FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2004 :: "Ya no pasamos hamb… :: Un grano de arena, …
Un grano de arena, dunas generosas
Junto a los estanques de los peces y las parcelas de los cultivos, se ha creado en Shahadra otra cosa menos palpable, pero de igual importancia
Los integrantes de la comunidad están de acuerdo, los proyectos que han puesto en marcha con ayuda de la FAO han transformado la situación en Shahadra.

"Han mejorado muchas cosas en nuestra vida, tenemos más comodidades que hace 20 años -dice Athathan-. Antes no teníamos nada, hoy vivimos con comodidades. El proyecto piscícola nos da más ingresos, podemos comprar cosas, pagar la boda de nuestros hijos, arreglar nuestras casas."

Nathiyadevi asiente: "Antes de estos proyectos no había forma de ganar dinero, ahora tenemos cómo producir alimentos para nosotros y vender un pequeña parte -explica-. Nos toca una parte del pescado, el trigo, el arroz y las hortalizas, ya no pasamos hambre."

Añade: "Antes la vida era imprevisible, lo peor era no saber de dónde vendría nuestro próximo alimento. Ahora ya no es así."

Con su dinero extra, la familia de Nathiyadevi puede mejorar su casita de una habitación, en las viejas barracas del ejército, comprando, por ejemplo, lo necesario para encalar la casa. En octubre del año pasado compraron un refrigerador usado para mantener frescos sus alimentos.

Acumulación de capital social

Pero más allá de estas mejoras materiales, también se ha acumulado otra cosa menos palpable pero de igual importancia.

Aththan señala los cultivos, el estanque, la cooperativa avícola: "Estas actividades nos han dado más confianza en nosotros mismos."

Surinder Singh interviene: "Colaborar en los proyectos nos ha acercado, todos nos sentimos responsables, si los demás trabajan mucho, nosotros también tenemos que hacerlo."

"Siempre les he dicho a los niños que tienen que ver por sí mismos y que con un proyecto como éste, si se esfuerzan obtendrán una recompensa y podrán valerse por sí mismos", añade la madre de los chicos.

Surinder, que participa desde hace siete años en los proyectos de la FAO, también trabaja ocasionalmente en construcción, con un sueldo de 135 rupias diarias.

"Como tengo estos conocimientos diversos, confío en que siempre voy a poder encontrar trabajo y velar por mi familia -afirma-. Por eso espero que mi hijo obtenga la mejor instrucción posible, entonces veremos qué puede hacer."

<< Artículo principal

Lea más…

"Ya no pasamos hambre"

Estanque chico, peces grandes

Un grano de arena, dunas generosas

Galería de fotos

Raghu Rai/Magnum Photos para la FAO

"Ahora podemos producir nuestros propios alimentos y vender una pequeña parte", dice Nathiyadevi, miembro de la cooperativa, en esta imagen clasifica cereales con su familia. "Nos toca una parte de pescado, trigo, arroz y hortalizas, ya no pasamos hambre."

Credit: Raghu Rai/Magnum Photos para la FAO

"Tenemos más confianza en nosotros mismos porque hemos hecho todo esto", dice Aththan, director del consejo que gobierna la cooperativa.

envia por correo
Un grano de arena, dunas generosas
Junto a los estanques de los peces y las parcelas de los cultivos, se ha creado en Shahadra otra cosa menos palpable, pero de igual importancia
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
 
RSS