FAO.org

Home > Media > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Rusia: el sector forestal necesita modernizarse con innovación e inversiones

La FAO publica un estudio de las perspectivas del sector forestal ruso hasta 2030

Foto: FAO/Vasily Maksimov
El sector forestal ruso necesita innovación y nuevas tecnologías para maximizar su enorme potencial. Bosque de Kaybitsky, Tatarstán

25 de septiembre 2012, Roma - El sector forestal de la Federación de Rusia debe modernizarse a través de innovaciones y tecnologías de vanguardia para maximizar su potencial de mitigar el cambio climático mundial y como fuente importante de madera, según un nuevo estudio presentado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Gobierno de la Federación de Rusia.


Con una extensión que va desde el mar Báltico hasta el océano Pacífico, Rusia posee más de una quinta parte de los bosques del planeta, lo que lo convierte en el país con mayor superficie forestal del mundo. Sin embargo, el potencial de los bosques rusos está infrautilizado y la participación de Rusia en el comercio mundial de productos forestales supone menos del cuatro por ciento. La falta de gobernanza, equipos obsoletos y la insuficiente financiación figuran entre los principales factores que impiden el desarrollo del sector forestal ruso, según el informe.


El informe Estudio de las perspectivas del sector forestal ruso hasta 2030 pide que se actue de inmediato para su modernización, incrementando su atractivo para los inversores, estimulando la demanda interna de productos forestales -tales como viviendas y muebles de madera-, haciendo frente a la cuestión de la tala ilegal y reformando las instituciones y la legislación forestal pública.


"El estudio amplía nuestro conocimiento sobre las enormes oportunidades y el potencial de desarrollo del sector forestal de la Federación de Rusia", aseguró el Subdirector General de la FAO y responsable del Departamento Forestal, Eduardo Rojas-Briales. "La modernización de los bosques rusos -añadió- tendrá un impacto positivo a nivel social, económico y ambiental en la Federación de Rusia y contribuirá al desarrollo de la silvicultura mundial, la industria forestal, el comercio de la madera y el medio ambiente."


Se necesitan más inversiones


Según el estudio, en 2030 la superficie forestal de la Federación de Rusia aumentará en casi un 1,5 por ciento, de 882 millones de hectáreas en 2010 hasta 895 millones de hectáreas, lo que supone un incremento anual de 660 000 hectáreas. Este aumento derivará principalmente de la reforestación artificial y natural de las tierras agrícolas abandonadas y, como resultado de la expansión de los bosques en terrenos que no son boscosos y la tundra.


El estudio estima que si el flujo de inversiones en el sector forestal se multiplica por cinco desde su nivel actual -de unos 2 000 millones de dólares EEUU a cerca de 10 000 millones anuales-, la producción de madera en rollo en la Federación de Rusia se duplicará para el año 2030, pasando de 143 000 de metros cúbicos en 2010 a más de 300 millones. En condiciones tan favorables, la producción de pulpa y papel debería crecer para 2030 de 7,7 millones de toneladas en 2010 a 25,5 millones de toneladas, según el informe. Para alcanzar estos objetivos será necesaria una mejora radical en el entorno de las inversiones en Rusia.


El impacto del cambio climático en Rusia


Los bosques en la Federación de Rusia juegan un papel crucial en la estabilización del clima del planeta. Por ejemplo, el país aportó más del 90 por ciento de los sumideros de carbono de los bosques boreales del mundo en el período 2000-2007. Las estimaciones sobre el promedio de la retención de carbono en los bosques rusos durante los últimos 10 años se sitúan entre 500 y 700 millones de toneladas por año.


Existe un grave riesgo, sin embargo, de que las emisiones de carbono de las áreas cubiertas por el permafrost de Rusia superen en varias veces a las actuales emisiones derivadas de la deforestación tropical, si el calentamiento global se convierte en una realidad.


Se trata de un problema que afecta a todo el mundo, aún no reconocido por la comunidad internacional, según el informe. Por ello se recomienda un análisis más detallado del problema de los procesos de permafrost a nivel internacional y su inclusión en el proceso de negociación en curso sobre el cambio climático.