FAO.org

Home > Media > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La Unión Africana, la FAO y el Instituto Lula unen esfuerzos para luchar contra el hambre en África

La seguridad alimentaria en África una prioridad clave

Photo: ©AU Communications
De izquierda a derecha: Luiz Inácio Lula da Silva, Nkosazana Dlamini Zuma y José Graziano da Silva.
Addis Abeba, 21 de noviembre, 2012 - La Comisión de la Unión Africana (CUA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Lula de Brasil anunciaron hoy que trabajarán conjuntamente para ayudar a erradicar el hambre y la desnutrición en África.

La decisión fue adoptada en una reunión entre el Presidente de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini Zuma, el Director General de FAO, José Graziano da Silva, y el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, Presidente de Honor del Instituto que lleva su nombre.

Este esfuerzo reúne el liderazgo de la CUA, la experiencia técnica de la FAO y el renovado compromiso de luchar contra el hambre, así como el respaldo político del ex presidente de Brasil, Lula Da Silva. El conocimiento y el apoyo de otros socios internacionales, regionales y nacionales, también ayudará a fortalecer esta alianza.

Durante la reunión, en la sede de la Unión Africana en Addis Abeba, las tres partes acordaron convocar una reunión de alto nivel con los líderes africanos e internacionales sobre "Nuevos enfoques unificados para acabar con el hambre en África". La reunión se celebrará en Addis Abeba los días 4 y 5 de marzo de 2013.

"La seguridad alimentaria es una de las prioridades clave de la Unión Africana. África tiene el potencial para aumentar su producción agrícola, dado que casi el 60% de la tierra cultivable en el continente aún no se utiliza. Este enorme potencial puede hacer una diferencia real en la mejora de la producción agrícola y la seguridad alimentaria. Es hora de ir más allá de la producción agrícola de subsistencia y estudiar la manera de finalmente embarcarse en la producción agroindustrial ", dijo la Dra. Dlamini-Zuma.

El presidente Lula enfatizó su disposición a compartir con la FAO y Unión Africana las experiencias exitosas de Brasil en la lucha contra el hambre y en la promoción de un desarrollo más inclusivo y de la distribución del ingreso a través de transferencias de efectivo. También habló del "milagro" que se necesita para impulsar la producción agrícola.

"El milagro permite que las personas pobres tengan acceso al crédito y a la tecnología. Queremos que las personas pobres aprendan que con el crédito y la tecnología van a producir más, comer mejor, tener excedentes para vender y disponer de un ingreso adicional para mejorar la vida de sus familias ", dijo Lula da Silva.

"La construcción de una alimentación y nutrición seguras en África exige una mejor gobernanza, una voluntad política renovada y el firme compromiso de trabajar conjuntamente a través programas innovadores e integrales de seguridad alimentaria y nutricional, y de estrategias participativas", dijo Graziano Da Silva. "Este es un esfuerzo liderado por África y apoyado por socios como la FAO y el Instituto Lula", agregó.

Dlamini-Zuma, Lula da Silva y Graziano da Silva coincidieron en la importancia de centrar los esfuerzos en el fortalecimiento de la participación de las mujeres en la agricultura y en los sistemas alimentarios, y en la inversión en infancia y juventud.

Las mujeres están muy involucradas en la agricultura, por lo tanto, nuestros programas deben tener en cuenta el enfoque de género y la participación de los jóvenes", dijo la Dra. Dlamini-Zuma. "También hemos acordado trabajar juntos en una de las iniciativa estrella de la Unión Africana, el Programa de Desarrollo de Infraestructuras en África (PDIA), para promover el desarrollo de infraestructuras en el continente. Sin una infraestructura apropiada nunca podremos alcanzar nuestro máximo potencial en el desarrollo ", añadió.

Los tres líderes discutieron la relación entre conflicto, hambre, paz y seguridad alimentaria. "La seguridad alimentaria es la mejor arma para promover la paz", resumió Graziano da Silva.

África libre de hambre - visión compartida

La alianza estará basada en una visión compartida de que África libre de hambre es una meta posible y que concentrar los esfuerzos puede permitir progresos tangibles en la seguridad alimentaria y nutricional, revirtiendo así el aumento de personas sub nutridas en el continente, que pasaron de 175 millones, a inicios de los noventas, a 239 en la actualidad.

Aunque aún persisten muchos desafíos en el continente africano, Zuma, Lula da Silva y Graziano da Silva señalaron que hay diversos ejemplos positivos de países que están realizando progresos significativos en materia de seguridad alimentaria y nutricional. Casos exitosos como el de Brasil, y el de otros países, pueden ser utilizados para aprender y construir sobre aquello que funciona.

En relación a la focalización de las áreas de acción , los líderes coincidieron acerca de la necesidad de escalar y construir en base a iniciativas exitosas ya existentes y promover el intercambio de conocimiento entre países. Enfatizaron que el diálogo al más alto nivel debe ser promovido para reforzar el compromiso político en la lucha contra el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

En esta oportunidad, se destacó que aún queda mucho por hacer en materia de coordinación, distribución y empleo de los recursos financieros y humanos, así como el fortalecimiento de las capacidades regionales y nacionales. Es en este contexto que esta alianza busca agregar valor a los esfuerzos ya existentes a través de acciones concretas para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional en África.

Aprendiendo y construyendo de aquello que funciona

Esta renovada alianza tiene la intención de identificar todos los factores políticos, económicos, sociales y humanos que conducen al mejoramiento sostenible del crecimiento inclusivo,  la seguridad alimentaria y nutricional.

Además, proporcionará un valor agregado a las iniciativas y programas en curso mediante el aprovechamiento de un compromiso político firme y dando el impulso necesario para una participación más amplia de otros organismos nacionales e internacionales, con la inclusión del sector privado, el fortalecimiento del papel de la sociedad civil, el aprendizaje entre pares desde las experiencias nacionales exitosas y la capitalización de nuevas formas de asociación innovadoras y solidarias.