FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

Mejorar la gestión y la conservación de la pesca del atún en alta mar

Un proyecto de la FAO financiado por el FMAM se suma al esfuerzo mundial para una gestión sostenible de la pesca

Foto: ©FAO/A. Urcelayeta
La FAO calcula que cerca de un tercio de las siete principales especies de atún del mundo están sobreexplotadas

Washington DC/Roma, 5 de noviembre de 2013 – La presidenta y directora general del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), Naoko Ishii, aprobó hoy un proyecto coordinado por la FAO para mejorar el estado y la sostenibilidad de las pesquerías de atún en todo el mundo, reduciendo las capturas ilegales y apoyando los ecosistemas marinos y las especies relacionadas.

El FMAM, una institución internacional que engloba a 183 países para hacer frente a los problemas medioambientales globales y apoyar el desarrollo sostenible, aprobó la financiación de la fase de ejecución del proyecto que reúne a múltiples socios y está coordinado por la FAO, cuyo objetivo es mejorar la gestión de la pesca del atún en alta mar y conservar la biodiversidad de los ecosistemas y especies marinas relacionadas. Así se reducirán las capturas ilegales de una especie muy extendida, apreciada y consumida a nivel mundial.

"Esta decisión sienta las bases para actuar a escala mundial y abordar las amenazas tanto económicas como ambientales sobre una de las especies de peces comerciales más importantes del mundo", aseguró Ishii. "Me satisface comprobar -añadió- que somos capaces de reunir en este proyecto a socios públicos y privados, que nos dan la posibilidad de trabajar a una escala suficiente para revertir las tendencias negativas que amenazan la pesca atunera a nivel mundial y el medio ambiente marino que la sostiene".

Hasta la fecha, unos 30 millones de dólares EEUU en donaciones del FMAM han permitido  generar más de 150 millones de cofinanciación en apoyo al proyecto, que forma parte de una iniciativa multilateral más amplia que pretende garantizar que estos recursos preciosos sean explotados de manera sostenible.

El Proyecto mundial de ordenación de la pesca sostenible del atún y conservación de la biodiversidad, que se prolongará de 2013 a 2018, aprovecha y complementa la labor de las cinco Organizaciones regionales de gestión de la pesca de túnidos (ORGP de túnidos) y reúne a un amplio grupo de partes interesadas para trabajar en tres frentes clave:

  • Promover una gestión de la pesca más sostenible y eficiente y una mayor aceptación de las mejores prácticas de pesca.
  • Reducir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) mediante el reforzamiento del seguimiento, control y vigilancia.
  • Disminuir el impacto de la pesca en los ecosistemas, incluida la accidental y el exceso de capturas incidentales de especies marinas que no son objetivo de la pesca.

El proyecto tiene como objetivo catalizar las acciones entre las organizaciones regionales de pesca y sus socios y contribuir, en particular, a recuperar la riqueza perdida que conlleva la pesca INDNR.

"La pesca de alta mar sostiene la seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas en todo el mundo", aseguró Arni M. Mathiesen, Subdirector General de la FAO al frente de Pesca y Acuicultura. "A través de la acción colectiva a todos los niveles –añadió- y una amplia cooperación que optimiza el uso de unos recursos escasos, este proyecto -y de forma más amplia la iniciativa Common Oceans- ayudarán a que al mundo avance desde la “carrera por pescar” hacia la implementación de un enfoque ecosistémico. Esto resulta crucial para asegurar el bienestar y la productividad futuros de ecosistemas marinos vitales. El éxito inicial creará incentivos para que donantes y organismos inviertan más en este tipo de proyectos de efecto catalizador".

El Fondo Mundial para la Naturaleza de EEUU (WWF-US) es uno de los diversos actores clave que colaboran con la FAO, además de las cinco organizaciones regionales dedicadas a la pesca de túnidos*, la Agencia de Pesca del Foro de las Islas de la del Pacífico (FFA), las Partes del Acuerdo de Nauru (PNA), la Secretaría de la Comunidad del Pacífico (SPC), el Servicio meteorológico nacional de EEUU (NOAA), el Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles (ACAP), BirdLife International, la Fundación Internacional para la sostenibilidad de los productos marinos (ISSF), y el Consejo de Administración Marina (MSC). El sector atunero privado, que incluye la industria de pesca y procesamiento, también es un socio clave y apoya plenamente la iniciativa.

Mejorar la pesca del atún

Los atunes y especies afines constituyen el recurso pesquero más valioso que se captura en áreas situadas fuera de la jurisdicción nacional (denominadas ABNJ, por sus siglas en inglés). El atún, una especia altamente migratoria, supone cerca del 20 por ciento del valor de toda la pesca de captura marina. Tan solo el valor de las capturas de las especies de atún más importantes supera los 10 000 millones de dólares anuales.

En el mundo se capturan cada año alrededor de 5,4 millones de toneladas de atún, con más de 85 países dedicados a la pesca comercial de esta especie. Los niveles de captura más elevados tienen lugar en el océano Pacífico, seguido de los océanos Atlántico e Índico.

La FAO calcula que aproximadamente un tercio de las siete principales especies de túnidos del mundo se encuentran actualmente sobreexplotados. Dada la fuerte demanda de los consumidores de productos como sashimi y atún en lata, junto con el exceso de capacidad de las flotas pesqueras, es probable que el estado de las poblaciones de atún se deteriore aún más si no se mejora la gestión de la pesca.

"Al transformar la manera de gestionar la pesca mundial, como en el caso del atún, estamos asegurando una fuente sostenible de productos marinos que pueden ayudar a alimentar a  un planeta de 7 000 millones de habitantes, al tiempo que conservamos la naturaleza", explicó Michele Kuruc, vicepresidenta de WWF-US y responsable de la conservación de los recursos marinos. "Al aprovechar –explicó- el poder de los gobiernos, las organizaciones de gestión pesquera, la sociedad civil y el sector privado, esta innovadora alianza puede significar un cambio significativo en el mar y para las comunidades que de él dependen en el mundo”.

Una amplia red

El programa Common Oceans-ABNJ consta de cuatro proyectos interrelacionados que llevan a gobiernos, organismos regionales de gestión pesquera, el sector privado y organizaciones no gubernamentales a trabajar juntos para lograr el uso sostenible y la conservación de los ecosistemas de alta mar.

Además del proyecto sobre el atún, otros proyectos incluyen un uso más sostenible de los recursos de aguas profundas y de los ecosistemas, el fortalecimiento de la capacidad mundial para gestionar las ABNJ y las asociaciones de océanos que desarrollan planes de negocios para promover la inversión en la gestión de la pesca sostenible a largo plazo.

Entre los principales socios del programa figuran la FAO, el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Conservación Internacional (CI), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), WWF-US y el Foro Mundial de los Océanos.

El FMAM se ha comprometido a aportar 50 millones de dólares EEUU en apoyo del programa, generando otros 270 millones de dólares de cofinanciación.

----------------------------------------------------------------------

* Las cinco organizaciones regionales dedicadas a la pesca de túnidos son: IATTC – Comisión Interamericana del Atún Tropical; ICCAT -  Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico; IOTC – Comisión del Atún del Océano Índico: se trata de una organización internacional establecida en base al artículo XIV de la constitución de la FAO; CCSBT – Comisión para la Conservación del Atún Rojo del Sur y WCPFC - Comisión de Pesca para el Pacífico Occidental y Central.