FAO.org

Главная страница > СМИ > Новостная статья
Русская версия данной статьи недоступна.

Чтобы закрыть, щелкните мышью в окне сообщения.

Pakistán, a un año de las inundaciones

Los pequeños agricultores que recibieron ayuda ya están otra vez de pie, pero necesitan más apoyo

Foto: ©FAO/Farooq Naeem
La FAO ayudó a los agricultores a restablecerse
27 de julio de 2011, Roma - Las inundaciones que arrasaron Pakistán desde julio de 2010 representaron uno de los desastres naturales más devastadores de nuestro tiempo, y sumergieron casi una quinta parte del país -una superficie del tamaño de Grecia-, cobrando la vida de 2 000 personas, dejaron  20 millones de damnificados y destruyeron más de 1,6 millones de viviendas.

Los daños a la agricultura -sustento básico del 80 por ciento de la población afectada-  se estimaron en más de 5,1 mil millones de USD, lo que comprende la pérdida de más de dos millones de hectáreas de cultivos. El territorio devastado incluye la provincia del Punjab, el granero del país, y la mayor parte de las tierras más fértiles de Pakistán.

La catástrofe se produjo en un momento decisivo del calendario agrícola, precisamente antes de la cosecha de los cultivos sembrados en la primavera y a pocas semanas de la importantísima temporada de siembra invernal del trigo. No había piensos para el ganado que sobrevivió a las inundaciones, ni apoyo veterinario ni establos. Dado que las existencias de alimentos y los cultivos fueron destruidos, la ayuda humanitaria corrió contra el reloj para evitar un efecto dominó.

Programa de respuesta ante las inundaciones

Un año después, esos esfuerzos demuestran su éxito. Hoy, gracias a las intervenciones de la FAO a través del Programa internacional de respuesta ante las inundaciones, unas 900 000 familias de pequeños agricultores  -más de siete millones de personas-  están otra vez de pie.

Con una financiación de 92 millones de USD de donaciones, las actividades de la FAO dieron prioridad a la siembra de invierno de trigo y hortalizas y en primavera a la de maíz, arroz y hortalizas. Se dio apoyo a la conservación de los vitales recursos pecuarios y se repararon los sistemas de irrigación de las fincas.

Casi medio millón de hogares recibió paquetes para la producción de trigo y hortalizas. Se obtuvieron 650 000 toneladas de trigo, el doble que con las semillas tradicionales y lo suficiente para alimentar a más de cuatro millones de personas durante al menos seis meses. Además, la familia promedio vendió casi un tercio de su cosecha, lo que generó 116 USD de ingresos en efectivo.

Desde el inicio de las inundaciones, más de 200 organizaciones se unieron a las actividades a través del Grupo de Agricultura, dirigido por la FAO, para responder a los retos inmediatos y críticos con el apoyo de la comunidad de donantes.

Ahorros en los costos

El total de costos de la intervención de suministro de trigo fu de alrededor de 54 millones de USD. Comprar la misma cantidad de trigo en el mercado local hubiera costado casi cuatro veces más.

Otras intervenciones incluyen ayuda a las mujeres para cultivar alimentos frescos y nutritivos en sus propios huertos domésticos de hortalizas. La FAO proporcionó a las familias paquetes de semillas de hortalizas, que produjeron en promedio 500 kg de verduras cada uno.

Así se zanjó la brecha hasta la cosecha de trigo de fines de la primavera y en el mercado local mediante el suministro de valiosos ingresos que las familias utilizaron para satisfacer otras necesidades básicas.

Apoyo para el ganado

Más de 290 000 familias recibieron ayuda de la FAO para su ganado, ámbito en el que las mujeres desempeñan una función decisiva. Esto ayudó a mantener vivos y sanos a más de un millón de cabezas de ganado durante el invierno de 2010, hasta que hubo de nuevo forrajes verdes disponibles.

Las familias de agricultores se están beneficiando de la reparación y la limpieza de los canales de riego en las fincas, que se llevó a cabo a través de más de 1 000 proyectos de trabajo por efectivo. Esto fue decisivo para la cosecha de trigo de invierno, así como para los cultivos sembrados en la primavera, especialmente el arroz.

Urge más apoyo para restablecer los medios de subsistencia rurales

No obstante los buenos resultados obtenidos queda mucho por hacer para restablecer aún más los medios de subsistencia rurales y reducir significativamente la vulnerabilidad, mejorar la producción de alimentos y la generación de ingresos, así como para aumentar la resiliencia de las comunidades rurales ante crisis futuras.

El Programa de actividades iniciales de recuperación de la FAO necesita 96 millones de USD para dar apoyo en los próximos dos años a otras 430 000 familias campesinas en 14 distritos de Pakistán gravemente afectados por las inundaciones.