FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

Los bosques: un recurso vital para el desarrollo sostenible

Graziano da Silva inaugura la reunión del Comité Forestal de la FAO

Photo: ©FAO/Giulio Napolitano
El Director General de la FAO interviene ante el Comité Forestal de la FAO.
24 de septiembre de 2012, Roma - El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, subrayó hoy el importante papel de los bosques en el desarrollo sostenible al participar en la inauguración de una reunión de cinco días del Comité Forestal de la FAO (COFO, por sus siglas en inglés).

Graziano da Silva señaló que el vínculo entre la silvicultura y el desarrollo sostenible fue uno de los temas transversales debatidos en la Conferencia de Río +20 celebrada el pasado junio.

Por este motivo, la edición de 2012 de la publicación de la FAO Situación de los Bosques del Mundo, está dedicada al papel de los bosques en el desarrollo sostenible, explicó el Director General de la FAO.

Añadió que los bosques, que cubren al menos el 31 por ciento de la superficie terrestre, desempeñan un papel fundamental en la economía a nivel mundial y nacional, y en el mandato de la FAO para reducir el hambre, la desnutrición y la pobreza extrema.

El éxito de la labor de la FAO para mejorar las vidas de las personas dependerá en gran medida de cómo equilibrar el uso y la conservación de los recursos naturales, según Graziano da Silva. "Aquí se incluye a los bosques, que tienen una función importante en factores ambientales como la retención de carbono, la preservación de la calidad del suelo y del agua y la conservación de la biodiversidad", añadió.

Subsistencia y supervivencia


Unos 350 millones de personas de entre las más pobres del mundo -incluyendo 60 millones de indígenas-, dependen de los bosques para su subsistencia diaria y la supervivencia a largo plazo.

Sin embargo, en muchos países "la deforestación, la degradación forestal y las prácticas agrícolas inadecuadas están contribuyendo a cuantiosas pérdidas de suelo cada año", advirtió el responsible de la FAO.

"Preservar nuestro suelo es necesario para mantener la vida en el planeta y sin embargo, el lento proceso de la desertificación no ha atraido tanta atención como se merece", dijo.

La agricultura sostenible y la silvicultura pueden revertir la degradación del suelo y ayudar a combatir la desertificación. "Tenemos que asegurarnos de que la protección del suelo y la lucha contra la desertificación reciben prioridad en la agenda internacional", declaró.

"Tendremos que trabajar junto a los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para maximizar el papel que los bosques y las tierras boscosas jugará en la seguridad alimentaria en el futuro", añadió. "Se necesitará un esfuerzo colectivo, incluyendo a todos nuestros socios dentro y fuera del sistema de las Naciones Unidas, para gestionar los bosques del mundo de una manera sostenible".

En su declaración, el responsable de la FAO mencionó igualmente a posibilidad de garantizar un seguimiento más regular de la cubierta forestal, una idea que fue también debatida con los ministros presentes en la ceremonia de apertura.

Repoblación forestal en Bangladesh


Tratándose de uno de los países más vulnerables del mundo frente al clima, Bangladesh ha puesto en marcha un plan nacional para proteger al país de los efectos adversos del cambio climático y asegurar su desarrollo económico continuado, Según afirmó su ministro de Medio ambiente y Bosques, Mohammed Hassan Mahmoud, orador principal en la reunión . El plan supone alcanzar un 20 por ciento de cubierta forestal en el país para el año 2021 a través de la forestación en general y la forestación costera en particular, según el ministro.

La ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, indicó por su parte que una economía de base forestal correctamente desarrollada es una prioridad para Brasil, que cuenta con el bosque tropical más extenso del mundo, cubriendo más del 60 por ciento de su territorio. Los esfuerzos para combatir la deforestación en el país están empezando a dar buenos resultados y las actuaciones sobre el terreno han ayudado a reducir la deforestación en el área legalmente protegida del Amazonas brasileño en casi un 77 por ciento entre 2004 y 2011, dijo.

"Las alianzas público-privadas son la base de una nueva política para la gestión de los bosques públicos brasileños, que suponen más de 300 millones de hectáreas", añadió la ministra. "En la Conferencia Río+20 -prosiguió- la comunidad internacional acordó que los desafíos del desarrollo deben ser abordados por medio del paradigma de la sostenibilidad en sus aspectos económicos, sociales y medioambientales".

Junto a los ministros de Brasil, Bangladesh y Sudáfrica, otros delegados que intervinieron en la sesión inaugural del COFO incluyeron a Sven Alkalaj, Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (UNECE), y Luc Gnacadja, Secretario Ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación (CNULD).

Acuerdo para el Congreso Forestal Mundial


Graziano da Silva y Pieter Willem Mulder, Viceministro de Agricultura, Bosques y Recursos Hídricos de Sudáfrica, firmaron a continuación un acuerdo de cooperación que permite la FAO y Sudáfrica comenzar los preparativos para el 14o Congreso Forestal Mundial que se celebrará en septiembre de 2015 en Durban.

"Esperamos que para 2015 el Congreso represente una oportunidad para que la comunidad forestal mundial aumente la concienciación y el análisis de las cuestiones clave a las que se se enfrentará el sector. Apreciaremos que el resultado incluya nuevas vías de abordar las actuaciones técnicas, científicas y políticas del sector forestal", señaló Mulder.