FAO :: Sala de prensa :: FAO en el terreno :: 2006 :: ¿De quién es la tie…
¿De quién es la tierra?
Se prevén litigios entre la población local, los repatriados y los inversores en Sudán meridional
13 de enero de 2006, Pulcam Camp, Sudán – Incluso en las remotas localidades del Sudán meridional se producen cambios, según descubrió Gabriel Markoy al regresar a su pueblo natal, tras 21 años de exilio a causa de la guerra civil en el país africano.

"Cuando finalmente regresé, descubrí que el gobierno había decidido incluir mi propiedad en los planes de ampliación del pueblo −recuerda desde su nueva casa en el campo, a 10 kilómetros de Rumbek, su localidad de origen−. Querían construir allí, por eso nos asignaron estas tierras."

En Pulcam Camp viven 70 familias de repatriados, unos 450 hombres, mujeres y niños, que subsisten gracias a las raciones distribuidas por el Programa Mundial de Alimentos. Estas personas confían que la fértil tierra negra pueda ofrecerles medios de subsistencia agrícolas sostenibles. Con ayuda de un proyecto de la FAO de distribución de semillas y aperos, sus cultivos de mijo y sorgo han prosperado, así como sus huertos.

Lo que ocurrió después es lo que muchas personas temen que pueda repetirse en una región donde se prevé la llegada de dos millones de repatriados y en la que el derecho consuetudinario regula la tenencia de la tierra, en vez de los títulos de propiedad.

"Resulta que este lugar era un antiguo pastizal, y una noche regresaron los rebaños. A la mañana siguiente, los animales se habían comido todos nuestros cereales", explica Markoy.

Si bien intervinieron las autoridades locales y dijeron que los pastores habían aceptado irse a otra parte, los repatriados actúan con cautela ante los ganaderos, que son más numerosos y están armados.

Un proyecto de la FAO ayudará al Sudán meridional a afrontar la cuestión de la tenencia de las tierras.

"La nueva constitución del Sudán Meridional dice que las tierras pertenecen a la comunidad. Habrá una comisión agraria que elaborará un sistema de propiedad de las tierras, y el parlamento legislará de conformidad −subraya el coordinador del proyecto, Michael Oyat−. La FAO, que tiene una considerable experiencia en cuestiones de tenencia de tierras en Mozambique y Europa oriental, colaborará en este proceso."

Las ONG seleccionadas, bajo la dirección de la FAO, realizarán seis estudios de caso en distintos tipos de contenciosos por la propiedad de tierras en todo el territorio del Sudán. Se utilizarán métodos experimentados por la FAO para garantizar la plena participación de los campesinos marginados y sin tierras. El proyecto examinará los resultados obtenidos, extraerá las cuestiones principales e informará a los encargados de elaborar las políticas y a las partes interesadas del Sudán en un taller de trabajos que tendrá lugar en 2006.

Como en cualquier parte del mundo, la propiedad de las tierras es un asunto delicado.

"La tierra es el principal capital para la gente del Sudán meridional −asegura Michael Roberto Kenyi, director de planificación agrícola y coordinación interinstitucional del nuevo gobierno−. Se trata de un recurso indiscutible, un activo, y si cualquiera lo toca, produce una reacción emocional."

Contacto:

Peter Lowrey
Oficial de información, FAO
peter.lowrey@fao.org
(+39) 06 570 52762

FAO/J. Cendon

Un pastor vigila su rebaño en Sudán meridional

Vidéo

Tierra caliente: La FAO en Sudán (mpg)

envia por correo
¿De quién es la tierra?
Se prevén litigios entre la población local, los repatriados y los inversores en Sudán meridional
Hace un año, un acuerdo de paz puso fin a 21 años de guerra civil en el Sudán. La próxima batalla podría ser por la tierra: unos dos millones de personas regresarán al Sudán meridional. Pero un proyecto de la FAO está ayudando a las autoridades locales a resolver el problema de la tenencia de la tierra.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS