FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

La FAO intensifica su respuesta ante una grave plaga del tomate en el Cercano Oriente

Planes para hacer frente en forma veloz y ecológica a la polilla del tomate

Foto: ©FAO/Ami Vitale
El tomate es el cultivo más importante a nivel económico en el Cercano Oriente

19 de julio de 2012, Roma - La FAO está intensificando su respuesta ante una polilla del tomate que está amenazando los cultivos en el Cercano Oriente. Junto con sus socios en los países afectados, el organismo de la ONU hace hincapié en programas de control de plagas blandos contra la polilla del tomate (o gusano minador ndr) , que ya han logrado minimizar los daños en la región mediterránea, incluidos los países del norte de África.

Se está planeando un proyecto subregional para el manejo de esta plaga -Tuta absoluta-, en Egipto, Irán, Irak, Jordania, Líbano, Siria y Yemen.

La idea es reducir al mínimo el daño con métodos sostenibles a nivel ambiental y económico que reduzcan el uso intensivo de plaguicidas, y favorecer el uso de enemigos naturales y de trampas de feromonas de "attract-and-kill" ("atraer y matar").

La Tuta absoluta también ataca a otras varias plantas de la familia de las solanáceas, como la papa, berenjena, pimiento, frijoles comunes, y algunas variedades emparentadas, pero el tomate es el cultivo de mayor importancia económica en la región.

La polilla, de pequeño tamaño y color marrón, llegó por primera vez a España desde Sudamérica en 2006 y más tarde se extendió a los países de la cuenca del Mediterráneo y el Cercano Oriente, alcanzando territorios tan al norte como Suiza, tan al sur como Marruecos y Argelia, y llegando al este hasta Turquía y al suroeste incluso a los países árabes del Golfo.

"La polilla del tomate se ha reproducido rápidamente y desplazado fácilmente a través de las fronteras. Algunos países han sido capaces de reducir al mínimo la capacidad del insecto para reproducirse, lo que limita su potencial de propagación y el daño en las cosechas. El objetivo de la FAO es replicar este éxito en el momento en que la plaga se dirige hacia el este y el sureste ", explicó el experto de la FAO en manejo de plagas Khaled Alrouechdi.

 "Hay dos razones por las que pretendemos reducir el uso de plaguicidas: en primer lugar, la aplicación intensiva de productos químicos no es sostenible a nivel ambiental. En segundo lugar, esta plaga es conocida por desarrollar rápidamente resistencia a los insecticidas ", añadió Alrouechdi.

Luchar contra las plagas de forma más suave

La FAO ha estado usando planes de manejo integrado de plagas (MIP) en los países afectados enfocados en lograr una baja toxicidad y que sean accesibles, como por ejemplo:

  • reducción del uso de plaguicidas químicos y selección de los naturales;
  • trampas de feromonas que atraen a los insectos mediante la imitación de potenciales parejas;
  • la liberación de enemigos naturales (depredadores y parásitos del barrenador del tomate);
  • el uso de pantallas contra insectos y puertas dobles en los invernaderos
  • gestión de viveros de materiales de siembra libres de insectos
  • eliminación de cultivos infestados y plantas silvestres de acogida
  • rotación de cultivos con variedades no solanáceas que no atraen a los insectos.


"Las feromonas han sido utilizados en varios países para el seguimiento y la captura masiva. Es considerado un sistema económico, fácil de usar, y que ha sido bien aceptado por los agricultores ", dijo Alrouechdi. "El uso de trampas de feromonas de manera colectiva por parte de los agricultores, para eliminar los insectos utilizando lo que llamamos el método de atraer y matar, es una de nuestras opciones más prometedoras", añadió.

La FAO promueve el MIP como método preferido para la protección de cultivos y la reducción de los riesgos de los plaguicidas, ya que ofrece a los agricultores y los encargados de formular políticas alternativas viables para manejar las plagas y los ecosistemas agrícolas para un futuro más sostenible.