FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Las dietas deben ser sostenibles, según la FAO y Bioversity

Es necesario actuar de inmediato para mejorar la salud de los seres humanos y del planeta

Foto: ©AFP/Aizar Raldes
Campo de quinua en Bolivia

8 de agosto de 2012, Roma - Es necesario actuar de inmediato para promover dietas sostenibles y la biodiversidad de los alimentos con el fin de mejorar la salud de los seres humanos y del planeta, según se insta en un libro recién publicado por la FAO y Bioversity International.

"A pesar de los muchos éxitos de la agricultura en las últimas tres décadas, es evidente que los sistemas alimentarios y las dietas no son sostenibles", afirma Barbara Burlingame, asesora principal de la Dirección de Nutrición y Protección del Consumidor (FAO), en un prefacio al libro Dietas sostenibles y biodiversidad.

"Mientras que más de 900 millones de personas en el mundo sufren de hambre, un número superior - alrededor de 1 500 millones- tienen sobrepeso o son obesos, y se estima que 2 000 millones sufren deficiencia de micronutrientes como la vitamina A, hierro, o carencia de yodo", señala Burlingame.

El problema de alimentar a la creciente población mundial ha sido visto hasta ahora en gran medida en términos de proporcionar cantidades suficientes de alimentos, indica el libro. Pero el ritmo de pérdida de biodiversidad y degradación de los ecosistemas y los problemas de salud derivados, hace que sea urgente planterase la calidad de los sistemas agrícolas y alimentarios. Las dietas insuficientes están vinculadas a un notable incremento de las enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, en todo el mundo.

Huellas profundas

La agricultura industrial con un uso intensivo de insumos y el transporte de larga distancia han hecho que los hidratos de carbono refinados y las grasas sean asequibles y estén disponibles en todo el mundo, dando lugar a una simplificación general de las dietas y la dependencia de un número limitado de alimentos energéticos. Pero este tipo de alimentos carecen de nutrientes de calidad y conllevan elevadas emisiones de carbono y consumo de  agua. Los alimentos baratos y de elevado poder calórico han tenido también un coste en relación a los sabores, la diversidad y las tradiciones culturales.

En la actualidad sólo tres importantes cultivos básicos -maíz, trigo y arroz-, proporcionan el 60 por ciento de la energía alimentaria de origen vegetal a nivel mundial, mientras que, con el aumento de los ingresos en las economías en desarrollo, un gran número de personas están abandonando los alimentos tradicionales de origen vegetal por dietas ricas en carne, productos lácteos, grasas y azúcar.

El libro sostiene que las dietas y los métodos modernos de producción de alimentos juegan un papel importante en la disminución de la diversidad genética de plantas y animales, con 17.291 especies de un total de 47.677 censadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) consideradas en peligro de extinción.

Necesidad urgente

"Hay una necesidad urgente de cambiar el paradigma de la producción agrícola con el fin de integrar la dimensión de la calidad nutricional en nuestras decisiones sobre qué producir y dónde", escribe Emile Frison, Director General de Bioversity International, que tiene su sede en Roma.

"Esto nos obliga a ir más allá de los alimentos básicos y fijarnos en los cientos y miles de especies vegetales y animales olvidadas e infrautilizadas y que pueden significar la diferencia entre una dieta sostenible y otra insostenible".

En Kenya, por ejemplo, Bioversity ha ayudado con éxito a reintroducir una serie de hortalizas de hoja verde -hasta hace poco consideradas como alimento de personas pobres- en las dietas y los mercados locales. La promoción de plantas tradicionales, como hierba mora, caupíes, hojas de calabaza, cintas y espinacas de la India ha aumentado la demanda tanto en los hogares y en el mercado. Los pequeños agricultores también se benefician.

En la India, algunos cereales saludables, como el mijo mayor y el mijo africano se han reintroducido en las zonas donde habían sido abandonados debido a las políticas gubernamentales que promueven la producción de yuca para almidón. También se está trabajando para promover cereales nativos andinos como la quinua el "grano de oro de los Incas", y el amaranto a nivel internacional. Las Naciones Unidas han declarado 2013 como el Año Internacional de la quinua.

Gran esfuerzo

"La transición de las dietas basadas en alimentos energéticos con alto contenido de grasas y azúcares no es inevitable", escribe Frison. "Debemos hacer un gran esfuerzo -añade- para garantizar que todas las personas en el mundo no sólo tienen una alimentación adecuada, sino una nutrición adecuada para satisfacer sus necesidades".

"Nuestros sistemas alimentarios deben ser objeto de transformaciones radicales para una utilización más eficiente de los recursos y mayor eficiencia y equidad en el consumo de alimentos y hacia dietas sostenibles, asegura por su parte Burlingame.

"Las dietas sostenibles pueden suponer el consumo de alimentos con una menor huella de carbono y consumo hídrico, promover el uso de la biodiversidad alimentaria, incluidos los alimentos tradicionales y locales, con sus muchas especies y variedades ricas en nutrientes", añade Burlingame. "También pueden contribuir a una transición hacia una agricultura orientada hacia la nutrición y respetuosa con el clima y sistemas alimentarios basados igualmente en la nutrición."