FAO.org

Home > Media > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Un nuevo acuerdo para librar a Europa oriental, el Cáucaso y Asia central de los plaguicidas obsoletos

La UE y la FAO invierten en un modelo para el manejo de residuos peligrosos y la protección sostenible de los cultivos

Foto: ©FAO/Alessandra Benedetti
Una alianza para proteger la salud humana y el medio ambiente
12 de abril de 2012, Roma - Doce países de Europa oriental, el Cáucaso y Asia central comenzarán a trabajar con la Unión Europea (UE) y la FAO para manejar sus cuantiosas reservas de plaguicidas obsoletos en una alianza que ha sido presentada en la sede de la FAO en Roma.

Se calcula que unas 20 000 toneladas de plaguicidas obsoletos -casi la mitad de los existentes a nivel mundial-, se encuentran en doce ex repúblicas de la antigua Unión Soviética. Almacenados en miles de lugares sin ninguna protección, plantean una seria amenaza para la salud de las personas y para el medio ambiente.

Durante los próximos cuatro años, la UE y la FAO invertirán 7 millones de euros para ayudar a estos países -Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Kazajstán, Kirguistán, Moldavia, la Federación de Rusia, Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania y Uzbekistán- en el manejo de plaguicidas obsoletos y la reducción del riesgo derivado de las actuales reservas. Al mismo tiempo, el proyecto creará capacidad para reducir los riesgos de los plaguicidas utilizados en la agricultura y evitar el almacenamiento de nuevas reservas en el futuro.

"En las últimas décadas fuimos capaces de incrementar la producción de alimentos de forma importante, pero a base de un enorme coste medioambiental", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva. "Una de las consecuencias -añadió- de haber adoptado una agricultura con un uso intensivo de productos químicos son los bidones de plaguicidas obsoletos desperdigados y abandonados por el mundo".

"Los plaguicidas pueden ser un insumo agrícola importante, pero necesitan ser utilizados en forma responsable, preservando la salud humana y el medio ambiente de sus efectos adversos. En nuestra búsqueda de sostenibilidad y para lograr alimentar a una creciente población al tiempo que conservamos el medio ambiente, tenemos que analizar bien las diferentes opciones que tenemos para proteger los cultivos y mejorar la productividad. Ello incluye el uso de medios naturales para proteger y mejorar los rendimientos agrícolas a través de la intensificación sostenible y las técnicas de "ahorrar para crecer" (save and grow, ndr), como las denominamos en la FAO, explicó Graciano da Silva.

Catalizador

"La UE ha establecido un dialogo sobre políticas y una cooperación sobre cuestiones medioambientales con sus vecinos de Europa oriental y sus socios centroasiáticos", señaló la Embajadora de la UE Laurence Argimon-Pistre.

"En su nueva Política de Vecindad, la UE continuará su búsqueda de un nivel más elevado de protección ambiental con sus vecinos del Este y está comprometida a combatir la degradación medioambiental", añadió. "Aquí se incluyen los pesticidas obsoletos y otros productos químicos peligrosos, cuyos riesgos para el ambiente y la salud no solo afectan a la región, sino también a la UE".

La UE contribuye con 6 millones de euros a la iniciativa y la FAO, que actuará como organismo responsable de la ejecución, ha destinado un millón de euros. Esta iniciativa pretende actual como un catalizador para el desarrollo del manejo de deshechos peligrosos y plaguicidas obsoletos en la región, ayudando con los recursos necesarios para el apoyo técnico y de políticas que permita a los países ayudarse a sí mismos.

Trabajar juntos

Aunque las actividades incluirán la eliminación real de los depósitos, la prioridad se centra en la creación de capacidad, por ejemplo en las áreas de reforma legislativa, procesos de registro de los plaguicidas, promoción de alternativas al uso de los productos químicos más peligrosos y el desarrollo de estrategias de comunicación para concienciar a los campesinos y la población.

Otro objetivo importante es establecer un foro regional destinado a la movilización de los recursos adicionales necesarios para una limpieza a gran escala y a la creación de un sistema de alcance regional capaz de hacer frente a los desafíos futuros planteados por los plaguicidas. Otras actividades transversales incluyen un estudio de la capacidad de gestión de residuos a nivel regional y la creación de un centro de formación igualmente a nivel regional.

El desarrollo de vínculos entre las iniciativas en marcha para garantizar que todas las partes trabajan unidas es clave para conseguir el objetivo general de eliminar los materiales tóxicos de la región. 

En esta iniciativa, la FAO y la UE trabajan unidas con socios como la OMS, el PNUMA y las Secretarías de las Convenciones de Rótterdam, Estocolmo y Basilea y ONGs internacionales entre las que figuran, entre otras, la Cruz Verde y la Asociación Internacional de HCH y Plaguicidas y el sector privado.