FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

El índice de precios de los alimentos de la FAO se mantiene estable

Da Silva: el dato es "tranquilizador" pero es necesario mantener la vigilancia

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
Los precios de los alimentos se mantuvieron estables en agosto

6 de septiembre de 2012, Roma - El Índice de la FAO para los precios de los alimentos tuvo un promedio de 213 puntos en agosto de 2012, sin cambios con respecto al mes de julio.

Al presentar el Índice en una conferencia de prensa en la sede de la FAO en Roma, el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, aseguró: "es un dato tranquilizador. Aunque debemos mantener la vigilancia, los precios actuales no justifican hablar de una crisis alimentaria mundial"."Pero la comunidad internacional -añadió- puede y debe moverse para calmar más a los mercados".

El Índice de la FAO para los precios de los alimentos se disparó un seis por ciento en julio, después de tres meses de descensos.

El índice de agosto mostró que los precios internacionales de cereales, aceites y grasas apenas variaron en agosto, pero los precios del azúcar cayeron bruscamente, compensando el aumento de la carne y los productos lácteos.
 
Aunque todavía es elevado, el índice de precios de la FAO se sitúa actualmente 25 puntos por debajo de su máximo de 238 puntos en febrero de 2011 y 18 puntos por debajo de su nivel de agosto 2011. El Índice de la FAO para los precios de los alimentos mide la variación mensual de los precios internacionales de una cesta de alimentos básicos.

El índice de la FAO para los precios de cereales promedió 260 puntos en agosto, igual que en julio, con algunos incrementos en el trigo y el arroz que compensaron un ligero debilitamiento en el maíz. El deterioro de las perspectivas para las cosechas de maíz en Estados Unidos y de trigo en la Federación de Rusia, impulsaron inicialmente la cotización de las exportaciones, pero los precios bajaron hacia final del mes tras las abundantes lluvias en las zonas más afectadas por la sequía en EEUU y el anuncio de que Rusia no impondría restricciones a la exportación. La renovada demanda de importaciones sostuvo la cotización internacional del arroz.

Menor equilibrio entre oferta y demanda

Las previsiones más recientes confirman también una reducción significativa del equilibrio entre la oferta y la demanda mundial de cereales en la temporada comercial 2012/13. La nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales -que se publica conjuntamente con el índice de precios de los alimentos-, indicaba que la producción mundial de cereales no será suficiente para cubrir totalmente la utilización prevista en 2012/13, apuntando a una mayor reducción de las reservas mundiales de cereales de lo que se había previsto anteriormente.


La última previsión de la FAO relativa a la producción mundial de cereales en 2012 se sitúa en 2 295 millones de toneladas, 52 millones de toneladas menos (un 2,2 por ciento), con respecto al récord registrado en 2011. Este pronóstico es un 4 por ciento menos de lo estimado en el informe anterior de la FAO en julio, debido principalmente al empeoramiento de las perspectivas de producción de maíz en Estados Unidos a causa de una sequía grave y generalizada.


La utilización mundial de cereales en 2012/13 se prevé en 2 317 millones de toneladas, ligeramente inferior a la temporada anterior y un 2 por ciento por debajo de la tendencia de los últimos 10 años. Se considera que los elevados precios de los cereales suponen un freno para la demanda, sobre todo para la producción de etanol a partir del maíz.

Cereales secundarios


La producción mundial de cereales secundarios -maíz, cebada, sorgo, mijo, centeno y avena- se estima alcance 1 148 millones de toneladas en 2012, 17 millones de toneladas, (un 1,5 por ciento) respecto a 2011. El descenso previsto responde principalmente a una menor cosecha de maíz, que se espera disminuya a 864 millones de toneladas en 2012, 20 millones de toneladas menos que en 2011.


La previsión de la FAO para la producción mundial de trigo también se ha rebajado de julio. Se prevé que la producción mundial de trigo alcance 663 millones de toneladas en 2012, 15 millones de toneladas, (un 2 por ciento), respecto al pronóstico anterior. La producción de trigo en la Federación de Rusia se prevé disminuya en un 29 por ciento, quedando en 40 millones de toneladas, con respecto a 2011, mientras que la producción parece también que sufrirá un fuerte descenso en Kazajstán y Ucrania, del 47 y 37 por ciento respectivamente. Por el contrario, se calcula que la producción de trigo en EEUU aumentará en un 13,5 por ciento para alcanzar un nivel por encima  de la media de 61,7 millones de toneladas, al tiempo que se esperan igualmente cosechas récord en la India y China.


Otros alimentos básicos

En cuanto a los precios de otros alimentos básicos, el índice de la FAO para los precios de los aceites y grasas obtuvo un promedio de 226 puntos en agosto, sin cambios desde julio. El aumento de los precios del aceite de soja y el fortalecimiento de los aceites de girasol y de colza se vieron compensados por la debilidad persistente de la cotización del aceite de palma.

El índice de la FAO para los precios de la carne fue de 170 puntos en agosto, 4 puntos, (un 2,2 por ciento) por encima respecto a julio. Todos los precios de la carne subieron, pero la mayor parte de este impulso provino de los sectores porcino y avícola, que realizan un consumo intensivo de cereales. El aumento del precio en agosto sigue a tres meses consecutivos de descensos.

El índice de la FAO para los precios de productos lácteos fue de 176 puntos en agosto, 3 puntos superior (un 1,6 por ciento) respecto a julio, sostenido por el aumento en los precios de la leche en polvo desnatada, la caseína, la mantequilla y la leche en polvo entera, mientras que los precios del queso se mantuvieron estables. Gran parte de la reciente fortaleza se deriva de una demanda firme combinada con las limitaciones de producción en las zonas afectadas por la sequía y el aumento del coste de los piensos.

El índice de la FAO para los precios del azúcar tuvo un promedio de 297 puntos en agosto, 27,7 puntos menos (un 8,5 por ciento) en relación a julio, y 97 puntos (un 25 por ciento) respecto a agosto del año pasado. La fuerte caída de este mes en los precios del azúcar refleja las perspectivas de un aumento de la producción y condiciones meteorológicas más favorables en Brasil -el mayor exportador mundial de azúcar- que favorecerán a la cosecha de caña de azúcar, y la recuperación de las lluvias del monzón en la India.