FAO.org

Главная страница > СМИ > Новостная статья
Русская версия данной статьи недоступна.

Чтобы закрыть, щелкните мышью в окне сообщения.

Los agricultores de la República Centroafricana necesitan ayuda urgente para poder sembrar

Perder la temporada de la siembra en marzo incrementará el riesgo de una crisis alimentaria y nutricional a gran escala

Foto: ©FAO/J. Swolfs
La FAO ha distribuido semillas y aperos agrícolas para poder cultivar hortalizas en los campamentos
12 de febrero de 2014, Roma – Los agricultores de la República Centroafricana necesitan con urgencia semillas y aperos básicos para la temporada de siembra de marzo, e intentar así evitar una crisis alimentaria y nutricional a gran escala en el país, según informó hoy la FAO.
Cerca de 1,6 millones de personas -más de un tercio de la población-, necesitan ya ayuda alimentaria de supervivencia en este país víctima de un conflicto civil, en donde una de cada cinco personas han huido de sus hogares por temor a la continua violencia.
"Los enfrentamientos amenazan a millones de personas con una crisis de seguridad alimentaria y nutricional a gran escala", advirtió Alexis Bonte, Representante de la FAO en funciones en la República Centroafricana. "La situación es cada vez más preocupante en la capital, Bangui, pero es aún más grave en el resto del país”, añadió.
"La temporada principal de siembra de cultivos básicos está por iniciarse y los agricultores necesitan empezar con urgencia a limpiar y preparar sus tierras ahora para poder plantar en un par de semanas", explicó Bonte.
El éxito de la principal temporada de siembra del próximo mes en el centro y el sur del país, seguido de la principal temporada de siembra en mayo en el norte, podría ser un punto de inflexión crítico para la seguridad alimentaria de la nación africana, donde alrededor del 75 por ciento de la población depende de agricultura en pequeña escala para obtener alimentos e ingresos, subrayó Bonte.
Sin embargo, alrededor del 95 por ciento de las comunidades han señalado que no tienen suficientes semillas para la próxima temporada agrícola.
"Si logramos que haya semillas y aperos agrícolas disponibles, los campesinos desplazados a pocos kilómetros de sus aldeas regresarán a sus campos a tiempo para sembrar, si la situación de seguridad lo permite, mientras que otros sembrarán alrededor de sus campamentos", dijo Bonte.
Las reservas de alimentos en la República Centroafricana se encuentran casi agotadas debido a la baja producción agrícola en 2013, que disminuyó drásticamente después de que estallasen los disturbios en diciembre de 2012.
"La crisis actual es aún más complicada por la situación de desnutrición crónica y pobreza extrema en todo el país", explicó Bonte. "Personas que comían dos o tres veces al día antes de que comenzara la violencia cuentan ahora con solo una sola comida diaria, y eso si tienen suerte".
Se necesitan 37 millones de dólares
La FAO ha movilizado ya fondos para proporcionar semillas y aperos a 40 000 de las 150 000 familias campesinas a las que se dirige el orientados en el Plan estratégico revisado de respuesta conjunta lanzado por organismos de la ONU y ONG el mes pasado.
Hasta ahora se cuenta con contribuciones del Fondo Fiduciario de Solidaridad con África, Bélgica, del Fondo Central para Emergencias, Suecia y EEUU, así como de los propios mecanismos de financiación de la FAO.
Sin embargo, la Organización necesita aún 37 millones dólares EEUU para asistir a las restantes 110 000 familias y para ayudar a proteger y reconstruir los medios de vida de todas las familias de agricultores a lo largo de 2014.
La FAO ha comenzado también a distribuir semillas y aperos a las personas desplazadas en campamentos en las afueras de Bangui y que puedan plantar hortalizas, que podrán recolectar dentro de unas seis a ocho semanas.
Además, la Organización de la ONU trabaja para reconstruir las instalaciones de almacenamiento, promover actividades de “dinero por trabajo” y apoyar a los grupos de mujeres vulnerables, por ejemplo a través de microcréditos. Al comprar semillas producidas por estos colectivos, la FAO les permitirá reinvertir o ahorrar los ingresos obtenidos.
En 2014 la FAO tiene previsto continuar sus esfuerzos para impulsar la producción local de semillas y asegurar que estas semillas están disponibles en los mercados, ayudando así a reactivar la economía de las familias y de la comunidad.
En total, unos 2,5 millones de personas en la República Centroafricana necesitan ayuda humanitaria de emergencia.