FAO.org

Home > Sala stampa > News Article
Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

El impacto de la escasez de agua sobre la seguridad alimentaria, cuestión prioritaria en Oriente Próximo y el Norte de África

Una nueva iniciativa estudia el papel de la cooperación regional para mejorar la gestión del agua para la agricultura

Foto: ©FAO/Rosetta Messori
La conservación y gestión de los recursos hídricos es crucial para la seguridad alimentaria

20 de febrero de 2014, Roma - La escasez de agua es uno de los problemas más acuciantes para la seguridad alimentaria en los países de Oriente Próximo y el Norte de África, ya que se espera que la disponibilidad de agua dulce en la región disminuya en un 50 por ciento para el año 2050, según las previsiones de la FAO. Los ministros de agricultura y altos responsables de los países se preparan para abordar este desafío en la reunión del máximo órgano de gobierno de la Organización para la región.

Los participantes en la 32ª Conferencia Regional de la FAO para Oriente Próximo y el Norte de África (NERC-32), que se celebra del 24 al 28 de febrero,debaten una nueva Iniciativa sobre la escasez de agua a nivel regional, puesta en marcha por la FAO para apoyar a los países miembros en la identificación de estrategias, políticas y prácticas que promuevan soluciones sostenibles a la escasez de agua y los problemas de seguridad alimentaria que ello conlleva.

La disponibilidad per cápita de agua dulce en los países de Oriente Próximo y el Norte de África ha descendido en dos tercios en los últimos 40 años, lo que ha hecho aumentar la preocupación por la degradación de la calidad del agua y el impacto del cambio climático.

La tendencia demográfica añade urgencia al problema: la subalimentación crónica en la región se estima en un 11,2 por ciento,en base a datos del período 2010-2013, mientras que la población sigue creciendo a un ritmo del 2 por ciento, casi el doble de la media mundial.

Las actividades agrícolas consumen más del 85 por ciento de los recursos hídricos –la agricultura de secano, de regadío y el uso de aguas subterráneas-, y se espera que la demanda de productos agrícolas crezca en un contexto de aumento de la población urbana y de las exportaciones.

“La agricultura debe ser un elemento central en nuestra respuesta al desafío de la escasez de agua en Oriente Próximo y el Norte de África. Es de lejos el mayor consumidor de agua en la región,y también es fundamental para nuestra supervivencia y resiliencia a largo plazo. Aporta además cerca de 95 000 millones dólares en valor añadido a las economías regionales”, explicó Abdessalam Ould Ahmed, Subdirector General y Representante Regional de la FAO para Oriente Próximo y el Norte de África.

“La región ha hecho avances significativos en dos décadas en el desarrollo de su capacidad de uso y almacenamiento del agua, pero aún queda mucho trabajo por hacer para mejorar la eficiencia del agua en la agricultura, proteger la calidad del agua, y afrontar los retos relacionados con el cambio climático”, añadió Ould Ahmed.

Se espera que los participantes de la conferencia ofrezcan orientación sobre las áreas prioritarias de acción, como la mejora de la gobernabilidad y las instituciones, dando más voz a los agricultores y otras partes interesadas no estatales, y aumentando la eficiencia en el uso del agua, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales.Más del 60 por ciento de los recursos hídricos utilizados por los países de la región provienen de fuera de las fronteras nacionales y regionales.

Iniciativa piloto

En la fase piloto de la Iniciativa sobre la escasez de agua a nivel regional, lanzada en junio de 2013, seis países (Egipto, Jordania, Marruecos, Omán, Túnez y Yemen) comenzaron a revisar la situación actual de la disponibilidad y el uso de agua y el potencial para aumentar la producción agrícola,identificando y clasificando opciones para el suministro futuro de alimentos en términos de su coste económico y de requerimiento de agua, y examinando el desempeño de la gestión de agua para la agricultura y las políticas pertinentes,así como la gobernanza y cuestiones institucionales.

El trabajo realizado por la iniciativa alentará a los países a aprender de las historias de éxito en otros países para mejorar la gestión y el uso de los sistemas de secano, regadío y de aguas subterráneas, a través de un enfoque innovador que incluye:

  • La creación de un amplio consenso sobre la agenda de la reforma del agua entre todos los actores involucrados.
  • El reconocimiento del papel de los agricultores para promover cambios en la manera de usar y gestionar los recursos hídricos.
  • La participación del sector privado como responsable de la cadena de valor de los alimentos y proveedor de las últimas tecnologías disponibles.
  • El establecimiento de asociaciones orientadas a la acción y basadas en los resultados.
  • El desarrollo de herramientas para medir los resultados concretos y obtener evidencias para apoyar la formulación de políticas y los procesos de toma de decisiones.

Perspectivas regionales

La 32ª Conferencia Regional de la FAO para Oriente Próximo y el Norte de África, cuyo tema es “Para una región resiliente y con seguridad alimentaria", es la primera de una serie de reuniones que se celebrarán en 2014 en cada una de las cinco regiones donde opera la Organización de la ONU.

El programa se centrará también en el estado de la alimentación y la agricultura en la región y en cuestiones relacionadas con este tema, como la pérdiday el desperdicio de alimentos a lo largo de la cadena de producción hasta llegar al consumidor, avanzar en la igualdad de género y otras estrategias para mejorar las perspectivas de desarrollo agrícola y rural.

Las Conferencias Regionales de la FAO se convocan cada dos años, y reúnen a ministros de Agricultura y altos funcionarios de los Estados miembros de la misma región geográfica para abordar los retos que trascienden las fronteras nacionales y los asuntos prioritarios relacionados con la alimentación y la agricultura. NERC-32 incluirá una reunión de tres días de altos funcionarios del 24 al 26 de febrero, seguido de una Reunión Ministerial los días 27 y 28 de febrero.