FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La seguridad alimentaria y nutricional debe ser el principal objetivo de desarrollo

Una reunión en Roma analiza la agenda de desarrollo para después de 2015

Foto: ©FAO/Alessia Pierdomenico
Existe un amplio consenso sobre las principales cuestiones abordadas en la reunión
13 de febrero de 2013, Roma - Los participantes en una reunión a nivel mundial para discutir la agenda de desarrollo global más allá de 2015 han pedido que la seguridad alimentaria y la nutrición sean elementos centrales en los esfuerzos futuros de desarrollo. Es necesario por tanto establecer nuevos objetivos de desarrollo para toda la comunidad global.

La consulta de un día sobre El hambre y la seguridad alimentaria y la nutrición en la agenda de desarrollo para después de 2015, hizo hincapié en que la seguridad alimentaria y la nutrición constituyen el piedra angular para el progreso en otros frentes del desarrollo como empleo, educación, medio ambiente y salud y para la consecución de un futuro de calidad para la humanidad.

La reunión del pasado lunes congregó a participantes de unos 180 gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil y el sector privado del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS), la plataforma más inclusiva para el debate de las cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria y la nutrición. El proceso de consulta está dirigido por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), en estrecha colaboración con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y Bioversity International, destacando también el papel de los Gobiernos de España y Colombia. Esta reunión fue precedida por una consulta en línea y será seguida de una consulta de alto nivel en Madrid el próximo 4 de abril, co-organizada por España y Colombia.

Los resultados se presentarán a los gobiernos y ayudarán a dar forma a los nuevos objetivos de desarrollo sostenible en la agenda para después de 2015.

La reunión de Roma hizo hincapié en que las metas de desarrollo sostenible deben complementar con firmeza los esfuerzos de erradicación de la pobreza, en lo que re refiere a la seguridad alimentaria y la nutrición. Además, deben acordarse nuevos objetivos de desarrollo no solo para los países en desarrollo, sino para toda la comunidad internacional. Por ejemplo, los objetivos universales sobre la eliminación de la malnutrición en todas sus formas (no sólo la desnutrición, sino también obesidad) deberían aplicarse tanto en los países ricos como en los pobres.

Erradicar el hambre

Al inaugurar la reunión, el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, instó a la comunidad internacional a comprometerse con la erradicación total del hambre al establecer sus prioridades de desarrollo para más allá de 2015, la fecha límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) acordados en 2000.

"En línea con el Desafío Hambre Cero del Secretario General de la ONU, y en estrecha colaboración con nuestros socios, estamos de acuerdo en que deberíamos luchar por nada menos que la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición", aseguró ante los reunidos.

El hambre era un componente básico del primero de los ocho ODM y una de las metas era reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas en el mundo para 2015. Unos 50 países están en camino de lograr este objetivo, señaló Graziano da Silva.

Amir Abdulla, Director Ejecutivo Adjunto del PMA, exhortó por su parte a los países "a seguir luchando juntos para lograr que el hambre en el mundo sea el principal problema que tenga solución".

Carlos Serè, jefe de Estrategias de Desarrollo del FIDA, destacó que "invertir en el desarrollo sostenible de las áreas rurales en crecimiento rural inclusivo", con especial atención a la agricultura a pequeña escala, es de gran importancia para la seguridad alimentaria mundial y para toda la agenda para después de 2015.

Amplio consenso

Durante la consulta surgió un amplio consenso sobre que el enfoque en la nutrición debe ser incluido en el programa de desarrollo para después de 2015 y que la nutrición fue la gran olvidada en el proceso de los ODM. También deben abordarse las diferentes dimensiones de la subnutrición y los problemas en rápido aumento de la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas.

Se defendió la necesidad de un enfoque de base amplia para hacer frente a los problemas de seguridad alimentaria, considerando a la sostenibilidad y la transformación sostenible de los sistemas alimentarios a todos los niveles como una de las claves de la seguridad alimentaria.

En concreto, en la necesidad de la disponibilidad de alimentos para mantener el ritmo del rápido crecimiento previsto de la demanda mundial de alimentos, incluyendo potenciar la pesca, los bosques y la ganadería, y con un reconocimiento específico del papel de la agricultura a pequeña escala. Parte de la respuesta estriba en un continuo aumento de la productividad, en formas que sean sostenibles, equitativas y resistentes, así como una reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos dentro de los sistemas de producción y consumo.

Es necesaria la inversión responsable en la agricultura, incluyendo lograr que la producción agrícola sea más resistente a los efectos del cambio climático y las crisis económicas y políticas, mientras que el apoyo al sector agrícola debe incluir la ayuda específica a los pequeños productores. Algunos sugirieron un objetivo específico para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer en la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición.

Enfoque basado en los derechos

Los reunidos solicitaron de forma vehemente usar un enfoque basado en los derechos para guiar la formulación de los Objetivos de Desarrollo para después de 2015. Su implementación debe estar basada en una gobernanza inclusiva. Una característica peculiar de la cuestión de la seguridad alimentaria y la nutrición es que existe ya un importante consenso intergubernamental y de las múltiples partes interesadas en torno a los grandes principios y directrices que deben utilizarse como punto de partida.