FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2007
FAO en el terreno, 2007
El primer censo agrícola y ganadero ha desvelado una insospechada riqueza agrícola en Níger, uno de los países más pobres del mundo.
Los campesinos de Burundi plantan mandioca libre de una mortífera plaga que ha condenado al hambre a miles de personas, con recursos fitogenéticos, la investigación y la ayuda de la UE y la FAO.
Un país destruido por la guerra avanza a grandes pasos hacia el restablecimiento de su fuente de ingresos más importante, la agricultura, gracias a la UE y la FAO.
Los campesinos afganos se benefician de un nuevo sistema de información sobre los mercados agricolas establecido por la FAO y financiado por la Unión Europea, Alemania y Estados Unidos.
Los pequeños negocios de semillas llevados por campesinos cubren la creciente demanda de variedades mejoradas y conducen a una cosecha récord en Afganistán
En el corazón de la región algodonera del Valle del Indo, los contribuyentes paquistaníes financian un movimiento para frenar el uso indiscriminado y peligroso de pesticidas.
Una iniciativa innovadora de la FAO ayuda a gente pobre en todo el mundo a obtener dinero de los árboles sin necesidad de cortarlos.
RSS