52 millones de euros, el FIDA ha mejorado el acceso a largo plazo a los alimentos y la seguridad alimentaria de más de 500 000 familias en 11 países de Asia y África.

"El Mecanismo alimentario de la Unión Europea ha sido un instrumento importante para responder a la volatilidad de los precios de los alimentos y la crisis económica", indicó Kevin Cleaver, Vicepresidente del FIDA y responsable de Programas. "Junto a nuestros socios regionales, hemos apoyado a los pequeños agricultores, fortaleciendo su acceso a los servicios financieros y los mercados nacionales y locales", añadió.

Entre 2009 y 2011, cerca de 5 millones de personas en 10 países mejoraron su seguridad alimentaria gracias a programas implementados por el PMA y sus socios, con el sostén de cerca de 84 millones de euros aportados por el EUFF. 

"El Mecanismo alimentario ha supuesto un enorme éxito. Prueba que vincular el socorro, la rehabilitación y el desarrollo puede tener un impacto concreto en la seguridad alimentaria de las personas", declaró Amir Abdulla, Subdirector Ejecutivo del PMA. "Estamos preparados -añadió- para seguir trabajando con la UE en actividades sostenibles a más largo plazo para ayudar a los campesinos más pobres a comercializar sus cosechas y mejorar la situación nutricional de sus familias".

Reducir el hambre

Estando previsto que los precios de los alimentos permanezcan altos y volátiles en los próximos años, es esencial mantener el impulso creado por el Mecanismo para promover la agricultura como la forma más eficaz de reducir el hambre y la pobreza a nivel mundial.

Las lecciones aprendidas de la iniciativa subrayan la importancia de centrarse en los campesinos marginalizados con un elevado potencial de producción, combinando la distribución de insumos con los servicios de extensión, creando capacidad para los pequeños campesinos y sus comunidades, rehabilitando las infraestructuras rurales e involucrando a todos los actores de la cadena de valor en la producción local de semillas.

Es crucial aprovechar estas lecciones y ampliar los esfuerzos para permitir a las personas más vulnerables del mundo resistir los vaivenes futuros y producir los alimentos que necesitan para mantener vidas activas y saludables.