This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La Coalición Alimentaria mundial frente a la COVID-19, dirigida por la FAO, cobra impulso

La iniciativa propuesta por el Gobierno de Italia tiene por objeto hacer frente a los efectos a largo plazo de la pandemia en la alimentación y la agricultura, recabando el compromiso y el apoyo de más países

31 de julio de 2020, Roma - La Coalición Alimentaria frente a la enfermedad por coronavirus (COVID‑19), establecida por el Gobierno de Italia y dirigida por la FAO, está cobrando impulso a medida que más países se unen a la iniciativa en un esfuerzo para hacer frente a los efectos negativos a medio y largo plazo de la actual pandemia en los sistemas alimentarios y la agricultura.

Presentada en junio, la Coalición es un mecanismo multisectorial integrado por múltiples partes interesadas que tiene por objeto movilizar la asistencia en los planos político, financiero y técnico en apoyo de los países afectados por la crisis actual. Ofrecerá una plataforma para el diálogo entre diversas partes interesadas, incluidos el sector privado, los círculos académicos, las organizaciones de agricultores, la sociedad civil, los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y otras entidades, a fin de dar respuestas adaptadas a los países ante las repercusiones de la COVID‑19 en los sistemas alimentarios.

Además, la Coalición servirá de foro para el intercambio de ideas y conocimientos entre diversos países a fin de hallar soluciones para los Miembros que se enfrentan a problemas similares al abordar las consecuencias de la pandemia en los sistemas alimentarios y el suministro de alimentos.

Más de 35 Estados de todo el mundo se han unido a la Coalición o han ofrecido su apoyo hasta ahora.

Además de ser una gran preocupación pública, la COVID‑19 también puede constituir una grave amenaza para la seguridad alimentaria mundial. El incremento de las tasas de desempleo, las pérdidas de ingresos y el aumento de los costos de los alimentos están poniendo en peligro el acceso a los alimentos tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo y tendrán efectos a largo plazo en la seguridad alimentaria y en las economías nacionales, sumiéndolas en una recesión.

Según las últimas estimaciones de la FAO, incluso antes de que las repercusiones de la pandemia de la COVID‑19 afectaran a los sistemas alimentarios mundiales y los medios de vida de millones de personas a principios de año, casi 690 millones de personas se acostaban con hambre y 135 millones estaban al borde de la inanición. Otros 183 millones corrían el riesgo de verse empujados a una situación de hambre extrema si se enfrentaban a un factor de estrés adicional, lo que suscitaba preocupación, en particular a la luz de la evolución de la pandemia.

No menos urgente es que la pandemia amenaza con complicar las crisis existentes -como conflictos, desastres naturales, el cambio climático, plagas e infestaciones- que ya están ejerciendo presión sobre nuestros sistemas alimentarios y provocando inseguridad alimentaria en todo el mundo.

"En respuesta a la actual emergencia, la Coalición Alimentaria respaldará los actuales esfuerzos de la FAO para ayudar a los países a volver a avanzar con vistas a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en cuanto a la reducción del hambre y la malnutrición", dijo la Sra. Beth Bechdol, Directora General Adjunta de la FAO. "Alentamos a todos nuestros Miembros a unirse a esta iniciativa, un enfoque ejemplar para aprovechar el capital y la voluntad política de alto nivel con objeto de evitar una escalada de la pandemia de una crisis sanitaria a una crisis alimentaria".

"La escala mundial de la pandemia exige un esfuerzo renovado para erradicar el hambre en el mundo", dijo la Excma. Sra. Emanuela del Re, Viceministra de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Italia. "Por ello, el enfoque de la cooperación de Italia tiene por objeto reforzar el vínculo entre la intervención humanitaria y el desarrollo, creando sistemas alimentarios resilientes y reforzando las cadenas de suministro sostenibles. Proseguiremos esta acción apoyando el desarrollo ulterior de la iniciativa de la FAO, la Coalición Alimentaria, promovida por Italia".

"Deseo expresar mi plena satisfacción al ver que la propuesta italiana de establecer una Coalición Alimentaria ha recibido desde el principio el apoyo inmediato de tantos países, incluidos la Argentina, Egipto, los Estados Unidos de América, Nigeria, los Países Bajos y otros países que están comunicando su interés en estos momentos", dijo la Excma. Sra. Marina Sereni, Viceministra de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Italia.

Fomentar esfuerzos conjuntos para hacer frente a los efectos a largo plazo de la COVID‑19

A fin de reducir al mínimo los efectos de la actual emergencia a largo plazo, la Coalición respaldará los esfuerzos de la FAO para promover sistemas resilientes y sostenibles de producción de alimentos , mejorar la nutrición, aumentar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, especialmente las mujeres, los jóvenes, los pueblos indígenas y los agricultores familiares, al tiempo que se abordan las perturbaciones causadas por la COVID‑19.

La Coalición Alimentaria también complementará el Programa integral de la FAO de respuesta y recuperación, que prevé siete esferas prioritarias clave y que se puso en marcha a principios de este mes, y se beneficiará de él.

Photo: ©FAO/
Farmers in Somalia queue at a registration point to receive assistance during the cropping season.