FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La FAO aprueba un plan regional para combatir la fiebre aftosa

La epidemia alcanza Libia

Photo: ©FAO/R.Messori
Ovejas y cabras en un prado, Irak
8 de mayo de 2009, Roma - Los expertos internacionales en fiebre aftosa han acordado un plan para combatir la enfermedad en la región occidental del continente euroasiático e impedir que se propague hacia el oeste y alcance Europa y el Norte de África, tras la grave epidemia detectada en diversos países de Oriente Medio.

Este plan regional de la FAO ha sido aprobado por la 38ª sesión de la Comisión Europea para la Lucha contra la Fiebre Aftosa (EuFMD, por sus siglas en inglés) de la FAO, reunida en Roma. Se trata de una estrategia de largo alcance diseñada para poner fin a esta devastadora enfermedad en los 14 países de Asia occidental y Oriente Medio más directamente afectados.

"El plan que hemos acordado permite el trabajo conjunto de las diferentes autoridades y organismos involucrados en combatir la enfermedad, con el objetivo de liberar a este grupo de países de la fiebre aftosa en el año 2020", señaló el Secretario de la Comisión EuFMD, Keith Sumption.

En los dos primeros meses de 2009 se detectaron más de 130 brotes de fiebre aftosa del tipo A en Irak central y meridional, mientras que la misma cepa fue localizada en Bahrain, Kuwait, Líbano, e incluso en Libia, según la FAO. Existe la preocupación de que la enfermedad pueda propagarse a otras zonas del área mediterránea, hasta ahora libres de la fiebre aftosa.

Una enfermedad muy contagiosa

La fiebre aftosa es una enfermedad muy contagiosa que afecta a los animales ungulados, incluidas especies domésticas como bovinos, ovejas y cerdos. Aunque no es frecuente que se transmita a las personas, un brote puede hacer subir el precio de las proteínas para la población pobre y poner en peligro los ingresos de los campesinos. El tipo A es especialmente peligroso, pues es difícil mantener un stock de emergencia de vacunas adecuadas, ya que la cepa evoluciona y muta con gran rapidez.

"La fiebre aftosa de tipo A se considera ya endémica en Turquía, Irán y Pakistán", aseguró Sumption. "El hecho de que esté apareciendo en otros lugares -añadió-, indica que está aumentando en esos países y que se desplaza por la región, llegando a lugares tan alejados como Libia".

Diversos organismos y donantes, incluyendo la FAO, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Comisión Europea (CE) y el Banco Asiático de Desarrollo, apoyan programas en Europa oriental, Asia central y occidental y Oriente Medio destinados combatir la fiebre aftosa. Además, muchos de los gobiernos en estas regiones han realizado fuertes inversiones para luchar contra la enfermedad y reciben ayuda técnica de la FAO.

La iniciativa ayudará a mejorar la alerta temprana, la prevención y medidas para combatir los brotes, así como promoverá la presencia y acceso a los expertos y los conocimientos técnicos existentes en Europa. Se desarrollará bajo el paraguas del Programa Global para el control progresivo de las enfermedades transfronterizas de los animales (GF-TADS, por sus siglas en inglés), promovido por la FAO y la OIE.

En Irak, cuyos servicios veterinarios han resultado devastados por el conflicto, la FAO está ejecutando un programa de 8,8 millones de dólares EE.UU. para restablecer los servicios de sanidad animal, y otro programa de 2,4 millones para fortalecer la capacidad del servicio veterinario del país árabe frente a las enfermedades transfronterizas de los animales.

Existe un programa similar de 5 millones de dólares en Pakistán para combatir enfermedades contagiosas en Asia central. En la región del Caucaso, Irán y Siria, la FAO ofrece ayuda para combatir la fiebre aftosa mediante un acuerdo con la Comisión Europea que destina 8 millones de dólares para desarrollar acciones de la Comisión EuFMD.

La importación de carne en muchos países de Oriente Medio y Oriente Próximo está aumentando debido a la creciente demanda de grandes capas de la población, incrementando la probabilidad de infecciones transfronterizas. Ello justifica que se destinen inversiones a la vigilancia, detección y lucha contra esta peligrosa enfermedad.


La Comisión Europea para la Lucha contra la Fiebre Aftosa de la FAO se reunió en Roma entre el 28-30 de abril de 2009.