FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

África occidental tiene potencial para fortalecer su sector agrícola

La seguridad alimentaria en la región puede mejorar con políticas bien orientadas

Foto: ©FAO/Seyllou Diallo
Venta de verduras en un mercado local en Kerewan, Gambia

18 de diciembre de 2013, Roma – Impulsar la productividad, fomentar la competitividad y garantizar que los pequeños agricultores tengan un mayor acceso a los mercados, son clave para que África occidental desarrolle todo su potencial agrícola, según un nuevo estudio publicado hoy por la FAO y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

La publicación, Reconstruir el potencial alimentario de África occidental, presenta una serie de estudios de caso exitosos, teniendo en cuenta que la región incrementó las inversiones en desarrollo agrícola a raíz de la crisis alimentaria mundial de 2007-2008.

El libro sostiene, sin embargo, que los países podrían beneficiarse mucho del apoyo a las políticas orientadas a un desarrollo agrícola más amplio y una mayor coordinación entre los productores, la industria privada y los sectores público y financiero.

"A pesar de que algunos países de África occidental se comportan mejor que otros, la región se ha quedado atrás respecto a otras zonas de África en materia de infraestructuras básicas, inversiones, investigación y desarrollo y elaboración de productos agrícolas", explicó el economista superior de la FAO Aziz Elbehri, autor de la publicación.

Cultivos alimentarios básicos

El libro argumenta que la región debería dirigir mayores esfuerzos para desarrollar sus cultivos alimentarios básicos, que en el pasado han sido dejados de lado en favor de unos pocos productos para la exportación.

Por ello se sugiere que el maíz y la yuca, dos de los principales pilares de la seguridad alimentaria en África occidental, podrían formar la columna vertebral de una próspera agroindustria debido a sus múltiples aplicaciones en el mercado.

Hay un enorme déficit en la producción de arroz en la región, que actualmente importa un insostenible 70 por ciento de lo que consume.

Y los rendimientos de sorgo y mijo -de enorme importancia para la seguridad alimentaria de 100 millones de personas en el Sahel- podrían duplicarse o triplicarse con ayuda de variedades de semillas mejoradas y fertilizantes.

Pero proporcionar a los agricultores los medios para impulsar los rendimientos de los cultivos alimentarios básicos no es suficiente, según los expertos.

"Los agricultores tienen pocos incentivos para aumentar la producción, si no pueden venderla a causa de los productos importados más baratos y de fácil acceso", indicó Elbehri. "Se necesitan –añadió- políticas e incentivos de mercado para mejorar la competitividad de los cultivos locales e incrementar su cuota en el mercado de consumo".

El autor subraya también la importancia de continuar invirtiendo en cultivos de exportación como algodón, café y cacao, que desempeñan un papel importante en la generación de ingresos y empleo, y apunta a las frutas y verduras tropicales y otros productos de nicho emergentes -como las nueces de marañón y el sésamo (ajonjolí)- como otra área viable para el crecimiento de las exportaciones.

Comercio interregional

Aprovechar el potencial comercial sin explotar, sobre todo dentro de la región, es fundamental para el desarrollo agrícola, asegura la publicación.

Por ejemplo, los países podrían comerciar mucho más maíz cultivado localmente de lo que hacen ahora. Sólo el tres por ciento del maíz cultivado en África occidental se comercializó dentro de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), entre 2005 y 2009, según las cifras de la FAO.

"El verdadero desafío para África occidental es aprender a aprovechar el potencial de comercio intrarregional, pero se trata de una ardua tarea, ya que requiere superar diversas dificultades", según Elbehri.

Entre los obstáculos que los gobiernos deben abordar figuran redes de transporte inadecuadas, exceso de regulación y políticas comerciales enfrentadas entre los diferentes países, todo lo cual da lugar a costosos retrasos en las rutas comerciales de África occidental.

Sistemas inclusivos

Se requieren soluciones innovadoras que involucren tanto el sector público como el privado para mejorar el acceso al crédito y a los mercados para los agricultores a pequeña escala, dice la publicación.

También se subraya que los países deben dar prioridad a los créditos y recursos para las mujeres, que tienen un papel central en las cadenas de valor de los alimentos básicos de la región.

"Ya se trate del arroz precocido en Burkina Faso, la producción de yuca en Camerún o la elaboración de aceite de palma en pequeña escala en Ghana, gran parte de la producción y procesado de alimentos básicos en África occidental la realizan las mujeres", aseguró Elbehri.

"Ellas necesitan apoyo específico para mejorar su acceso a equipos que reducen la mano de obra y créditos para el procesado y comercialización post-cosecha y para reforzar su capacidad técnica y de organización", añadió.

También se destaca la importancia de fortalecer las organizaciones de agricultores, ya que les sitúan en una posición más fuerte para negociar acuerdos con los proveedores y compradores y juegan un papel fundamental en la promoción y el diálogo sobre políticas.

Las recomendaciones clave del nuevo libro tienen como objetivo ayudar a acelerar la implementación de los programas de inversión agrícola a nivel nacional de la región en el marco del Programa general para desarrollo de la agricultura en África (CAADP, por sus siglas en inglés).