FAO.org

Home > Mídias > Notícias
This article is not available in Portuguese.

Click this message to close.

La silvicultura acepta el desafío del cambio climático

Las organizaciones mundiales se unen para garantizar la contribución de los bosques

© Gillian Allard
Los bosques gestionados de forma sostenible juegan un papel fundamental en la mitigación de los efectos negativos del cambio climático

5 de diciembre de 2008, Poznàn – Para garantizar que los bosques gestionados de forma sostenible juegan un papel fundamental en la mitigación de los efectos negativos del cambio climático, 14 organizaciones internacionales reunidas en la denominada Asociación de Colaboración en materia de Bosques (ACB) están lanzando conjuntamente un nuevo marco estratégico, según informó hoy la FAO.

Dirigido a responsables políticos y actores del sector forestal mundial, el marco estratégico subraya la importancia de ayudar a los países a tomar medidas para mitigar el cambio climático y, al mismo tiempo, adaptarse a él.

Entre las medidas de adaptación se incluyen la conservación de la variedad genética, la tala de impacto reducido y las políticas que garanticen respuestas efectivas de gestión al cambio ecológico. El nuevo marco respalda la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Los bosques abarcan casi una tercera parte de la superficie terrestre del planeta y representan casi la mitad de sus reservas de carbono terrestre. Según la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales de la FAO, se calcula que la cantidad total de carbono en los bosques era de 633 giga toneladas en 2005 – equivalente a 160 toneladas de carbono por hectárea.

La deforestación, la degradación de los bosques y otros cambios que éstos experimentan, contribuyen significativamente (un 17,4 por ciento) a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), fundamentalmente en los países tropicales en desarrollo. La mayor parte de la deforestación se debe a la expansión agrícola y al desarrollo urbano y de infraestructuras.

La gestión forestal es la clave

“La gestión sostenible de los bosques desempeña un papel estratégico importante para conseguir la mitigación del cambio climático a largo plazo y proporciona un marco sólido para una adaptación efectiva. Esto va más allá de la gestión tradicional e incluye la conservación de la diversidad biológica, el apoyo a los medios de subsistencia, el suministro de una gama de bienes y servicios forestales, y aspectos relacionados con la administración y financiación”, afirma Jan Heino, Presidente de la ACB y Director General Adjunto de la FAO al frente del Departamento Forestal.

Los bosques contribuyen notablemente a la mitigación del cambio climático a través de la absorción, sustitución y conservación de carbono. Hasta qué punto lo consiguen depende de su gestión y de la efectividad de las políticas a nivel local, nacional y mundial.

La madera es un recurso renovable y, cuando se obtiene de bosques gestionados de forma sostenible, resulta un material eficaz para almacenar carbono. Aunque la extracción de madera reduce temporalmente el almacenamiento de carbono en el bosque, una gran parte del carbono extraído puede almacenarse en productos madereros durante muchas décadas. Cuando la madera se utiliza en productos de larga duración como viviendas y muebles, la disminución de los gases de efecto invernadero es considerable en comparación con otros sustitutos más dependientes del carbono y la energía como el hormigón, el acero, el aluminio y los plásticos.

El marco estratégico de la Asociación de Colaboración en materia de Bosques sienta las bases para una respuesta coordinada del sector forestal a la agenda mundial del cambio climático. Su fuerza radica en que ha sido creado y acordado conjuntamente por las principales organizaciones forestales mundiales. Propone una serie de directrices para todos los responsables políticos y profesionales relacionados con el sector forestal en todo el mundo