FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2004 :: "Ya no pasamos hamb… :: Estanque chico, pec…
Estanque chico, peces grandes
Una pequeña inversión y mucho trabajo producen bien
En 2001, la Sociedad Gandhi de Leprosos de Shahadra se asoció al Club de Rotarios Metropolitano del Sur, de Nueva Delhi, y se aproximaron a la FAO para proponer otro proyecto: un estanque para piscicultura.

Una inversión pequeña en un único pago de 4 000 dólares EE UU realizada por la campaña TeleFood de la FAO financió un pozo y una bomba, 50 000 alevines para iniciar la cría, un año de alimento para los peces y algunos otros insumos.

TeleFood realiza actividades internacionales para recaudar fondos que invierte directamente en pequeños proyectos autosostenibles para ayudar a familias pobres que viven en comunidades donde hay inseguridad alimentaria, como Shahadra, para que produzcan más alimentos.

Los Rotarios aportaron la misma cantidad que la contribución de TeleFood, para pagar el demás equipo y algunos gastos de construcción, y los miembros de la cooperativa participaron con la excavación manual de los estanques.

Dos años y medio después de la primera recogida, realizada en octubre de 2001, la Sociedad sigue produciendo con buenos resultados diversos tipos de peces, como el magur (Clarias batrachus), el rohu (Labeo rohita), el bhakur (Catla catla), el mrigal (Cirrhinus cirrhosus), la carpa común (Cyprinus carpio carpio) y la carpa china (Ctenopharyngodon idella).

Un experto en acuicultura jubilado, que antes trabajaba en la oficina estatal de pesca de Nueva Delhi, Ganysham Singh, de 66 años, ayuda a la cooperativa con la gestión de la actividad.

Las decisiones sobre el momento de recoger el pescado y sobre su venta dependen del volumen de la captura y de las condiciones del mercado local.

Cuando suben los precios, la cooperativa llama a un comerciante que recoge el pescado y lo transporta a Nueva Delhi para su venta.

"Si lo vendiéramos nosotros mismos en el mercado obtendríamos de 23 a 24 rupias por kilogramo, descontados los gastos, porque cuesta transportar el pescado y tener un puesto", explica Surinder Singh, de 25 años, miembro de la cooperativa que trabaja en el estanque y en los cultivos.

El vendedor le paga al grupo cerca de 35 rupias (79 centavos de dólar EE.UU.) por kilogramo, pero en ocasiones el precio sube hasta 60 rupias por kilogramo.

La piscicultura le deja a la cooperativa alrededor de 500 000 rupias al año, poco más de 11 000 dólares.

La mitad de estos ingresos se reinvierten en proyectos de la Sociedad, y las familias cuyos miembros están enfermos o impedidos reciben una ración gratuita de pescado, mientras que los demás integrantes de la colonia la compran a mitad del precio.

Efecto multiplicador

En tres escasos años la actividad de acuicultura de la cooperativa ha dado tan buenos resultados que el grupo ha podido invertir sus ganancias en otro proyecto más: una granja avícola.

"Cuando vieron que la granja y la piscicultura podía producir mejores ingresos, algunos de los miembros más jóvenes de la comunidad pensaron en la conveniencia de poner una granja avícola", explica Aththan, de 58 años, uno de los residentes más antiguos de la colonia, que este año ha sido elegido presidente del consejo de la cooperativa.

La sociedad ahorró cerca de 8 500 rupias de la venta de pescado y se aproximó al Club de Rotarios para plantearles su proyecto, y los Rotarios decidieron aportar una cantidad igual de fondos.

Aththan explica que el grupo espera ahorrar hasta 1 000 rupias mensuales por persona a través de la granja avícola.

"Ahora los jóvenes están preparando otros proyectos", añade, señalando a Satayan Das, de 35 años, secretario de la Sociedad Gandhi de Leprosos e impulsor de estos proyectos.

"Siempre estamos buscando nuevas actividades -explica Das-. Quisiéramos establecer un huerto y abrir algunos talleres, pero es difícil, sobre todo los aspectos técnicos. Necesitamos más conocimientos y capacitación."

Siguiente >>

Lea más…

"Ya no pasamos hambre"

Estanque chico, peces grandes

Un grano de arena, dunas generosas

Galería de fotos

Raghu Rai/Magnum Photos para la FAO

La mitad de los ingresos de la piscicultura se reinvierten en proyectos de la cooperativa. Las familias con personas enfermas o impedidas reciben una ración gratuita de pescado, y los vecinos la pagan a mitad de precio.

FAO/G. Kourous

Con las ganancias de la venta de pescado la Sociedad está construyendo una cooperativa avícola. "Siempre buscamos nuevas actividades -dice Satyan Das-. Pero es difícil, sobre todo por los aspectos técnicos. Necesitamos más conocimientos y capacitación."

envia por correo
Estanque chico, peces grandes
Una pequeña inversión y mucho trabajo producen bien
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS