FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Los pequeños agricultores necesitan más apoyo público

Su papel es clave para alimentar a una población en crecimiento

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
Los pequeños campesinos necesitan apoyo gubernamental

1 de junio de 2012, Roma - Los gobiernos deben desempeñar un papel más activo en apoyo de los pequeños agricultores, si se quiere sean suficientemente productivos para ayudar a alimentar a una población mundial en crecimiento.

El mundo necesita producir un 60 por ciento más de alimentos para más de 9 000 millones de personas en 2050, y existe un amplio consenso sobre que los pequeños campesinos aportarán una gran parte de esos alimentos adicionales.

"Los pequeños campesinos no pueden seguir siendo considerados como parte del problema del hambre. Son una parte importante de la solución y son cruciales para promover la agricultura sostenible y la gestión de nuestros recursos naturales", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva en la apertura de la sesión del Comité de Problemas de Productos Básicos (CCP, por sus siglas en inglés) de la FAO.

La política del sector público


Según señala el informe discutido por el Comité esta semana, "es imperativo una mejor comprensión en la identificación de políticas de intervención del sector público para aumentar la participación de los pequeños campesinos en los mercados".

Los elementos clave que determinan si -y en qué grado- los pequeños productores entran en el mercado como vendedores son la capacidad de utilizar sus activos de manera productiva, una infraestructura eficiente y mercados accesibles, según el informe.

Para los productores que practican la semi-subsistencia, y en particular aquellos que viven en lugares remotos, un primer paso sería facilitar la participación en los mercados locales.

Compensar los riesgos


En otros casos, las actuaciones del gobierno pueden incluir la compensación de riesgos para los inversores potenciales; subvenciones públicas temporales para insumos tales como semillas y fertilizantes, facilitar la concesión de créditos a los agricultores de zonas remotas, el apoyo a los productores en el cumplimiento de normas comerciales más estrictas, y la promoción de alianzas entre el sector público y el privado para la provisión de la infraestructura que requiere el mercado.

La FAO puede ayudar a los países miembros a determinar las mejores políticas disponibles mediante la mejora de la comprensión de la participación en el mercado de sus pequeños agricultores, la sensibilización de las partes interesadas sobre las distintas opciones que se presentan ante ellos y la creación de su capacidad para identificar, formular e implementar las intervenciones más apropiadas.

El Comité subrayó la necesidad de identificar con mayor precisión las limitaciones que impiden una mayor integración de los pequeños productores en el mercado. Las políticas y estrategias para apoyar la integración de los pequeños agricultores en los mercados y cadenas de valor, constituyen una prioridad para el CCP, según el Comité.