FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La Unión Europea moviliza 5 millones de euros para mantener la diversidad de los cultivos

Anuncian una contribución de 5 millones de euros para el fondo del tratado de recursos fitogenéticos en la conferencia Río+20

Foto: ©FAO/ITPGRFA/Sandro Cespoli
Mercado en Perú

21 de junio de 2012, Río de Janeiro - La Unión Europea apoya con 5 millones de euros (más de 6,5 millones de dólares EEUU) al Fondo de Distribución de Beneficios del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, según informó hoy la FAO.

El anuncio tuvo lugar en una reunión ministerial de alto nivel sobre el tratado en la Conferencia Río+ 20 de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible.


El Fondo de Distribución de Beneficios ayuda a los campesinos en los países en desarrollo a gestionar la diversidad de los cultivos para la seguridad alimentaria y la adaptación al cambio climático.


Se trata de la mayor contribución individual al Fondo de Distribución de Beneficios desde su creación en 2008. Ayudará a aumentar la capacidad de los pequeños agricultores para gestionar los cultivos tradicionales como la papa, el arroz, la yuca, el trigo y el sorgo.

"La diversidad fitogenética es un factor clave para la agricultura sostenible. Compartimos el compromiso de garantizar que los ecosistemas del planeta -y en el caso específico de la FAO los ecosistemas agrícolas- gozen de buena salud y sean sostenibles", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en la segunda mesa redonda ministerial de alto nivel sobre el Tratado Internacional en Río+20.

El encuentro se centró en los beneficios potenciales que el Tratado puede aportar a la biodiversidad, la mitigación del cambio climático y la sostenibilidad. La FAO alberga la Secretaría del Tratado, que entró en vigor en 2001.


La Unión Europea se adhirió al Tratado en 2004 y ésta es la primera ocasión en que un miembro del Tratado que no es un país concreto contribuye al Fondo. El paquete de financiación viene precedido de contribuciones de Australia, Alemania, Italia, Noruega, España y Suiza.


El Fondo de Distribución de Beneficios está gestionado por 127 países y aborda la seguridad alimentaria en un momento en que el cambio climático y otras amenazas están contribuyendo a una pérdida masiva de la diversidad genética de los cultivos. El Fondo respalda ya proyectos en 21 países mediante la promoción de una planificación innovadora y soluciones prácticas para la utilización de la biodiversidad de los cultivos en las zonas afectadas por el cambio climático, la pobreza rural o la inseguridad alimentaria.


"Necesitamos pleno compromiso político y financiero en apoyo de la agricultura sostenible si queremos garantizar la seguridad alimentaria en todo el mundo al tiempo que aseguramos la conservación de nuestros recursos naturales, como la biodiversidad", dijo Dacian Ciolos, Comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural.


"En este contexto, reforzar la implementación del Tratado Internacional será esencial para hacer frente a grandes desafíos para la seguridad alimentaria como el cambio climático", añadió Ciolos.


"Los agricultores, como administradores de la diversidad genética, tienen mucho que ofrecer tanto a sus propias comunidades como al mundo entero gracias a sus esfuerzos para conservar y mejorar sus cultivos mediante la mejora y selección, y poniéndolos también a disposición de los demás para su utilización", dijo Lars Peder Brekk, Ministro noruego de Agricultura y Alimentación y Presidente del Equipo de Tareas de Alto Nivel del Tratado.

El tratado reconoce los “derechos de los agricultores” e incluye entre ellos el derecho a participar equitativamente en el reparto de beneficios y en la toma de decisiones a nivel nacional sobre la cuestión de los recursos genéticos.

“La participación de agricultores de pequeña escala y otros socios en este proceso, desde las organizaciones del sector civil al sector privado, no es sólo bienvenida sino necesaria”, dijo Graziano da Silva.

El Tratado de Recursos Fitogenéticos está constitucionalmente ligado a la Convención de Diversidad Biológica e incrementa la cooperación de FAO con la Convención en el campo de los recursos genéticos.

Durante la mesa de alto nivel fue anunciada una iniciativa conjunta de cooperación entre el Tratado y la Convención para consolidar aún más la gobernanza de todos los recursos fitogenéticos para alimentos y agricultura bajo el Tratado en la FAO.

Criterios científicos


"Una de las características únicas del Fondo de Distribución de Beneficios es el proceso transparente que rige la asignación de fondos. Después del anuncio ampliamente difundido de cada llamamiento, todas las propuestas recibidas son evaluadas con criterios científicos establecidos por expertos internacionales para financiar los mejores proyectos ", explicó Shakeel Bhatti, Secretario del Tratado Internacional.

Otra característica fundamental del Fondo que se debatió durante esta segunda mesa redonda de alto nivel es su enfoque específico en las actividades de conservación y uso sostenible en los países y regiones en desarrollo que carecen de financiación adecuada por otras vías. La contribución de la Unión Europea hará posible diversas actividades, entre las que figuran:

  • Evaluación, selección y gestión en la explotación agrícola de variedades de semillas locales e introducidas
  • Conservación de las variedades locales y amenazadas en bancos de genes nacionales o internacionales o desarrollo de bancos de genes locales y comunitarios
  • Documentación e intercambio de conocimientos locales e indígenas que aportan valor a los cultivos y variedades locales
  • Transferencia de tecnologías para la conservación y uso sostenible de los recursos fitogenéticos a los agricultores e instituciones seleccionadas en los países en desarrollo
  • Establecimiento de vínculos entre los campesinos y las comunidades de otros lugares para fomentar el intercambio de material genético y la información sobre ese material, que ayudará a los agricultores a afrontar el cambio climático.