FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

El Director General de la FAO visita a los campesinos afectados por el tifón en Filipinas

Compromiso de apoyo a largo plazo a los medios de vida de las comunidades agrícolas y pesqueras

Foto: ©FAO/James Belgrave
El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, saluda a campesinos afectados por el tifón

10 de marzo de 2014, Isla de Samar, Filipinas - El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, fue hoy testigo de los resultados positivos del programa de respuesta de la FAO al tifón Haiyan y se comprometió a que la Organización de la ONU apoyará la recuperación de los medios de vida pesqueros y agrícolas a largo plazo.

Graziano da Silva viajó junto con el Secretario del Departamento de Agricultura de Filipinas, Proceso Alcala, y el Representante Permanente de Filipinas ante la FAO, Virgilio Reyes, a Basey, un municipio de la provincia de Samar, en las Visayas Orientales.

En su encuentro con los agricultores y pescadores afectados, les entregó sacos de fertilizante y aperos y almorzó con los damnificados que reciben el apoyo de la FAO.

Al tocar tierra hace cuatro meses el tifón Haiyan (conocido localmente como Yolanda) provocó  más de 6 200 muertes, millones de desplazados y devastó los sectores agrario y pesquero. Al golpear entre dos temporadas de siembra, el tifón destruyó los cultivos de arroz listos para la recolección, la cosecha y los cultivos recién plantados, arrasando comunidades costeras enteras y dañando o destruyendo unos 33 millones de cocoteros.

Los esfuerzos conjuntos salvaguardan la cosecha
 
En las semanas que siguieron inmediatamente al tifón, la FAO respondió a una solicitud oficial del Gobierno filipino de apoyo a los productores de arroz afectados, aportando el 75 por ciento de las semillas de arroz que demandaban las autoridades.

Gracias a una respuesta coordinada de la FAO, el Gobierno y sus asociados, los agricultores -que de otro modo habrían sido incapaces de plantar a tiempo en la temporada de siembra de diciembre/enero-, fueron capaces de volver a sus campos, y pronto estarán recolectando la primera cosecha de arroz desde que el tifón azotase el país.

Graziano da Silva ha podido visitar prósperos arrozales sembrados con semillas de la FAO y recibió el agradecimiento de Alcala por la oportuna respuesta de la FAO y el apoyo al Gobierno, que permitió a 44 000 familias de agricultores restablecer sus medios de subsistencia, asegurando lo que por el contrario habría sido una cosecha perdida.

Para dar apoyo a la distribución de semillas de arroz de la FAO, el gobierno y los socios, la FAO está distribuyendo 4.000 toneladas de fertilizantes a más de 80 000 familias, junto con 13 000 aperos agrícolas que permitirán que las semillas de arroz puedan alcanzar todo su potencial productivo y ofrecer un rendimiento óptimo, el cual, a su vez, garantiza la seguridad alimentaria y una recuperación completa.

Graziano da Silva y Alcala entregaron personalmente sacos de fertilizantes y aperos de mano a Ricardo Gula y Wilma Regala, dos campesinos apoyados por la FAO de Barangay Canabay en Basey, Samar, a unos treinta minutos de Tacloban.

Preguntado por Graciano da Silva sobre la calidad y cantidad de la cosecha esperada, Ricardo Gula expresó su aprecio por el apoyo de la FAO y se mostró confiado en que el elevado rendimiento de las semillas de arroz certificadas ayudaría a su familia a recuperarse de los daños causados por el tifón .

"Una vez llegue la cosecha en marzo/abril de este año, se espera que las semillas de arroz certificadas de calidad produzcan lo suficiente para alimentar a alrededor de 800.000 personas durante más de un año. Nuestra respuesta rápida cuesta alrededor de 5 millones de dólares EEUU y producirá 84 millones de dólares en arroz, dando un valor real al dinero de los donantes"

Medios de vida alternativos para los productores de coco

El tifón devastó el sector agrícola con pérdidas de alrededor de 1,1 millones de toneladas de cultivos y 33 millones de cocoteros dañados o destruidos.

"La FAO tiene ahora como prioridad proporcionar a los productores de coco medios de subsistencia alternativos, mientras que sus cocoteros recién replantados vuelven a ser plenamente productivos", destacó Graziano da Silva.

La FAO apoyan a estos productores de coco a través de la diversificación de los medios de subsistencia y la intensificación del uso de la tierra mediante el intercalado de cultivos y la cría de ganado, lo que les permitirá acceder a unos ingresos vitales y contar con capacidad productiva durante los 6-8 años que tardarán los cocoteros en volver a ser plenamente productivos.

Las comunidades pesqueras necesitan ayuda inmediata

Con hasta 400 000 pescadores afectados y un cálculo de 30.000 embarcaciones pesqueras dañadas o destruidas, el sector pesquero fue uno de los más afectados. Estelita Taboy, en representación de una de las comunidades pesqueras en Basey, agradeció a la FAO el apoyo recibido hasta el momento y aseguró que "aunque el gobierno nos ha ayudado a reconstruir nuestras embarcaciones, todavía necesitamos insumos para pescar, como redes, anzuelos y jaulas que han resultado destruidos en su totalidad por el tifón".

"Apoyar la recuperación de las comunidades pesqueras a través de la reconstrucción de barcos y la provisión de insumos clave es otra prioridad", dijo Graziano da Silva.

Durante el almuerzo con campesinos y pescadores, pudo escuchar su testimonio de cómo se beneficiaron de los esfuerzos de colaboración de la FAO y el gobierno y alabó la actitud positiva de los filipinos de frente a los desastres recurrentes.

"Nos comprometemos - añadió- a garantizar que las poblaciones afectadas puedan desarrollar resiliencia ante futuros desastres y asegurarnos que cuando el próximo tifón golpee, sean capaces de reconstruir mejor y de forma más segura".

Gracias a las generosas donaciones de los Gobiernos de Bélgica, Irlanda, Italia, Noruega y Suiza, la FAO ha movilizado hasta ahora 11,7 millones de dólares EEUU, dentro de su componente del Plan de Respuesta Estratégica de la ONU, alrededor del 31 por ciento de los 38 millones de dólares que había solicitado para su programa de respuesta. Las negociaciones en curso con los donantes han dado como resultado el compromiso de más de 30 millones de dólares. Con estos fondos la FAO pretende apoyar a 138 000 de las familias agrícolas y pesqueras más afectadas en Filipinas.

La FAO sigue abogando por el apoyo urgente a los agricultores y pescadores afectados y ha recibido la confirmación de varios donantes para una financiación adicional importante que le permita ofrecer una respuesta eficaz y con fondos suficientes.

Para más información, puede visitar el sitio:

http://www.fao.org/emergencies/crisis/philippines-typhoon-haiyan/es/