FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

El Reino Unido dona 25 millones de dólares para mejorar las estadísticas agrícolas

Un nuevo programa pretende mejorar la información para las políticas gubernamentales y la planificación agrícola

Photo: ©FAO/Giuseppe Bizzarri
Una mejor información y estadísticas permite desarrollar mejores políticas agrícolas para erradicar el hambre y la pobreza.
 

4 de abril de 2012, Roma - El Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) ha firmado un acuerdo con la FAO para donar 16 millones de libras esterlinas (25 millones de dólares EEUU) en apoyo de una nueva alianza mundial que mejorará las estadísticas agrícolas disponibles para los gobiernos y campesinos de todo el mundo.


El programa, denominado "Estrategia mundial para la mejora de las estadísticas agrícolas y rurales" aprovecha la capacidad de los países en desarrollo de producir y utilizar estadísticas agrícolas y rurales para unas políticas más eficaces de seguridad alimentaria y desarrollo agrícola y rural sostenible y ayuda a que la información esté disponible para los campesinos cuando y donde la necesiten.


La aportación británica cubre la primera fase del programa, desde 2012 a 2016 y se destinará básicamente a países de África y Asia. Hace hincapié en mejorar la forma en que los gobiernos organizan y gestionan sus sistemas estadísticos y en la asistencia técnica y la formación del personal en los organismos nacionales de estadísticas y los ministerios de agricultura. La contribución del DID apoyará también la investigación para identificar enfoques innovadores para la recolección, análisis y diseminación rentable de datos. Aquí se incluyen la tecnología y los dispositivos de geolocalización, tales como los smartphones, GPS y los satélites.


Mejores estadísticas, mejor planificación


"Potenciar el papel el papel de los campesinos puede cambiarles la vida. Mejorando las estadísticas, este programa contribuirá a este objetivo", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.


Una mejor información y estadísticas permiten a los gobiernos desarrollar mejores políticas agrícolas para erradicar el hambre y la pobreza y facilita el seguimiento de los cambios que se producen. Sin embargo, la mayor parte de los países en desarrollo carecen de sistemas estadísticos adecuados y obtienen datos a través de métodos costosos y que necesitan de mucho tiempo y mano de obra. Las estadísticas agrícolas poco fiables y la información incorrecta dificultan la toma de decisiones sobre políticas. Ello conduce a un incremento de los costes, un diseño inadecuado de políticas y a un menor impacto de las mismas. .


Para hacer frente a estas y otras dificultades, la FAO lidera la "Estrategia mundial para la mejora de las estadísticas agrícolas y rurales" una alianza internacional para poner en marcha la estrategia, que fue desarrollada por el Banco Mundial con la colaboración de los institutos nacionales de estadística, los ministerios de Agricultura y los organismos internacionales y contó con el apoyo unánime de la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas (UNSC, por sus siglas en inglés). Su objetivo final es operar en 90 países en desarrollo durante una primera fase de cinco años, con un presupuesto total de 82 millones de dólares EEUU.


"Este programa ofrece un magnífica ejemplo del trabajo de la FAO con sus asociados para transformar la información global en resultados concretos a nivel familiar, comunitario y de los países. La generosa ayuda del gobierno británico permitirá obtener un enorme beneficio a gobiernos de todo el mundo y a las personas para las que trabajan", añadió Graziano da Silva.


Etiopía es un buen ejemplo de cómo un sistema estadístico actualizado puede suponer cambios profundos. Antes, los cálculos sobre la producción agrícola nacional del Ministerio de Agricultura y el Organismo Central de Estadística (CSA) a menudo presentaban grandes diferencias, haciendo difícil a los responsables el desarrollo de políticas agrícolas sólidas o la planificación de la asignación y distribución de ayuda alimentaria.


La FAO apoyó un proyecto que vinculó al Ministerio de Agricultura y al CSA, utilizando nuevas tecnologías para mejorar la medición de las áreas de cultivo, los cálculos de rendimiento y el seguimiento de los precios de mercado. Hoy en día, los cálculos sobre la producción se han unificado y aportan datos fiables para apuntalar la seguridad alimentaria y las políticas agrícolas.