FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

38 países alcanzan las metas contra el hambre fijadas para 2015

La FAO elogia que hayan cumplido los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los compromisos de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación

Foto: ©FAO/Roberto Faidutti
Tomates a la venta en un mercado en Ghana.
12 de junio de 2013, Roma - Treinta y ocho países han cumplido los objetivos establecidos internacionalmente en la lucha contra el hambre, anotándose estos éxitos antes del plazo límite fijado para 2015, según ha informado hoy la FAO.

"Estos países están abriendo el camino hacia un futuro mejor. Son la prueba de que con una fuerte voluntad política, coordinación y cooperación, es posible lograr reducciones rápidas y duraderas para el hambre”, dijo el Director General de FAO, José Graziano da Silva.

Graziano da Silva instó a todos los países a mantener el impulso, apuntando a la erradicación total del hambre, de acuerdo con el Desafío Hambre Cero, lanzado en 2012 por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

"A nivel mundial, el hambre se ha reducido en la última década, pero 870 millones de personas todavía están desnutridas, y otros millones de seres humanos sufren las consecuencias de las deficiencias de vitaminas y minerales, incluyendo la falta de crecimiento infantil", dijo el responsable de la FAO.

"Tenemos que mantener nuestros esfuerzos –añadió-, hasta que todo el mundo puede vivir una vida sana y productiva".

Historias de éxito

Veinte países han cumplido con el Objetivo de Desarrollo del Milenio número uno (ODM-1), reduciendo a la mitad la proporción de personas que padecen hambre entre 1990-92 y 2010-2012, según lo establecido por la comunidad internacional en la Asamblea General de la ONU en 2000.

Adicionalmente, 18 países fueron felicitados por alcanzar tanto el ODM-1 como la meta más exigente de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) de reducir a la mitad el número total de personas desnutridas entre 1990-92 y 2010-2012.

El objetivo de la CMA se estableció en 1996, cuando 180 naciones se reunieron en la sede de la FAO para debatir las distintas formas de acabar con el hambre.

Los países que lograron alcanzar solamente el ODM-1 fueron: Argelia, Angola, Bangladesh, Benín, Brasil, Camboya, Camerún, Chile, República Dominicana, Fiji, Honduras, Indonesia, Jordania, Malawi, Maldivas, Níger, Nigeria, Panamá, Togo y Uruguay.

Los que lograron alcanzar tanto el ODM 1 como las metas del CMA han sido: Armenia, Azerbaiyán, Cuba, Djibouti, Georgia, Ghana, Guyana, Kuwait, Kirguistán, Nicaragua, Perú, San Vicente y las Granadinas, Samoa, Santo Tomé y Príncipe, Tailandia, Turkmenistán , Venezuela y Viet Nam.

Los países serán honrados en una ceremonia de alto nivel en la sede de la FAO el 16 de junio, coincidiendo con la semana en que se reúne la Conferencia de la FAO, el máximo órgano de gobierno de la Organización.

Millones de personas siguen sufriendo hambre

Según el informe de la FAO “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2012”, la gran mayoría de las víctimas del hambre, 852 millones, viven en países en desarrollo -alrededor del 15 por ciento de su población - mientras que 16 millones de personas están desnutridas en los países desarrollados.

Además, a pesar de la tendencia general a la baja y los éxitos a nivel nacional, el hambre ha ido en aumento en África en los últimos años.

A nivel mundial, la inseguridad alimentaria es hoy en gran medida un problema de acceso a los recursos y servicios que necesitan las familias para producir, adquirir u obtener suficientes alimentos nutritivos.

La agricultura desempeña un papel fundamental para permitir el acceso a los alimentos. Más del 70 por ciento de los pobres viven en zonas rurales y la mayoría depende directa o indirectamente de la agricultura para su subsistencia. Aumentar la productividad agrícola es, por tanto, un elemento importante en la mejora del acceso a los alimentos.

El Director General de la FAO, dijo que se sentía alentado por las señales de un mayor compromiso de muchos países para acabar con el hambre y la desnutrición a través de la agricultura y el desarrollo sostenible, incluyendo la participación en los programas regionales inspirados en el Desafío Hambre Cero.