FAO.org

Главная страница > СМИ > Новостная статья
Русская версия данной статьи недоступна.

Чтобы закрыть, щелкните мышью в окне сообщения.

El Director General de la FAO pide actuar para salir del círculo vicioso del hambre en los países en zonas áridas

Conferencia internacional debate la seguridad alimentaria en las regiones áridas

Foto: ©FAO
Las comunidades rurales necesitan inversiones responsables
14 de noviembre de 2012, Roma - Los conflictos, las sequías recurrentes y la volatilidad de los precios alimentarios mantienen a África y Oriente Medio en una trampa del hambre, aunque existe una salida, según afirmó hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva en la Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria en Zonas Áridas que se celebra en Doha, Qatar.

La conferencia, de dos días, reúne a gobiernos, instituciones académicas, agencias de desarrollo y bancos, la sociedad civil y el sector privado de 60 países para debatir sobre seguridad alimentaria, agua e inversiones en los países en regiones áridas.

Se pretende elaborar recomendaciones para la acción en las tres áreas mencionadas que sirvan a futuras políticas, estrategias e inversiones para impulsar la producción agrícola y mejorar la seguridad alimentaria y aumentar la resistencia a los vaivenes futuros de los precios.

"Estamos perdiendo la batalla contra el hambre en África y Oriente Medio", aseguró Graziano da Silva ante la conferencia, señalando que el número de personas que padecen hambre en ambas regiones se ha incrementado en 83 millones, hasta los 275 millones, desde comienzos de la década de 1990.

"La degradación de los recursos naturales en países con zonas áridas amenaza a más de dos mil millones de personas", advirtió.

Por este motivo, instó a la comunidad internacional a trabajar en estrecha colaboración con estos países para romper el círculo vicioso del hambre, destacando la necesidad de:

  • Mejorar la información sobre las zonas áridas para apoyar la gestión sostenible de los recursos de tierra y agua.
  • Aumentar la intensificación sostenible de la agricultura y la adaptación de la producción al cambio climático. 
  • Crear resiliencia en las comunidades rurales mediante el aumento de las inversiones responsables en la agricultura y el desarrollo rural en consonancia con políticas y programas de seguridad alimentaria más exhaustivos.
  • Fortalecer la gobernanza mundial de la seguridad alimentaria, sobre la base del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS, por sus siglas en inglés), el organismo intergubernamental encargado de las políticas alimentarias.


"Tal vez el problema más urgente que se debate hoy son las inversiones en la agricultura", indicó Graziano da Silva, añadiendo que estas inversiones tienen que "respetar los derechos, medios de vida y los recursos de todos los involucrados, especialmente a los más vulnerables".

El responsable de la FAO aseguró que los puntos de vista sobre las inversiones expresados en la conferencia se incorporarán a un proceso de consulta de dos años a nivel mundial que se llevará a cabo bajo los auspicios del CFS para desarrollar principios para la inversión responsable en la agricultura.

"En la Conferencia de Río+20 sobre Desarrollo Sostenible, celebrada en junio pasado -dijo- los líderes mundiales lanzaron un mensaje claro de que el desarrollo no será sostenible mientras que cientos de millones de personas siguen excluidos, padeciendo hambre y pobreza extrema".

"Si podemos encontrar formas sostenibles para garantizar la seguridad alimentaria en las zonas áridas, estaremos en el camino correcto para lograr un mundo con hambre cero", concluyó.

La Conferencia Internacional sobre Seguridad Alimentaria en Zonas Áridas está organizada por el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria de Qatar, con el apoyo de la FAO y otras organizaciones internacionales y regionales.