FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

Nuevas variedades de trigo que resisten a las enfermedades

El OIEA y la FAO han colaborado en el desarrollo de las semillas presentadas en Kenya, resistentes a la roya del tallo del trigo

Foto: ©FAO/Wafaa El Khoury
La roya del trigo es una grave amenaza para la seguridad alimentaria
6 de septiembre de 2013, Viena/Roma – Dos nuevas variedades de trigo resistentes a las enfermedades -entre ellas la roya del tallo- han sido presentadas en una universidad de Kenya en lo que supone un hito de enorme importancia, fruto de un esfuerzo multinacional que ha tenido el apoyo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y FAO.

Durante los últimos dos días, miles de agricultores kenianos han tenido oportunidad de conocer las nuevas semillas en la Universidad de Eldoret -en Kenya occidental- en el curso de una feria centrada en las últimas tecnologías agrícolas.

El desarrollo de estas nuevas variedades ha contado con el apoyo del Departamento de Cooperación Técnica del OIEA y el Programa Conjunto FAO/OIEA de Técnicas Nucleares en la Agricultura y la Alimentación. Se trata de un proyecto de cooperación técnica interregional para desarrollar variedades de trigo resistentes a un tipo de hongo devastador, causante de la enfermedad conocida como roya del tallo del trigo.

La roya estuvo bajo control durante más de 30 años, pero en 1999 se detectó un rebrote de la enfermedad en Uganda, que rápidamente se extendió a la vecina Kenya.

Ug99

La roya del tallo del trigo, causada por la cepa del hongo conocido como Ug99 –por el nombre de su lugar y año de origen- se ha extendido desde entonces a Irán, Yemen y Sudáfrica y amenaza los cultivos de lugares tan lejanos como la India, ya que las esporas son transportadas por el viento. Las royas parasitarias hacen peligrar la producción mundial de trigo, reduciendo el crecimiento de las plantas y el rendimiento de las cosechas. La enfermedad puede destruir hasta el 70-100 por ciento de este rendimiento si no logra evitarse a tiempo.

“Mejorar la seguridad alimentaria en los países en desarrollo a través del uso de las técnicas nucleares es una prioridad importante del OIEA”, aseguró el Director General de este organismo, Yukiya Amano. "Estoy satisfecho –añadió- de que hayamos sido capaces de hacer una contribución importante a la lucha contra la roya del tallo del trigo”.

"Las royas del trigo, en particular la cepa Ug99, son una grave amenaza para la seguridad alimentaria, ya que esta enfermedad puede provocar pérdidas devastadoras en la producción. Este proyecto internacional que implica a los países afectados, científicos, fitogenetistas y organizaciones internacionales, es un logro de gran importancia. Demuestra claramente los beneficios de la colaboración entre la FAO y el OIEA y que trabajando juntos podemos superar los desafíos”, aseguró por su parte el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

Las variedades de trigo resistentes a la roya fueron desarrollados con el apoyo de un proyecto de cooperación técnica del OIEA, "Respuesta a la amenaza transfronteriza de la roya negra del tallo del trigo (Ug99)”, que involucró a más de 20 países y organizaciones internacionales.

Las variedades fueron desarrolladas utilizando una técnica nuclear para el mejoramiento de cultivos conocida como mejora por mutaciones. Mediante la exposición de las semillas -o tejido vegetal-, a la radiación, los científicos aceleran el proceso natural de mutación, y de esta forma los genetistas son capaces de seleccionar y desarrollar nuevas variedades.

En 2009, una fitogenetista keniana, Miriam Kinyua, envió 10 kilos de cinco variedades de semillas de trigo a los laboratorios de la FAO/OIEA en Seibersdorf, al sur de Viena, donde se irradiaron para inducir mutaciones genéticas.

Estas semillas fueron devueltas a Kenya, donde se plantaron en un lugar afectado para la enfermedad para su análisis y selección. Kinyua y sus colegas del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Eldoret identificaron ocho líneas resistentes a Ug99. Cuatro de estas líneas fueron sometidas a pruebas de comportamiento a nivel nacional en Kenya, y dos fueron aprobadas oficialmente como variedades por el comité nacional del Ministerio keniano de Agricultura.

Cerca de seis toneladas de semillas de las nuevas variedades estarán disponibles este mes para la próxima temporada de siembra en Kenya.