FAO.org

粮农组织主页 > 媒体 > 新闻报道
本文尚无中文版本。

点击此处关闭信息框

Las langostas amenazan de nuevo a Madagascar

Se requieren con urgencia fondos y material para combatir la plaga

Foto: ©FAO/Yasuyoshi Chiba
Enjambres de langostas en el sudeste de Madagascar
21 de junio de 2011, Roma - La actual concentración de poblaciones de langosta en el suroeste de Madagascar podría llegar a convertirse en una plaga y amenazar gravemente los medios de subsistencia de 13 millones de personas, a menos que se lance una nueva campaña para combatir a estos insectos devoradores de cosechas, advirtió hoy la FAO.

Según las últimas estimaciones realizadas sobre el terreno, sería necesario tratar unas 300 000 ha de territorio infestado de langostas entre el próximo noviembre y mayo de 2012, operación que con lleva un coste de 7,6 millones de dólares EEUU.

"Tenemos que detener el crecimiento de las poblaciones de langosta para evitar una situación que podría afectar a la isla durante años con un grave impacto en los medios de subsistencia de dos tercios de la población malgache, es decir, 13 millones de personas", aseguró la experta de la FAO en langosta Annie Monard, encargada de coordinar las operaciones de lucha contra la plaga en Madagascar.

Aumento repentino

Desde agosto de 2010, la FAO junto con el Fondo central de respuesta de emergencia de las Naciones Unidas (CERF, por sus siglas en inglés) y  la Agencia internacional para el desarrollo de EEUU (USAID) ha estado ayudando con el Centro nacional malgache de control de la langosta (CNA) a contener la poblaciones de langosta migratoria malgache tras su reaparición en gran número en marzo del pasado año.

Tras formar y entrenar a los equipos nacionales, las operaciones contra la langosta se concentraron en los meses desde octubre de 2010 a abril 2011, correspondiendo con la estación de lluvias y el período de cría de los insectos.

Cerca de 200 000 ha infestadas de langostas fueron rociadas con plaguicidas desde helicópteros, mientras que sobre el terreno se trataron otras 27 000 ha en una campaña que continúa en la actualidad.  

La campaña 2010-2011 estuvo basada en un plan de acción en tres fases con el objetivo de fortalecer la capacidad nacional de vigilancia y control, la protección de la salud humana y del medio ambiente y la evaluación de la campaña y del impacto de la plaga en la seguridad alimentaria. 

Plaguicida biológico

Además de los plaguicidas convencionales, se ha utilizado por primera vez a gran escala un bioplaguicida basado en un hongo que es letal para langostas y saltamontes, y que se ha utilizado por vez primera a escala operacional en Madagascar.

Mientras que los esfuerzos similares evitaron que un aumento de la presencia de langostas en 2010 se convirtiera en una plaga -con consecuencias desastrosas para los cultivos y los medios de subsistencia-, las condiciones meteorológicas y ecológicas en la primera mitad de este año desencadenaron una nueva concentración de poblaciones de langosta en extensas zonas del Madagascar suroriental.  

Los fondos de 7,6 millones de dólares EEUU se necesitan con urgencia para lanzar una nueva campaña de tratamiento de las zonas infestadas con langostas en coincidencia con la próxima estación de lluvias y de reproducción de los insectos (desde noviembre de 2011 a mayo de 2012).

"Debemos responder rápidamente a este aumento repentino de langostas", indicó Monard. "La prevención -añadió- es la forma mejor y más rentable de hacer frente a la plaga de forma sostenible".  

De forma paralela a la campaña de emergencia, la FAO va a comenzar también un plan de dos años financiado por la Agencia francesa para el desarrollo (AFD) para ayudar a Madagascar a preparar un plan de contingencia a largo plazo contra la langosta.