FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

Diouf: el futuro del agua está en la agricultura

Los campesinos necesitan producir más alimentos con menos agua

Photo: ©FAO/Giulio Napolitano
Una mejor gestión del agua en la agricultura puede liberar recursos para otros usos
20 de marzo de 2009, Roma/Estambul - El Director General de la FAO, Jacques Diouf, ha pedido que se preste mayor atención a la gestión del agua en la agricultura y más apoyo y orientación a los campesinos de los países en desarrollo para hacer frente a la escasez de agua y el problema que ello genera: el hambre.


"El futuro del agua se encuentra en una agricultura más eficiente", aseguró Diouf en la apertura de la Conferencia Ministerial del Foro Mundial del Agua, un evento de carácter trienal que tiene lugar en esta ocasión en Estambul.

"Los millones de campesinos de todo el mundo que nos proporcionan los alimentos que comemos deben ser el eje central de cualquier proceso de cambio. Necesitan ser apoyados y guiados para producir más con menos agua. Ello requiere inversiones bien dirigidas, incentivos y un marco político adecuado". 

La agricultura supone el 70 por ciento del total de consumo de agua dulce, a pesar de que existen importantes diferencias en función del nivel de desarrollo de los países.

Son suficientes tan solo de dos a tres litros de agua para que una persona tenga suficiente para beber a diario, pero se requieren 3 000 litros para producir los alimentos que consumimos en un día.

"La agricultura tiene su responsabilidad principal en cubrir la demanda actual y futura de alimentos, pero también en gestionar el impacto medioambiental de la producción", según Diouf.

Añadió que el creciente número de víctimas del hambre, con cerca de mil millones de seres humanos -el 15 por ciento de la población mundial- que no tiene suficiente para comer, podría aumentar si no se toman "decisiones firmes y se inician acciones concretas y urgentes".

"El mundo se enfrenta a cambios rápidos y sin precedentes de carácter global, incluyendo el crecimiento de la población, las migraciones, la urbanización, el cambio climático, la desertificación, las sequías, la degradación del suelo y los cambios profundos en las dietas alimentarias. Por lo tanto el papel de la agricultura tiene hoy una doble vertiente: tiene que cubrir la brecha entre oferta y demanda, tanto a corto como a largo plazo, y también tiene que prevenir futuras crisis, aumentar la capacidad de resistencia de los más vulnerables y al mismo tiempo mitigar el impacto medioambiental".

Diouf pidió un "nuevo pacto agrícola" que integre el papel fundamental del sector en el conjunto del desarrollo humano y fortalezca la gobernanza a nivel global de la seguridad alimentaria.

"Tan solo si invertimos en agricultura sostenible productiva basada en una buena gestión del agua, lograremos cubrir nuestras necesidades de alimentos y energía, al mismo tiempo que salvaguardamos nuestros recursos naturales, de los que depende nuestro futuro", dijo Diouf.  

Al concluir su intervención, Diouf expresó su esperanza de que el 5º Foro Mundial del Agua sirva "de llamamiento a la comunidad internacional para que garantice las inversiones urgentes necesarias en infraestructura hídrica en los países en desarrollo y se logre una mejor gestión de los recursos hídricos que pueden solucionar necesidades básicas del hombre y proporcionan medios de subsistencia productivos para las generaciones venideras".