FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La degradación de bosques y pastizales en Asia y el Pacífico dispara las alarmas

La FAO insta a los países miembros a emprender programas de restauración

Foto: ©FAO/Joan Manuel Baliellas
Cerca de 400 millones de hectáreas de tierras forestales degradadas en Asia están muy necesitadas de labores de restauración

12 de marzo de 2014, Ulán-Bator, Mongolia – La pérdida y degradación de los bosques siguen siendo unos de los principales problemas que afectan a la región de Asia y el Pacífico y que, de no abordarse, dejarán a las generaciones futuras un legado de ecosistemas dañados y de pérdida irrecuperable de la biodiversidad, según advirtió hoy la FAO.

Los bosques y pastizales cubren el 57,5 por ciento de la superficie terrestre de Asia y el Pacífico y proporcionan ecosistemas vitales en los que se apoyan la agricultura y los medios de vida, que a su vez garantizan la seguridad alimentaria y la nutrición de miles de millones de personas.

Esta superficie encierra un gran potencial para la adaptación al cambio climático, garantizando su contribución a largo plazo a la resiliencia y los medios de vida de las comunidades y a la reducción de la pobreza, al tiempo que permiten obtener beneficios de la mitigación a través de la captura de carbono.


Sin embargo, el aumento de la presión de la ganadería ha llevado a una grave degradación de los pastizales en Asia, con consecuencias de gran alcance, incluyendo la desertificación y las tormentas de polvo. La desaparición de pastos y arbustos perennes para el pastoreo del ganado puede conducir a la pérdida de medios de vida pastoriles, pobreza, migración y la escasez periódica de carne y productos lácteos.

"Se calcula que cada año se degradan en Asia más de dos millones de hectáreas de pastizales", aseguró Patrick Durst, Oficial forestal de la FAO, quien añadió que también hay en la región "cerca de 400 millones de hectáreas de tierras forestales degradadas muy necesitadas de labores de restauración".

En una presentación en el curso de la 32ª Conferencia Regional de la FAO para Asia y el Pacífico que tiene lugar en Ulán-Bator,la capital mongola, Durst explicó que la restauración de los bosques y pastizales puede proporcionar una serie de beneficios ambientales, sociales y económicos derivados de los ecosistemas. Entre ellos figuran el apoyo a la biodiversidad, servicios ecosistémicos, adaptación y mitigación al cambio climático, desarrollo rural, generación de empleo y reducción de la pobreza.

En los últimos años, la restauración de bosques y praderas ha atraído la atención internacional de forma significativa, con una serie de nuevas iniciativas e instituciones surgidas para promover la restauración. Varios países han establecido también sus propios programas nacionales de restauración, y se están haciendo progresos importantes, especialmente en el sector forestal.

Necesario un mayor esfuerzo

"La buena noticia para el sector forestal es que la región de Asia y el Pacífico ha incrementado de hecho su cobertura forestal en la última década, gracias sobre todo a los esfuerzos a gran escala en China, India y Viet Nam", señaló Durst. "Pero se necesita -añadió- un esfuerzo mucho más exhaustivo a nivel regional".

Hay varios factores que limitan una actuación más amplia para desarrollar e implementar más estrategias de restauración. Se necesita un compromiso más claro por parte de los responsables políticos para que la región avance en la restauración sostenible de praderas y bosques. Entre los factores clave del cambio y las áreas de oportunidad para la restauración figuran el compromiso cada vez mayor y la voluntad política, el pago por servicios ambientales, la mejora de la gobernanza, el desarrollo de capacidad en la gestión sostenible de los recursos y el acceso a los mercados.

La FAO promueve de forma decidida la restauración y rehabilitación de los bosques en Asia y el Pacífico a través de una serie de iniciativas que contribuyen directa e indirectamente a los objetivos de restauración. La Organización de la ONU ha ampliado el apoyo a los países para restaurar bosques y pastizales, con el énfasis puesto en la mejora de la resiliencia de la comunidad, la búsqueda de oportunidades de financiación innovadora, la ayuda para la promoción y sensibilización, la creación de entornos propicios y facilitar la colaboración intersectorial a nivel de los paisajes.