FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La FAO y la UE ayudan a los campesinos de Zimbabwe a mejorar su productividad y la comercialización

19 millones de dólares para fortalecer la producción agrícola y ganadera

©FAO/Desmond Kwande / FAO
Un niño riega el huerto familiar, su única fuente de alimentos en Mutoko, Zimbabwe

6 de marzo de 2014, Harare – La Unión Europea (UE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Gobierno de Zimbabwe, han puesto en marcha un importante programa para ayudar a los pequeños agricultores pobres a aumentar su producción, productividad y dedicarse a la agricultura comercial a través de estrategias de agricultura integrada. El programa de 4 años y de un valor de 19 millones de dólares EEUU (13,78 millones de euros) será gestionado por la FAO y se centrará en actividades de apoyo al regadío y la producción ganadera de los pequeños campesinos.

Según el Coordinador Subregional para África meridional y Representante de la FAO en Zimbabwe, David Phiri: ”Esta alianza entre el Gobierno de Zimbabwe, la UE y la FAO es una reafirmación del compromiso y la dedicación de los tres actores para garantizar un Zimbabwe con seguridad alimentaria. A nivel mundial, la UE es el mayor socio de recursos de la FAO, y en Zimbabwe ya hemos colaborado en varios proyectos. Este nuevo programa es un testimonio de la excelente colaboración existente en beneficio de los pequeños agricultores de Zimbabwe”.

Mala gestión del riego en pequeña escala

Las zonas de regadío en pequeña escala existentes han obtenido en general malos resultados a causa de problemas técnicos y financieros. Canales bloqueados y un suministro eléctrico errático son algunos de los factores que han llevado a infrautilizar incluso las pocas infraestructuras de riego disponibles. Con lluvias escasas y en disminunción en las cuencas receptoras, se hace evidente la necesidad de rehabilitar y crear nuevas unidades de riego.

Actualmente, sólo el 61 por ciento (10 000 ha) de la superficie total equipada con instalaciones de riego es funcional. El objetivo del proyecto es aumentar esta superficie en otras 1 000 ha. Esto se hará mediante la mejora de la infraestructura de regadío, el desarrollo de la capacidad de los agricultores para practicar este tipo de agricultura como negocio y el fortalecimiento de los comités de gestión de riego a nivel comunitario.

El apoyo al riego se centrará en 20 zonas de las provincias de Manicaland y Matabeleland Sur, alcanzando a una población total de 36.000 personas dentro y alrededor de las áreas seleccionadas.

La producción agrícola en riesgo, pocos proyectos ganaderos

El programa ganadero pondrá especial énfasis en el apoyo a 40 000 campesinos pobres - en los distritos d Nkayi y Lupane en la provincia de Matabeleland Norte-, que practican la producción mixta agrícola-ganadera. Ambas regiones se caracterizan por la escasez de lluvias, períodos de sequía a mitad de temporada y una amplia pérdida de cosechas.

”La producción agrícola en estos distritos tiene riesgos y la provincia es una de las de mayor inseguridad alimentaria en el país", explicó Phiri. "Los programas de apoyo a la ganadería en el pasado–añadió- han sido pocos y a corto plazo y este programa de 4 años aprovechará estos esfuerzos, y tendrá en cuenta el largo ciclo de la producción ganadera, logrando así un mayor impacto en los medios de vida de estos campesinos".

Sobre la base de las lecciones aprendidas de proyectos de ganadería anteriores, el programa actual tiene como objetivo mejorar las políticas ganaderas, los sistemas de sanidad animal y fortalecer toda la cadena de valor del ganado. Esto dará lugar a ingresos más previsibles y sostenidos para los pequeños campesinos, así como a una mejor nutrición general de los agricultores, garantizando el acceso a productos de origen animal