FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

Plan de 700 millones de dólares para la agricultura de Haití

Programa gubernamental para la producción alimentaria, los desplazados por el seísmo y preparación frente a los huracanes

Photo: ©Reuters/Carlos Garcia Rawlins
Distribución de bananos en Puerto Príncipe

29 de enero de 2010, Puerto Príncipe/Roma - La FAO ha pedido a los donantes internacionales que apoyen un plan de inversión de 700 millones de dólares EE.UU. en el sector agrícola de Haití. El plan ha sido elaborado por el gobierno haitiano para reparar las infraestructuras dañadas por el terremoto, impulsar la producción alimentaria nacional y crear empleos para la población que huye de Puerto Príncipe.

La redacción del programa, que ha correspondido al Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural, contiene directrices específicas para la ayuda internacional al sector durante los próximos 18 meses. Se trata de una de las piedras angulares de la estrategia gubernamental para la reconstrucción del país tras el terremoto del pasado 12 de enero.

La FAO y el Instituto Interamericano para la Cooperación Agrícola (IICA) han firmado un acuerdo con el Ministerio haitiano para apoyar el plan del Gobierno.

La FAO lidera el grupo de coordinación (cluster en inglés, ndr) sobre agricultura de las Naciones Unidas y las ONGs asociadas.

El 27 de enero tuvo lugar en la República Dominicana una reunión en la que participaron Joanas Gué, ministro haitiano de Agricultura y homólogo dominicano, Salvador Jiménez, junto a representantes de las organizaciones internacionales de ayuda.

La situación alimentaria ya era frágil antes del seísmo

"La situación alimentaria en Haití ya era muy frágil antes del terremoto y el país tenía una fuerte dependencia de las importaciones de alimentos", aseguró Alexander Jones, responsable de operaciones de emergencia de la FAO en Haiti.

"Con la población regresando a las zonas rurales, el crecimiento del sector agrícola haitiano se ha convertido en una prioridad urgente y el plan del Gobierno de Haití tiene el acierto de establecer las prioridades inmediatas", según Jones.

Cerca del 60 por ciento de los haitianos vivía en zonas rurales antes del seísmo. Las áreas rurales del país caribeño son muy pobres, con cerca del 80 por ciento de la población sobreviviendo en el filo de la navaja de la pobreza, con menos de dos dólares EE.UU. al día.  

En su plan, el Gobierno de Haití calcula que se necesitan ahora cerca de 32 millones de dólares para comprar con urgencia semillas, aperos y fertilizantes para que los campesinos puedan comenzar a plantar en marzo para la temporada de siembra de primavera, que supone normalmente un 60 por ciento de la producción agrícola del país.

Daños en una refinería de azúcar

Otras acciones a corto plazo que contempla el plan incluyen la reparación de la refinería de azúcar de Darbonne -situada en las cercanías de Léogane y dañada por el seísmo-, la protección de las cuencas hídricas, la reforestación, la reconstrucción y refuerzo de los márgenes de los ríos y de los canales de riego dañados y la rehabilitación de 600 kilómetros de carreteras secundarias.

El gobierno ha recomendado igualmente la adquisición de miles de toneladas de cereal, legumbres y semillas de hortalizas -producidas a nivel doméstico y en el extranjero- aperos y fertilizantes para apoyar el sector ganadero durante un período de 18 meses.

Otras prioridades incluyen el relanzamiento de un programa para animar a la plantación de nutritivas batatas en la totalidad de los diez departamentos administrativos de Haití y la construcción de instalaciones para el almacenamiento de alimentos y grano para que el país pueda hacer frente a la próxima temporada de huracanes

La FAO comenzará sus actividades de acuerdo a estas prioridades con los fondos recibidos de España, Bélgica, Brasil, Canadá y los propios fondos de la Organización.

En septiembre de 2008 el sector agrícola de Haití había sufrido graves daños por una serie de huracanes y tormentas tropicales que se sucedieron de forma consecutiva, de cuyos efectos algunas regiones del país no se habían todavía recuperado.