FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La FAO, la OIE y la OMS hacen un llamamiento conjunto para acabar con la enfermedad en el Día mundial contra la Rabia

La vacunación masiva de los perros y la concienciación son clave para evitar la transmisión

Photo: ©FAO/Hoang Dinh Nam
Existen vacunas para los perros que son inocuas y asequibles
27 de septiembre de 2013, Roma - La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), han emitido la siguiente declaración conjunta con motivo del Día Mundial contra la Rabia.



UNIDOS CONTRA LA RABIA


En el Día Mundial de la Rabia - 28 de Septiembre - la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial para la Salud Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se unen con la meta común de eliminar la rabia humana y controlar la enfermedad en animales.

Cada año, unas 60.000 personas mueren de manera agonizante a causa de la rabia, muchas de las cuales son niños mordidos por perros infectados con el virus de la rabia.

¡La rabia se puede prevenir!

Concienciación y educación


La participación de la comunidad, la educación y la concienciación pública son elementos importantes de los programas de control de la rabia, y la vacunación masiva de perros es fundamental. Las comunidades tienen que asumir la tenencia responsable de sus perros, prevenir las mordeduras y saber qué hacer cuando son mordidos.

Interrumpiendo el ciclo de transmisión

Más de 100 países notifican casos de rabia en perros poniendo a las personas en situación de riesgo. La vacunación de al  menos el 70% de los perros interrumpe el ciclo de la transmisión en perros y hacia los seres humanos. Los programas contra la rabia deben incorporar el control de desplazamiento de perros callejeros  y definir opciones para la tenencia  responsable de la población canina.

Existen vacunas contra la rabia canina que son seguras, eficaces y accesibles. Los países que persiguen la eliminación de la rabia canina deben facilitar el acceso a vacunas  de calidad garantizadas en  las campañas de vacunación y la gestión de brotes. Los bancos de vacunas pueden facilitar las adquisiciones y entregas de estas vacunas.

Cuando una persona es mordida

Una persona que es mordida por un animal rabioso puede sobrevivir si la herida es limpiada de manera inmediata  con agua abundante y jabón y se le administra la profilaxis post-exposición a tiempo (un ciclo de vacunas y, en casos severos, inmunoglobulinas).

Se puede vacunar de forma preventiva contra la rabia a las personas con alto riesgo de exposición a animales domésticos o salvajes, como los trabajadores en sanidad animal, veterinarios o personal de laboratorio, para así protegerlos antes de ser expuestos.

Vigilancia epidemiológica como guía de los planes de acción


La vigilancia epidemiológica es un pilar importante para comprender las dinámicas y servir de guía en la eliminación de la rabia. La notificación de enfermedades es esencial para la identificación de zonas de riesgo y garantizar la ausencia de la enfermedad. La capacidad laboratorial es crítica para confirmar los casos de rabia y necesita ser reforzada en muchas partes del mundo.

No sólo los perros


Además de hacer frente a la rabia en los perros, también la rabia transmitida por la fauna silvestre requiere atención. En algunas regiones del mundo, la rabia transmitida por animales silvestres se ha convertido en la vía más importante para la transmisión de la rabia a los seres humanos, como por ejemplo la rabia transmitida por murciélagos en América del Sur. Los cambios en el medio ambiente y un contacto más cercano de los seres  humanos con la fauna silvestre pueden provocar un aumento de la exposición  a los animales  silvestres infectados con rabia.

El ganado puede infectarse con la rabia transmitida tanto por perros como por fauna silvestre, lo que resulta en pérdidas económicas y puede afectar la seguridad alimentaria.

La colaboración entre los sectores

La eliminación de la rabia requiere un compromiso constante y sostenido, impulsado por sólidos sistemas veterinarios y de salud.

Los diferentes sectores y disciplinas deben colaborar estrechamente, y el Día Mundial Contra la Rabia es una oportunidad para establecer o fortalecer estos vínculos. La eliminación regional de la rabia humana transmitida por el perro,  ha sido definida  por los países latinoamericanos para el 2015 y en el sudeste de Asia en el 2020.

La FAO, la OIE y la OMS están trabajando conjuntamente para promover a nivel global la concienciación y redoblar el compromiso en la lucha contra la rabia.