FAO.org

Главная страница > СМИ > Новостная статья
Русская версия данной статьи недоступна.

Чтобы закрыть, щелкните мышью в окне сообщения.

La FAO advierte de la amenaza internacional de la fiebre aftosa

Japón y Corea del Sur afectados por brotes

Photo: ©AP Photo/Ha Sa-hun, Yonhap
Corea del Sur: cerdos llevados al matadero tras descubrise un brote de fiebre aftosa

28 de abril de 2010, Roma - La FAO instó hoy a un aumento de la vigilancia internacional frente a la fiebre aftosa, tras los recientes brotes en Japón y Corea del Sur. 

"Estamos preocupados porque las rigurosas medidas de bioseguridad puestas en marcha en ambos países han sido desbordadas, lo que apunta un reciente nivel de infección a gran escala en las zonas de origen de la enfermedad, muy probablemente en el Extremo Oriente", afirmó Juan Lubroth, Jefe del Servicio Veterinario de la FAO.

"En los últimos 9 años, los casos en los países oficialmente libres de fiebre aftosa, como eran Japón y Corea del Sur, han sido extremadamente raros, por lo que los tres brotes de estos cuatro meses constituyen un motivo importante de preocupación", señaló.

"Debemos también preguntarnos si no estamos ante una repetición de la desastrosa epidemia transcontinental de fiebre aftosa de 2000-2001 que se propagó a Sudáfrica, Reino Unido y Europa tras incursiones precedentes en Japón y Corea del Sur", añadió Lubroth.

Perdidas de miles de millones de dólares

El brote de fiebre aftosa de 2001 provocó sólo en Reino Unido pérdidas de 8 000 millones de libras (más de 12 000 millones de dólares EE.UU.) en la agricultura, ganadería comercio y turismo. Para impedir la propagación de la enfermedad, se sacarificaron más de seis millones de ovejas y vacas inglesas.

En Japón, las autoridades veterinarias han confirmado a principios de este mes un brote de tipo "O" del virus de la fiebre aftosa, el más común actualmente en Asia, en donde la fiebre aftosa es endémica. Mientras que Corea del Sur ha sido afectada por uno más raro de tipo "A" en enero y otro de tipo "O" en abril.

Hasta la fecha Japón ha tenido que sacrificar a 385 animales -búfalos, vacas y cerdos- en su respuesta inicial al brote, y la República de Corea ha eliminado a más de 3 500 animales -en su mayoría cerdos- en respuesta a los brotes.

Elevado coste de los brotes

"Incluso un pequeño brote en un país que previamente estaba libre de la fiebre aftosa, pueda causar millones de dólares en pérdidas, ya que los mercados mundiales se cierran y se deben poner en práctica medidas para combatir la enfermedad", señaló Lubroth.

Todavía no se han identificado las rutas que ha seguido el virus, pero los expertos afirman que es posible que la infección se originara en la cadena alimentaria, al ingerir los cerdos restos de carne infectados. Comprender cómo se produjeron estas fisuras en la bioseguridad es importante para impedir situaciones similares en otros lugares.

"En estas circunstancias, debemos considerar que todos los países están en peligro, y sería bueno revisar las medidas preventivas y la capacidad de respuesta", advirtió Lubroth.
 
Vigilancia intensificada

El fortalecimiento de la bioseguridad incluirá probablemente un nuevo análisis de las posibles rutas de entrada y medidas para intensificar el control de la enfermedad, un aumento de la sensibilización sobre la fiebre aftosa para ayudar a informar de los casos de forma temprana, y controles más rigurosos en puertos y aeropuertos.

La fiebre aftosa es una enfermedad muy contagiosa de animales ungulados, incluyendo vacas, ovejas, cabras y cerdos. Provoca fiebre alta y lesiones características en la boca y las patas de los animales. No afecta a los humanos.