FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Los agricultores afectados por el tifón Haiyan necesitan ayuda urgente

Las regiones más dañadas producen un tercio del arroz de Filipinas

Foto: ©REUTERS/Leo Solinap
El tifón afectó gravemente a la temporada secundaria de plantación de arroz en la zona centro del país

19 de noviembre de 2013, Roma - Cientos de miles de agricultores filipinos que han visto sus cosechas destruidas por el tifón Haiyan necesitan ayuda urgente para plantar nuevas semillas antes de que finalice la actual temporada de siembra, según advirtió hoy la FAO.

El tifón causó daños en la región central del país a la cosecha de arroz de la temporada principal de 2013, cuya recolección se encontraba muy avanzada.

También afectó gravemente a la siembra de la actual temporada secundaria 2013-214, que termina a finales de diciembre. Existe la preocupación de que muchas instalaciones de almacenamiento hayan sido destruidas, al igual que su contenido.

Se calcula que los daños a la cosecha de arroz de la temporada principal,-tanto por el tifón Haiyan como por el tifón Nari, que afectó a partes del norte del país el pasado octubre-, así como la interrupción de la siembra de la temporada secundaria, den lugar a una producción de arroz inferior a la prevista para 2013.

La FAO ha rebajado por tanto su previsión para la producción de arroz en 2013 en Filipinas a 18 millones de toneladas, frente a la expectativa de una cosecha récord de 18,9 millones de toneladas que existía a principios de la temporada, según indicó hoy el Sistema mundial de Información y Alerta de la FAO (SMIA). Esas 900 000 toneladas de menos se harán sentir de forma desproporcionada en las cinco regiones más afectadas.

Mientras que la producción de arroz a nivel nacional permanecerá cercana al nivel del año pasado, el daño a nivel regional será más grave. La FAO alertó que los campesinos en las áreas arrasadas por el tifón pueden enfrentarse a graves problemas de seguridad alimentaria y de medios de subsistencia si no logran plantar la próxima cosecha en las próximas semanas.

Las cinco regiones gravemente afectadas por el tifón en términos de pérdida de cosechas representan un tercio de la producción total de arroz en Filipinas en 2012.

La reconstrucción es esencial

"Los cálculos iniciales indican que cientos de miles de hectáreas de arrozales y de otros cultivos básicos -como el coco- se han visto afectadas por el tifón", señaló Dominique Burgeon, Director de la División de Operaciones de Emergencia y Rehabilitación de la FAO.

"La siembra de esta temporada, principalmente arroz de regadío, se encontraba ya avanzada y se espera que los cultivos se vean seriamente comprometidos. Si queremos evitar que regiones enteras del país tengan que depender de la ayuda alimentaria, debemos actuar ahora para asistir a las familias vulnerables para plantar o replantar a finales de diciembre", advirtió Burgeon.

Además de suministrar semillas y fertilizantes, la reconstrucción de la infraestructura agrícola -como instalaciones de almacenamiento y de riego- destruida por el tifón Haiyan es fundamental para las perspectivas a largo plazo de producción de arroz de las regiones afectadas.

La temporada secundaria del arroz depende en gran medida de sistemas de riego que han sufrido daños, con consecuencias en el resultado de la cosecha.

Un equipo de evaluación de la FAO se encuentra actualmente en las zonas dañadas por el tifón para obtener un panorama más detallado de los daños a los cultivos y la infraestructura rural y de las necesidades de la población afectada.

Llamamiento de la FAO

La FAO ha realizado un llamamiento para conseguir 24 millones de dólares EEUU para intervenciones inmediatas en pesca y agricultura dirigidas a 250 000 familias, dentro del llamamiento humanitario urgente coordinado por la ONU lanzado el 12 de noviembre.

La Organización tiene previsto suministrar a los agricultores semillas de arroz y maíz, aperos, fertilizantes y pequeños equipos de riego para que puedan sembrar durante la temporada secundaria. Las familias recibirán también semillas de hortalizas para ayudarles a superar el período de tiempo antes de la próxima cosecha.

Igualmente se pretende apoyar a las comunidades de pescadores y acuicultores afectados. A medio plazo, la FAO colaborará con sus socios en programas de dinero en efectivo por trabajo y de alimentos por trabajo para limpiar las granjas de escombros y rehabilitar las infraestructuras agrícolas.

Unos 13 millones de personas se han visto afectadas por el tifón Haiyan y hay más de 4 millones de desplazados, según las últimas estimaciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA). Se calcula que unos 2,5 millones de personas necesitan actualmente ayuda alimentaria.