FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Levantar el ánimo en el Pakistán rural

La Unión Europea y la FAO impulsan la producción alimentaria de los pequeños campesinos

Photo: ©FAO/Asim Hafeez
Distribución de semillas y fertilizantes a los campesinos golpeados por la subida de precios alimentarios del pasado año

9 de noviembre de 2009, Islamabad/Roma - Justo a tiempo para la próxima temporada de siembra, la Unión Europea (UE) ha puesta en marcha un gran esfuerzo para combatir el hambre creciente en Pakistán. En asociación con la FAO ha distribuido semillas y fertilizantes de calidad a cerca de 100 000 campesinos, muy afectados por el alza de los precios de los alimentos del pasado año.

La subida de los precios alimentarios condenó a 10 millones de paquistaníes más a las filas del hambre. La cifra total de víctimas del hambre en el país se estima ahora en 46 millones, un 28 por ciento de la población, según un informe de evaluación de la ONU publicado en julio de 2008. Había 36 millones de personas desnutridas en Pakistán en 2004-2006, según las estadísticas de la FAO. Por ello el país se ha convertido en una prioridad para el Mecanismo Alimentario de la Unión Europea (EUFF, por sus siglas en inglés), que con 1 000 millones de euros es la respuesta contundente de la UE al incremento de la inseguridad alimentaria en el mundo.

"Cuando llegó la crisis, trabajamos duro para obtener una buena tajada para Pakistán", asegura Hans de Kok, Embajador de la Unión Europea en Pakistán. Y funcionó. "Ahora este país es el mayor beneficiario del Mecanismo Alimentario, en parte porque sufrió mucho, y en parte por algunas de las dificultades por la que está atravesando, no solo en la agricultura, sino también a nivel de seguridad y de su economía"

En Pakistán, la UE trabaja con la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), financiando una operación de 40 millones de euros hasta junio de 2011. Mientras que el PMA proporciona ayuda alimentaria a cerca de 600 000 agricultores y jornaleros, la FAO ayuda a los pequeños campesinos a incrementar su producción, con el objetivo generalizado de que haya más alimentos disponibles para más de un millón de las personas más vulnerables del país.

Centrarse en los pequeños campesinos


En base a estimaciones conservadoras, se calcula que la ayuda de la FAO durante las próximas cuatro temporadas agrícolas llevará a una producción adicional de al menos 114 000 toneladas de trigo, así como de 4 750 toneladas de arroz y 14 250 toneladas de cultivos varios, incluyendo hortalizas y lentejas.

El primer empujón llegó a Pakistán antes de la sesión de siembra rabi, que comienza en noviembre, cuando un total de 97 500 campesinos recibieron insumos agrícolas. Entre ellos 1 865 toneladas de semillas -como trigo, tomates, lentejas y guisantes-, así como 3 240 toneladas de fertilizante.

Paradójicamente, estas ayudas llegan cuando Pakistán acaba de obtener una cosecha récord de 24 millones de toneladas de trigo, 2 millones por encima de sus necesidades de alimentación a nivel nacional. Pero los precios permanecen obstinadamente altos, en especial en las áreas rurales, en las que vive la mayoría de la población que sufre de inseguridad alimentaria. Los alimentos pueden estar allí, pero resultan demasiado caros para mucha gente.

Además, explica Gamal Ahmed, Representante de la FAO en Pakistán, la mayor parte de la población rural del país está compuesta por pequeños campesinos, que se encuentran cada día con mayores dificultades para vivir de la tierra. "No pueden producir lo suficiente para ellos mismos, ya que los precios de los insumos han subido en exceso -señala Ahmed-. Por eso nos centramos en proporcionarles semillas y fertilizantes".

Semillas de calidad, agua y e
xtensión

Pero la ayuda de la FAO no se detiene aquí. Los campesinos de Pakistán necesitan algo más que insumos. "Si se pregunta a un campesino normal: ¿cuál es su problema?, responderá de inmediato que semillas de calidad, fertilizante, agua y servicios de extensión", asegura Imran Ahsraf, el Consejero de Desarrollo de la Unión Europea en Pakistán.

Ashraf está satisfecho al ver que los insumos están sujetos a una certificación de calidad y que cumplen con los requisitos de la FAO. También apoya los esfuerzos de la FAO de garantizar que los aumentos en productividad son sostenibles más allá de la presente temporada, al mejorar los sistemas de riego y captación de agua, reducir las pérdidas post-cosecha y ofrecer formación a los campesinos.

"Los rendimientos se incrementarán -pronostica Ashraf- , y este cambio contribuirá sin duda a levantar el ánimo de los campesinos en las zonas rurales".