FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

EEUU incrementa los fondos para combatir la gripe aviar y la amenaza de las enfermedades emergentes

La colaboración continua fortalecerá la preparación, vigilancia y respuesta de los países

Foto: ©FAO/A.K. Kimoto
Algunos países se enfrentan todavía a brotes esporádicos de gripe aviar

29 de octubre de 2012, Roma - El compromiso de la FAO para luchar contra la amenaza de las enfermedades emergentes en regiones en situación crítica de todo el mundo, recibe impulso con los nuevos fondos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), según afirmó hoy el organismo de la ONU.


La financiación, que asciende a más de 20 millones de dólares EEUU, servirá para apoyar la actual colaboración entre EEUU y la FAO contra la gripe aviar altamente patógena HN51 (HPAI, por sus siglas en inglés) y abordar de forma más amplia las posibles amenazas pandémicas emergentes.


La amenaza continua de la gripe aviar


La ayuda de EEUU contribuirá a fortalecer la preparación y respuesta ante la gripe aviar en el Sudeste asiático y a reforzar la capacidad de los laboratorios y la vigilancia en las zonas críticas. La mayor parte de la financiación cubrirá actuaciones en Bangladesh, China, Indonesia y Viet Nam, que continúan experimentando brotes de gripe aviar H5N1 en aves de corral, así como en seres humanos, algunos con consecuencias mortales.


Los fondos también se destinarán a la coordinación regional para combatir la gripe aviar y apoyar la vigilancia y prevención en Camboya, Laos, Nepal y Myanmar, amenazados por la persistencia continua de la enfermedad en los países vecinos.


En los países citados sigue habiendo brotes esporádicos, lo que demuestra que el virus H5N1 continúa circulando en las aves de corral y representando una amenaza para la producción avícola, la salud humana y los medios de vida de millones de campesinos vulnerables que dependen de ella para sus necesidades básicas de alimentación y para ganarse la vida.


"El Gobierno de EEUU ha sido clave para generar apoyo internacional en la lucha contra la gripe aviar y reducir las probabilidades de una pandemia humana ayudando a la FAO y a otras entidades a hacer frente a la amenaza en los animales antes de que se extienda a los seres humanos. Este apoyo a las medidas básicas de prevención es inusual, aunque muy razonable y con un coste económico", afirmó Juan Lubroth, Jefe del Servicio Veterinario de la FAO.


La USAID está satisfecha de poder continuar su colaboración con la FAO", señaló Dennis Carroll, Director de la Unidad de Gripe Aviar y Otras Amenazas Emergentes de la USAID.


"La FAO ha demostrado ser un líder muy eficaz e innovador en la respuesta a la amenaza de las enfermedades zoonóticas emergentes. Como motor principal en la promoción de la salud compartida,(programa "One Health, ndr) la FAO sigue siendo fundamental para demostrar la importancia crucial de las asociaciones de colaboración entre los sectores del medio ambiente, la sanidad animal y la salud humana. A través de la alianza entre la USAID y la FAO esperamos poder seguir ofreciendo un amplio apoyo técnico, operativo y de productos básicos a los países más vulnerables a la amenaza de las enfermedades zoonóticas".


Amenazas pandémicas emergentes


Gracias en gran parte a la colaboración USAID-FAO, desde que la gripe aviar alcanzó las proporciones de crisis mundial entre 2004 y 2006, la comunidad científica ha adquirido un conocimiento más profundo de los factores que motivan la aparición de las enfermedades y, por tanto, de las medidas a adoptar para prevenirlas.


Debido a la velocidad con la que se propagaron los agentes patógenos de origen animal como el H5N1, el síndrome respiratorio agudo y grave (SARG) en 2002-2003 y la gripe pandémica H1N1 en 2009, motivada por un virus que había combinado elementos de origen aviar, porcino y humano, la USAID lanzó su programa de "Amenazas pandémicas emergentes" (EPT, por sus siglas en inglés).


A través de un proceso de identificación de las EPT, el apoyo se canaliza a los países para fortalecer las capacidades de las redes de laboratorios nacionales y regionales para diagnosticar y caracterizar los diferentes tipos de amenazas de virus de la gripe.


Esto sigue resultando especialmente importante en el Sudeste asiático, donde continúan apareciendo nuevas cepas de virus, que con el tiempo pueden convertirse en una amenaza directa para la salud humana y perpetuar las pérdidas avícolas. Además, como los virus se adaptan, las vacunas avícolas contra el H5N1 pueden perder su eficacia, haciendo vulnerables a la enfermedad a las aves domésticas.


EPT "Plus": Más allá de la gripe aviar


Las elevadas cifras de población y densidad demográfica -animal y humana- son factores claros de riesgo para la aparición de virus de la gripe. Y el Sudeste asiático se considera una región crítica por su crecimiento y expansión demográficos -que son ya significativos- de personas y animales que viven en contacto cada vez más estrecho.


Sólo en China se encuentran la mitad de los cerdos del mundo, una cuarta parte de los pollos, el 70 por ciento de todos los patos y el 90 por ciento de los gansos. El contacto estrecho entre todos ellos facilita la propagación de los virus, dándoles la oportunidad de  pasar de una especie a otra, que a su vez pueden dar lugar adaptaciones de los virus y, finalmente, a un virus de la gripe con potencial pandémico. EPT "Plus" controla a los animales que han tenido un contacto más cercano con los seres humanos -especialmente aves y cerdos- para capturar patógenos emergentes del mundo animal antes de que puedan afectar a los seres humanos.


Además, la mezcla de animales silvestres con animales domésticos es especialmente preocupante, y una práctica habitual en basureros y pequeños sistemas de producción animal. Asimismo, una creciente población con mayor riqueza lleva al aumento de la demanda de carne y productos de origen animal, motivando la intensificación de la ganadería y su extensión a ecosistemas vírgenes.


La asociación permanente con la USAID incluirá financiación para el trabajo de campo de la FAO sobre la fauna silvestre para comprender mejor la creciente interrelación entre animales silvestres y ganado y seres humanos


Dos de cada tres enfermedades infecciosas emergentes en humanos son zoonóticas, o tienen origen animal. De éstas, el 75 por ciento procede de animales silvestres.


Respuesta rápida


Con el apoyo de la USAID y el Departamento de Agricultura de EEUU, la FAO ha creado el Centro de Gestión de Crisis de Sanidad Animal, una unidad de respuesta de emergencia con capacidad para movilizar y desplegar rápidamente equipos de veterinarios y otros expertos en cualquier rincón del mundo para asesorar a los gobiernos sobre las medidas de control de las emergencias, incluyendo planes de prevención y contingencia.


Ya en su séptimo año de funcionamiento, el Centro de Gestión de Crisis de Sanidad Animal ha enviado 60 misiones, ayudando a 40 países con brotes de gripe aviar H5N1, así como ante otras enfermedades animales de elevado impacto, incluyendo la gripe H1N1, la peste de los pequeños rumiantes, el virus Ebola-Reston, la rabia, la fiebre aftosa, la peste porcina africana, la fiebre del Valle del Rift, la enfermedad de Newcastle y otras, así como las enfermedades de animales acuáticos.


Enfoque de "salud compartida"


Estas actividades forman parte de un esfuerzo más amplio de la FAO y sus socios, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), para hacer frente a las enfermedades zoonóticas y otras de elevado impacto abordando las complejas amenazas para la salud a través de un enfoque integral y multidisciplinar.


El compromiso de EEUU con las actividades de la FAO en la lucha contra la gripe aviar y otras enfermedades zoonóticas ha ascendido a un total de unos 213 millones de dólares EE.UU durante los últimos siete años.