FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La UE y la FAO subrayan su apoyo a la nutrición y la seguridad alimentaria en Malawi

El Comisario de Desarrollo Piebalgs, y el Director General de la FAO, Graziano da Silva, realizan una visita de alto nivel al país africano

Foto: ©FAO/Eddie Gerald
Malawi ha logrado avances en la lucha contra el hambre, pero la desnutrición sigue siendo endémica

5 de marzo de 2013, Bruselas/Roma/Lilongwe - Durante una visita de alto nivel a Malawi, el Comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, y el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, se reúnen hoy con la Presidenta Joyce Banda para discutir los retos del país sobre nutrición y seguridad alimentaria y subrayar el apoyo permanente de la UE y la FAO en este campo.

Malawi ha logrado avances en la lucha contra el hambre, pero la desnutrición sigue siendo endémica en el país, con más del 47% de los niños sufriendo retraso en el crecimiento (cuando su crecimiento se ve limitado debido a la falta de acceso a alimentos nutritivos), lo que afecta a su desarrollo. También provoca una mayor vulnerabilidad a enfermedades como el VIH/SIDA, malaria y tuberculosis.

En declaraciones antes de la reunión, el Comisario de Desarrollo, Andris Piebalgs, aseguró que: "la UE y la FAO comparten la misma visión sobre la nutrición y la seguridad alimentaria, y trabajaremos juntos para ayudar a Malawi, y a toda África subsahariana, para abordar este problema. Por eso he anunciado mi compromiso de reducir el número de niños con retraso del crecimiento en el mundo en al  menos 7 millones para 2025 y estoy plenamente comprometido a convertir esta promesa en realidad".

Graziano da Silva señaló por su parte que: "Malawi se ha comprometido al más alto nivel a acabar con el hambre y la pobreza extrema. Reconoce el derecho a la alimentación, invierte más del 10 por ciento de su presupuesto nacional en la agricultura y ha pasado de ser importador a exportador de maíz. El resultado es que Malawi está en camino de cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio relacionado con el hambre. La FAO continuará apoyando los esfuerzos del gobierno en la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición y la lucha contra la pobreza extrema, a través de un enfoque integrado y coordinado, que incluya la protección social y otros sectores que contribuyen a estos objetivos ".

Durante diversas reuniones con ministros y autoridades de Malawi, está previsto que Piebalgs y Graziano da Silva hagan hincapié en la importancia de contar con mecanismos de coordinación eficientes y eficaces entre los distintos ministerios con el fin de garantizar la seguridad alimentaria.

Su visita incluye una serie de proyectos de la UE, como centros agrícolas y de seguridad alimentaria, así como una instalación de almacenamiento de cereal financiada por la FAO. También se reunirán con representantes del sector privado, con los que discutirán sobre la importancia de invertir en la agricultura, que emplea el 87% de la población y representa alrededor del 36% del PIB, así como más del 70% de los ingresos por exportación.

Contexto


En noviembre de 2012, en el curso de las Jornadas Europeas del Desarrollo de la UE en Bruselas, el Comisario Piebalgs y la Presidenta Banda firmaron dos acuerdos. El primero, sobre agricultura, por un importe de 63 millones de euros, tenía como objetivo aumentar la productividad agrícola y ampliar la superficie de tierras de regadío, duplicando los ingresos familiares en la agricultura y contribuyendo a un 6% de crecimiento anual en Malawi. La segunda contribución de la UE de 35 millones de euros servirá para financiar transferencias de efectivo a los hogares extremadamente pobres para ayudarles a salir del hambre y la pobreza. Logrará que las familias sean más resistente a impactos como los del alza de precios de los alimentos, al tiempo que también mejorará la escolarización y la salud. Se espera que este apoyo de la UE beneficie a un total de 83 000 familias.

La UE es un donante importante en Malawi, con un gasto de 605 millones de euros en el marco del 10º Fondo Europeo de Desarrollo (FED) entre 2008-2013. Ese dinero se divide entre: Apoyo Presupuestario General (€ 196 millones), agricultura y seguridad alimentaria (€ 188 millones) e interconexión regional (€ 70 millones), centrada en la infraestructura vial. El resto se destina a áreas como gobernanza, comercio, agua, VIH/SIDA y género.

La FAO viene apoyando a Malawi desde 1986, en el diseño e implementación de políticas y programas para mejorar la agricultura, la silvicultura y la pesca y garantizar la seguridad alimentaria y una nutrición adecuada para todos.

El año próximo, la FAO se centrará en apoyar al país en la implementación de su enfoque sectorial agrícola (ASWAp, por su siglas en inglés), que refleja las prioridades de la Estrategia de Crecimiento y Desarrollo de Malawi II y el Programa General para el Desarrollo de la Agricultura en África (CAADP, por sus siglas en inglés) de la Unión Africana.

La FAO, en colaboración con la Comisión de la Unión Africana, la Comisión de la UE y otros socios, como el Instituto Lula de Brasil, pide a sus Estados miembros, la sociedad civil, el sector privado, las comunidades económicas regionales y sus asociados para el desarrollo que se unan a la alianza propuesta para "Intensificar los esfuerzos para acabar con el hambre en África. La participación de la FAO en esta iniciativa deriva de los recientes esfuerzos de la Organización para fortalecer la identificación y suministro de un conjunto bien definido de productos y servicios solicitados por los Estados miembros con el fin de lograr un impacto tangible a nivel de los países. Con este objetivo la FAO está trabajando con todos los Estados miembros en la preparación de marcos de programación por países que identifiquen las áreas prioritarias de intervención.

La nueva estrategia de descentralización de la FAO y esta alianza supondrán una oportunidad de lograr resultados concretos y un máximo de impacto.